El Facebook del buen musulmán

3
Captura de la página del 'libro de las caras' de los Hermanos Musulmanes, aún en pruebas.

Que redes sociales como Facebook o Twitter se han convertido en una herramienta imprescindible para luchar contra los regímenes de Oriente Próximo es algo indudable. En Irán o en Egipto, la juventud se sirve de estos foros para comunicarse, organizarse y denunciar abusos y opresión. Pero, a ojos de los grupos islamistas que comparten objetivos a corto plazo -el cambio de regimen- pero no las inquietudes ni los intereses de los rebeldes árabes, los contenidos que suelen albergar este tipo de páginas no son los que desean para sus militantes. ¿Cómo compaginar su formidable fuerza de movilización con la rectitud religiosa que promueven? Creando su propia red social.

Esa ha sido la conclusión de los Hermanos Musulmanes egipcios, el grupo islamista pionero de Oriente Próximo (fue fundado en 1928) y la principal fuerza opositora del país de los faraones, que se prepara para lanzar Ikhwanbook (algo así como el Libro de la Hermandad), la versión islámicamente correcta de Facebook, con el objetivo de “promover el Islam moderado y aclarar quiénes somos”, según ha explicado Mohamed Mursi, miembro del politburó de la hermandad egipcia.

Mursi ha asegurado que 5.000 egipcios ya se han sumado a la iniciativa, en la que el uso de fotografías está bien regulado y existe poco lugar a la intromisión en las vidas personales de los miembros, a diferencia de la red social más popular del mundo. Los grupos serán vigilados para impedir la creación de 'grupos indecentes', según detalló el responsable del grupo islamista.

Aún en pruebas, Ikhwanbook es parte de la campaña de los Hermanos Musulmanes para reforzar su presencia -ya notable- en la web y de esa forma expandirse esquivando así los límites físicos que le impone la autocracia egipcia, donde la organización islamista es ilegal, si bien tolerada (tanto que ocupa una quinta parte de los escaños del Parlamento pese a que no puede concurrir en las elecciones con su nombre oficial, sino con candidaturas independientes).

Al estar oficialmente prohibidos, los Hermanos Musulmanes no tiene canal de televisión, de radio o periódico propio. Pero nada les impide tener una presencia en Internet nada desdeñable. Ikhwanbook se sumará a IkhwanWiki, una enciclopedia online con un aire innegable a Wikipedia sobre los orígenes de la organización, sus libros de referencia y un archivo de artículos, fotografías y vídeos destinado a los investigadores, y a otras páginas como Ikwanonline, Ikhwansearch, Ikhwanweb -su página oficial en inglés- o Ikhwantube, un émulo de Youtube donde se emiten vídeos del interés de la organización islamista, que en las últimas décadas moderó sus planteamientos abandonando la lucha armada si bien sigue siendo considerada radical.

Pienso que lo más importante es tener canales que no sean contradictorios con el Facebook original, sino paralelos al mismo”, explicaba Ahmad Said, miembro del equipo de desarrollo mediático de los Hermanos Musulmanes, en declaraciones al diario emiratí The National. No sólo eso. La política de Facebook presenta un grave problema para la Hermandad, según sus responsables: un grupo de seguidores puede ser cerrado si se recibe el suficiente número de quejas sobre sus contenidos, y eso es lo que estaría pasando gracias a la presión del Gobierno egipcio.

“No nos quedaremos aislados. Muchos grupos tienen su propia red social en la red. Nuestro nombre es Ikhwan pero no nos limitaremos a Ikhwan. Está abierto a todos”, prosigue Said. A todos los que osen dar su identidad. El problema que puede inhibir a muchos potenciales miembros de Ikhwanbook es, precisamente, que sacarse un perfil en la red social con sus datos reales les delataría ante el Gobierno egipcio, que suele lanzar campañas contra los militantes de la Hermandad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.