Google copia la forma de vender teléfonos de Apple

pixel-google
Los nuevos teléfonos Google Píxel X y Píxel XL aún no tienen fecha de comercialización en España. / Google

Adiós definitivo a los Nexus. Google ha dado esta semana un giro de 180 grados a su forma de fabricar y vender teléfonos móviles y cambia radicalmente la estrategia para copiar, casi punto por punto, la filosofía de su principal rival en el mundo de la telefonía móvil: Apple.

Publicidad

La compañía del buscador acaba de presentar los nuevos Google Pixel X y Pixel XL, los dos primeros dispositivos que nacen de una nueva forma de entender la fabricación de teléfonos móviles. Hasta ahora, la compañía se había centrado en el desarrollo del software, creando un potente sistema operativo, Android. Sin embargo, a partir de ahora, en lugar de encargar la fabricación del hardware (el teléfono en sí) a otras compañías (como LG o HTC), Google también diseña el dispositivo, estrategia que sigue Apple desde que lanzase su primer iPhone hace ahora nueve años.

Pero no es el único aspecto en el que Google pasa ahora a imitar a la compañía de la manzana. Los nuevos teléfonos de la firma del buscador también se presentan en dos tamaños y no se diferencian en exceso, aunque cuentan con distintos tipos de pantalla (de 5 y 5,5 pulgadas, respectivamente) y capacidad de la batería.

¿Cómo son los nuevos teléfonos de Google? En apariencia física, también se parecen bastante a los nuevos iPhone 7 que presentó Apple hace justo ahora un mes. Por ejemplo, también prescinden del jack para auriculares, lo que les permite ser más delgados. Ambos visten un procesador Qualcomm Snapdragon 821 quad-core a 2,15 GHz, tienen memoria RAM de 4 GB y presentan capacidades de almacenamiento de 32 y 128 GB. Poseen lector de huellas y funcionan con la nueva versión del sistema operativo de Google: Android 7.1.

Pero además de todo esto, estos dos teléfonos (que todavía no tienen fecha de lanzamiento en España y cuyo precio partirá, previsiblemente, de los 769 euros, al más puro estilo Apple) son los primeros que estrenarán el nuevo asistente virtual Google Home. Muy al estilo de Siri (de la compañía de la manzana) servirá para ayudar al usuario en cualquier tarea que necesite y, en el futuro, estará disponible en muchos otros productos de Google. Eso sí, de momento, sólo funcionará en inglés y no lo hará en castellano ni cuando los teléfonos puedan adquirirse en nuestro país.

Otras noticias de la semana

Google también ha sido noticia esta semana por su supuesta renuncia a adquirir Twitter. El nombre de la compañía había sonado con fuerza como posible comprador de la red de microblogging, pero al parecer Google ha decidido abandonar la idea de una adquisición y se inclina más por un acuerdo para seguir explotando sus contenidos.

Disney es otra de las compañías que parece descartar la compra de Twitter y de los nombres que parecían sonar con más fuerza, únicamente Salesforce seguiría interesada en hacerse con la red social. Sin embargo, la compañía de software ha realizado otras adquisiciones esta semana que podrían alejarla de la firma del pájaro azul.

Sea como sea, en Twitter han colgado el cartel de “se vende” y quieren cerrar la transacción de manera urgente. De hecho, algunos analistas han fijado la fecha del próximo 27 de octubre como límite para llegar a un acuerdo con alguna compañía. Al parecer, Jack Dorsey, actual CEO de la firma, desea tener un comprador apalabrado para ese día en el que Twitter presentará los resultados del tercer trimestre fiscal que, de cumplirse las previsiones, podrían no ser demasiado positivos.

Mientras tanto, Instagram celebraba esta semana su sexto aniversario. La aplicación social de fotografías sobrepasa ya ampliamente a Twitter en número de usuarios y ha alcanzado la barrera de los 500 millones mensuales. También ha superado la cifra de 500.000 anunciantes y, como novedad, ha cambiado la manera en la que se contabilizan los “me gusta” en la aplicación, que ahora, muy al estilo Facebook, destaca qué amigos han interactuado con la fotografía en cuestión.

Junto a estas noticias, también debemos destacar que Pinterest ha cambiado esta semana su política de uso, algo que afecta especialmente a los usuarios de la red social que viven fuera de Estados Unidos. La compañía ha creado una filial en Irlanda, con base en Dublín, desde la que gestionará los datos personales de todos los usuarios que no residan en el país en el que se creó la plataforma.