Cómo sacar partido a Noviembre, el mejor mes para hacer compras online

  • El pasado lunes se celebró el ‘Singles Day’, con descuentos de hasta el 50% en muchas tiendas online
  • El Black Friday marcará el 29 de noviembre el inicio de la Campaña de Navidad con importantes ofertas y promociones
  • Ahorrar comprando por Internet adelantándose a las fiestas navideñas es posible, pero es necesario extremar la seguridad

0

Noviembre se ha convertido en el mejor mes para realizar compras a través de Internet gracias a la consolidación en España de tres tradiciones extranjeras que marcan el inicio de la campaña de Navidad con importantes descuentos y promociones que, en algunas tiendas online, pueden llegar hasta el 70%. Se trata del Singles Day, el Black Friday y el Cybermonday, tres fechas señaladas en rojo en el calendario de cualquier comprador online para las que hay que prepararse adecuadamente tanto para lograr las mejores gangas como para tener una experiencia de compra satisfactoria y sin sobresaltos.

La primera de ellas tuvo lugar el pasado lunes, 11 del 11, conocido como el “Día del Soltero” (Singles Day). Se trata de una celebración cuyo origen se sitúa en China y que surgió en contraposición al Día de San Valentín, en el que las parejas aprovechan para hacerse un regalo y demostrarse su amor. Sin embargo, aquellos que se encuentran “solos” no tienen a nadie a quién regalar, ni reciben ningún detalle. Por eso se creó en 1993 el 11 del 11 (el 1 representa a una persona sola) el Día del Soltero, en el que muchas tiendas online aprovechan para lanzar agresivas campañas publicitarias e importantes descuentos, animando a aquellos que no tienen pareja a quererse a sí mismos y permitirse algún capricho.

La realidad es que la fecha marca el inicio de la temporada de compras navideñas y que es aprovechada tanto por solteros como por quienes tienen pareja para beneficiarse de los descuentos. En China es habitualmente el día del año que más facturan las tiendas online y la tradición ha traspasado sus fronteras. De hecho, en España establecimientos online como AliExpress, PcComponentes, Amazon, Shephora, ThePhoneHouse, eBay… y muchos más preparan ofertas que superarán el 50% de descuento.

Publicidad

En España el Singles Day sirve de antesala y preparación de la gran fecha para el comercio online: el Black Friday, que se celebra el último viernes del mes. En este caso se trata de una tradición estadounidense que ha arraigado fuerte tanto en establecimientos físicos como online. Tiene su origen en Filadelfia (Estados Unidos), para describir el tráfico denso que había en la ciudad la jornada siguiente a la celebración de la Noche de Acción de Gracias, en la que los comercios además aprovechaban para lanzar descuentos y promociones de cara a la campaña de Navidad.

Desde hace varios años, el Black Friday es el día de mayor facturación de las tiendas online en España. Según un estudio de Cuponation, se espera que este año se alcancen los 1.710 millones de euros en ventas en una única jornada, lo que supone un 10,1% más que en el año anterior. El descuento medio que ofrecerán los eCommerce españoles se sitúa en el 36,75%, aunque en algunos casos se podrán encontrar ofertas de hasta el 70% en el precio de los productos a la venta.

La intención de compra durante el próximo Black Friday en España también registra un importante crecimiento. De hecho, según un informe elaborado por MilAnuncios, el 74% de los españoles adquirirá un producto o servicio el último viernes del mes, y se espera un gasto medio por usuario de 332 euros.

Tal es la popularidad de esta celebración que en algunos casos los descuentos y promociones se extienden durante toda la última semana del mes. Además, para los más rezagados, tras el Black Friday queda una última oportunidad antes de ver los precios subir con motivo de la llegada de las fiestas navideñas: el Cybermonday. Este se celebra el lunes siguiente al Black Friday, y es como una especie de “fin de fiesta” en el que los outlets online lanzan sus últimas promociones y descuentos. En un principio surgió como diferenciación al Viernes Negro de las tiendas físicas, pero en la actualidad prácticamente es una continuación al Black Friday.

Descuentos, promociones, ofertas… durante todo el mes de noviembre los establecimientos online colgarán llamativos carteles para anunciar chollos y gangas con los que convencer a los usuarios para que realicen sus compras. Éstos pueden ahorrar considerablemente, pero también deben extremar la precaución y recordar que “nadie da duros a cuatro pesetas”. Aprovechando la euforia por los descuentos, hay quienes intentan engañar a los consumidores con ofertas fraudulentas o no ofreciendo las mismas garantías de compra que durante el resto del año. En este sentido, recordamos una serie de consejos para sacarle todo el partido a esta época de rebajas online defendiendo nuestros derechos como consumidor y evitando, en la medida de lo posible, una experiencia de compra negativa:

-Identificar al comprador. En estas fechas pueden proliferar tiendas online de dudosa procedencia o escasa reputación. El usuario debe saber que cualquier comercio que opere en la Unión Europea debe reflejar de manera visible en su web información como su denominación social, número NIF, dirección postal, datos de contacto y de atención al usuario. Si no se encuentra esa información de manera fácil, conviene desconfiar de esa tienda online.

De la misma manera, conviene buscar información en Internet sobre ese establecimiento, sobre todo para rastrear opiniones de otros usuarios que hubieran realizado compras en él, para conocer cuál fue su experiencia y si tuvieron algún tipo de problema.

-Seguridad en la transacción: A la hora de realizar el pago, el usuario debe asegurarse de que se encuentra en una plataforma segura, donde sus datos se transmitan de forma encriptada y que la tienda online posee un certificado de seguridad actualizado. En este sentido, es necesario comprobar en la barra de navegación que la dirección URL del establecimiento empieza por https://www . La “s” indica que se encuentra en un entorno seguro, en el que los datos son cifrados, y que no existe riesgo alguno para realizar la compra.

Además de tomar esta precaución, siempre es aconsejable contar con un programa antivirus instalado en el ordenador o en el teléfono móvil, que garantice el desarrollo de las transacciones.

-Desconfiar de peticiones extrañas. Un comercio online seguro nunca solicitará al usuario más datos financieros que el número de su tarjeta de crédito y el código de seguridad CVV, un número que se sitúa al dorso de la tarjeta y que está compuesto por tres o cuatro cifras. Si por ejemplo se pide al usuario el número PIN de su tarjeta, este debe desconfiar. También si se solicitan datos a través de otros medios que no sea la propia web del eCommerce, como por ejemplo por medio del correo electrónico.

-Uso de la información. Hay que cuidar la información que se comparte con los comercios online. Es normal tener que proporcionar los números de la tarjeta de crédito o débito que se va a utilizar para pagar la compra, pero no hay por qué dar el número PIN.

Por otra parte, es obligación del usuario guardar recibos de compra, así como pantallazos de la tienda online en el momento de realizar el pago, para así tener en su poder documentación acreditativa en el caso de que tuviese que poner posteriormente una reclamación.

-Derechos del usuario. Conviene recordar que, también en estas fechas, la tienda online debe señalar en el momento de la compra en qué plazo se entregará el producto, siendo el máximo de 30 días si no se informa explícitamente. Si se sobrepasa este plazo el usuario podrá rehusar la compra sin coste alguno. De la misma manera, si al recibirlo el paquete llega deteriorado, no debe aceptarlo y ha de firmar el recibo al mensajero especificando el problema.

Por otra parte, el usuario tiene el derecho de desistir de la compra en el plazo de 14 días siguientes a la recepción del producto o la activación del servicio, según establece la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Si en la web de la tienda online no se informa de este hecho, el plazo se amplía por defecto hasta los 12 meses. Los gastos de la devolución deben correr a cuenta de la tienda online, a no ser que expresamente se indique que los abonará el consumidor.

En cuanto a la garantía de los productos adquiridos, esta debe ser la misma que si se hubiera comprado en un establecimiento físico.

Por último, a la hora de reclamar, en primer lugar el consumidor se debe dirigir al departamento de atención al cliente de la tienda online e interponer una queja. Si no obtiene solución al problema, debe presentar una reclamación en la Oficina Municipal de Información al Consumidor.

Leave A Reply

Your email address will not be published.