“¿Señor Zuckerberg, se sentiría cómodo contándonos en qué hotel se alojó anoche?”

Mark Zuckerberg durante la comparecencia en el Congreso

El escándalo de Cambridge Analytica ha llegado al Congreso de los Estados Unidos. El robo de datos de más de 87 millones de usuarios de Facebook para la campaña de Trump puso bajo el foco al CEO de la compañía, Mark Zuckerberg. Hace unas horas ha tenido que comparecer en el Congreso de los Estados Unidos, y enfrentarse a las preguntas de los miembros del Comité Judicial del Senado y la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, un interrogatorio que ha ido a degüello.

Publicidad

“Señor Zuckerberg, ¿se sentiría cómodo contándonos en qué hotel estuvo anoche”?, preguntó el senador Durbin. El CEO de la compañía respondió, tras una risilla nerviosa y cierta duda con un “no”. “¿Nos diría a quién ha enviado mensajes esta semana?”, volvió a preguntar el senador. “No, no creo que los compartiera”. Enfrentó al CEO a la información que su compañía alberga sobre todos los usuarios de su red social. Una red social que almacena información de contenido de mensajes, destinos, localización, gustos, aficiones e interacciones entre los contactos.

“Creo que justamente de esto va el asunto: tu privacidad, tu derecho a la privacidad, los límites de esos derechos”. Zuckerberg se defendió precisamente alegando al servicio primario que presta su compañía: “compartir fotos, estados, información y pueden controlar hasta el extremo con qué personas lo comparten”, intentó salir del paso el CEO.

Si bien es cierto que cada usuario puede controlar (con muchas limitaciones) qué ven otros usuarios de su cuenta, lo que estaba sobre la mesa era otra cuestión: el uso de los datos que realiza Facebook, datos que incluso los usuarios de la red social no pueden ver, como la geolocalización en tiempo real o los metadatos de la información que comparten.

“Tu política de datos apesta”

Publicidad

El senador Durbin no ha sido el más duro con el CEO, a pesar de que le haya hecho titubear y mostrar cierta debilidad a la hora de responder. “Tu política de datos apesta”, le ha dicho el senador Kennedy durante su intervención. Y ha apostillado: “La política de protección de datos realmente está hecha para cubrir el trasero de Facebook: tú lo sabes y yo lo sé”. En declaraciones a la CNN posteriores a la comparecencia de Zuckerberg, el senador Kennedy ha reconocido que es “una compañía que ofrece servicios maravillosos pero tiene otras cosas muy negativas: una de ellas es la privacidad de la información”, y ha criticado a Zuckerberg que no reconociese “que haya hecho las cosas mal”.

“Facebook es una compañía optimista”

Durante el discurso de Zuckerberg, en el que ha podido hablar para todos los miembros reunidos en el Congreso, ha remarcado en que su compañía “permite conectar personas” y en las últimas novedades de la compañía para “combatir las fake news y mejorar en materia de protección de datos”. Durante la comparecencia y en las preguntas ha tirado del ideal americano: “es muy difícil llevar adelante una compañía que nació y creció en mi habitación sin cometer errores. Por supuesto hemos cometido errores”. Zuckerberg ha intentado destacar en su intervención que el uso de la herramienta está también en manos de los usuarios: “los usuarios tienen una herramienta que les empodera y les posibilita hacer cosas buenas”.

No se sabe si optimista o no: lo que sí era necesario era la comparecencia de Zuckerberg en el Congreso de los Estados Unidos, no solo para poner luz en este embrollo que afecta a más de 2.167 millones de usuarios en el mundo. También por la repercusión que la investigación llevada a cabo por The New York Times, The Guardian y The Observer tuvo en las acciones de la compañía: el mismo día del anuncio, las acciones cayeron un 6,77% y generó pérdidas de más de 6.000 millones de dólares.