Llega el 4G “de verdad” pero tardaremos hasta tres años en disfrutarlo

0
shutterstock_218713561
La cobertura total de la banda de los 800 MHZ, necesaria para disfrutar un 4G pleno, no se producirá hasta marzo de 2018 / Shutterstock

Lo que las compañías de telefonía móvil ofrecían hasta ahora no era el verdadero 4G. O, al menos, no era una conexión 4G en todo su potencial, como ya disfrutaban muchos países europeos, sino que era un 4G “limitado”.

En España los servicios 4G han estado proporcionándose, desde que se lanzaran en mayo de 2013 (la primera compañía que lo hizo fue Vodafone), utilizando las frecuencias de 1.800 y 2.600 megahercios (MHz) del espectro radioléctrico, a pesar de que la más recomendada para el pleno funcionamiento del 4G era la de 800 MHz.

Publicidad

El problema es que en nuestro país la banda de los 800 MHz ha estado ocupada, hasta hace unos meses, por canales de televisión TDT. Por eso hubo que realizar una resintonización de los mismos recientemente, para dejar libre ese espectro y que, por fin, pudieran utilizarlo las operadoras de telefonía móvil para ofrecer servicios LTE (Long Term Evolution), como se conoce técnicamente al 4G.

Desde esta semana, las compañías ya tienen la frecuencia de los 800 MHz a su disposición para ofrecer servicios 4G. Los usuarios notarán la mejoría porque se puede llegar a duplicar la velocidad de navegación y, sobre todo, porque aumentará la cobertura, principalmente en las zonas rurales y en el interior de los edificios, en los que las bandas de de 1.800 y 2.600 MHz no conseguían penetrar con facilidad.

Esto dará lugar a una mejoría considerable en el servicio y en la forma en la que navegamos por Internet a través del móvil. Sin embargo, de la misma manera que todavía gran parte del país no cuenta con cobertura 4G y el proceso de implantación se demora más de dos años ya, tampoco todos los usuarios podrán beneficiarse desde el primer momento del “nuevo” 4G.

Esto ocurre, en primer lugar, porque no todos los teléfonos en la actualidad soportan las redes de 800 MHz, incluso cuando se hayan vendido como dispositivos compatibles con redes 4G. Pasa sobre todo con terminales de origen chino no compatibles con la denominada banda LTE 20, la que da acceso al 4G total.

Por otra parte, el número de usuarios que poseen teléfonos que sólo soportan redes 3G todavía es muy amplio en España y hasta que no se vaya modernizando el parque de dispositivos no podrán disfrutar del nuevo 4G.

Pero además de eso, las operadoras van a comenzar a desplegar el 4G “completo” de manera paulatina por el territorio nacional. Con calma, pues se calcula que hasta marzo de 2018 la cobertura no será completa.

Vodafone ha sido la primera operadora que ha encendido ya algunos de sus nodos para ofrecer un 4G total a sus usuarios. Lo hizo el mismo lunes en Orense, convertida en la primera ciudad española en la que se ha podido disfrutar del 4G en su total plenitud. La operadora continuará desplegando el servicio en otras ciudades gallegas antes de dar el salto al resto del país, gracias a un acuerdo firmado con el gobierno regional.

Orange ha señalado que en los próximos días comenzará a encender sus nodos en 25 ciudades españolas, mismo número que Movistar, que se centrará sobre todo en zonas de costa para dar servicio a la mayor demanda durante el verano.

Yoigo, por su parte, decidió no pujar por la banda de los 800 MHz, aunque sus clientes podrían llegar a usar la de Movistar gracias a los acuerdos existentes entre ambas compañías. Algo similar ocurre con las Operadoras Móviles Virtuales, puesto que tendrán que esperar a que las compañías que les proporcionen la red les permitan usar también la banda de los 800 MHz.

Es decir, aunque en teoría desde esta semana el 4G “total” ya está disponible en España, tendremos que esperar casi tres años hasta que esté completamente implantado en todo el territorio nacional.

Durante este tiempo, el despliegue del nuevo 4G podría llegar a producir interferencias con algunos canales de TDT y que los usuarios puedan experimentar problemas al recibir la señal, a pesar de la resintonización de las frecuencias.

Si esto ocurre, las comunidades de vecinos podrán solicitar, de manera gratuita, la instalación de un filtro en la antena colectiva de televisión. Serán las operadoras quienes paguen estos servicios que deben ser gestionados por la entidad Llega800.

Leave A Reply

Your email address will not be published.