Reírse por no llorar

2

Esto no tiene ninguna gracia. El mítin pro-Barack Obama más multitudinario de la esta campaña electoral ha sido uno de broma.

Este sábado, con el Capitolio de Washington de telón de fondo, los más populares sátiros de la televisión de Estados Unidos hacían un último intento por inyectar algo de cordura a lo que ha sido una desquiciada campaña electoral. Parodiando a las estrellas de la cadena de 24 horas de ficción noticias Fox News, Jon Stewart y Stephen Colbert, presentadores de informativos cómicos del canal Comedy Central, lograban congregar a decenas de miles de personas que más que probablemente votaron por Obama y su partido en 2008 y que este año no lo tienen tan claro. En ningún momento se hizo referencia a candidato alguno, si bien el mensaje subliminal fue claramente pro-demócrata.

Publicidad

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=QDALorfjBig[/youtube]

Publicidad

La Manifestación para restaurar la cordura y/o el miedo (Rally to Restore Sanity And/Or Fear) fue mofa de otra de agosto que pretendía ser la Manifestación para restaurar el honor (Rally to Restore Honor) organizada por Glenn Beck, presentador con formas de tele-predicador, famoso por llamar a Obama racista, socialista y totalitario, y por repartir cada tarde en su programa del canal Fox News una alta dosis de miedo y angustia a través de distorsionar la realidad.

Beck, líder espiritual del Partido del Té, sería una simple anécdota si no fuera porque él y su pandilla de Fox News imponen una rocambolesca -y ultraconservadora- narrativa pseudo-informativa que marca la agenda política nacional. Mientras Obama y los demócratas intentaban rescatar al país del precipicio, y cumplir algunas de sus grandiosas promesas electorales (como retirar las tropas de combate de Irak o aprobar la reforma del sistema sanitario), ciudadanos desempleados, descontentos y desesperados encontraban consuelo en los charlatantes de turno que han secuestrado el discurso político (ayudados por unos medios de comunicación hambrientos de audiencia).

Cosas de una nación en grave crisis económica y laboral: vende miedo que la gente lo comprará.

Si se confirman los pronósticos y el Partido Republicano vence rotundamente en las elecciones legislativas de este martes, la política Estados Unidos podría experimentar una parálisis casi absoluta. No sólo por la falta de preparación y profundidad política de una buena parte de los posibles ganadores, sino también por la promesa realizada en voz alta por el líder republicano en el Seando, Mitch McConnell: "lo más importante que queremos lograr es que el Presidente Obama cumpla sólo un mandato". O sea, tenemos dos años por delante de acoso y derribo. Sin duda, un gran programa de gobierno.

De ahí que el cómico Stewart se haya erigido en el salvador de esta locura, y Obama haya bendecido su papel apareciendo en su programa nocturno hace unos días. Durante la entrevista, el Presidente metió la pata más de una vez y Stewart cometió el atrevimiento de llamarlo "tío".

Lo más llamativo, sin embargo, fue cómo se vio obligado a alterar su legendario lema de campaña: tras dos años de gobierno, a aquél idealista "Sí, se puede" le ha añadido un incómodo "pero".

No es de extrañar entonces que sus antiguos seguidores recurran a unas risas como terapia psicológica.

2 Comments
  1. el zurdo says

    A río revuelto, ganancia de pescadores… populistas. Y al mal tiempo, buena cara. Decía Nietzsche: «Todas las cosas buenas ríen».

  2. celine says

    Bonita la cita de Nietsche, el zurdo. E si non é vero… Lo que me llama la atención del megamitin es la llamada a «dejar más limpio el sitio de como lo encontraron», en medio del jolgorio de la multitud. El speaker asegura que no es algo poco serio. Y creo que lleva razón. Las cosas buenas ríen y, si están limpias, tocan las castañuelas. Dios salve a Obama.

Leave A Reply

Your email address will not be published.