150 personalidades piden al Ejército sirio que garantice una transición democrática

0

Ciento cincuenta personalidades que representarían a todo el abanico ideológico de la oposición siria solicitan, en una declaración formal, a los máximos mandos del Ejército que, en vez de reprimir las protestas populares, garanticen, lideren y faciliten una transición a la democracia. La declaración, denominada Iniciativa Nacional por el Cambio, ha sido difundida a finales de este mes de abril y cobra actualidad ante los nuevos llamamientos a manifestarse contra el Gobierno de Bachar al Asad.

[youtube width="608" height="344"]http://www.youtube.com/watch?v=6F-EdNTIJNo&feature=channel_video_title[/youtube]

De forma expresa, los firmantes se dirigen a los máximos mandos de las fuerzas armadas, es decir a los generales Dawud Rajha, jefe del Estado Mayor, y Ali Habib, ministro de Defensa. Según explican estas 150 personalidades, “la única institución capacitada para encauzar un periodo de transición en Siria sería el Ejército, concretamente asumiendo la función de garantizar la estabilidad del país y de “dirigir las negociaciones con los representantes de la oposición y otras personalidades relevantes para la formación de un Gobierno interino”.

La mayor parte de quienes rubrican el documento, por razones obvias de seguridad, permanecen en el anonimato pero, por el contrario, cuentan con otras 23 firmas de personas identificadas, con nombres y apellidos, debido a que su actividad y militancia opositora transcurre en el exilio. Tal y como ha explicado a cuartopoder.es Radwan Ziadeh, uno de los tres coordinadores de la iniciativa en el exterior, aunque todos los firmantes lo hacen a título individual, la declaración responde igualmente y está apoyada por las principales fuerzas políticas y sociales de la oposición, sobre todo por aquellos partidos que suscribieron la Declaración de Damasco en octubre de 2005.

Entre ellos figurarían, por lo tanto, los activos Comités para la Revitalización de la Sociedad Civil, el Foro por el Diálogo Nacional, la Liga por los Derechos Humanos, el Comité por las Libertades y los Derechos Humanos, el Partido Democrático del Pueblo (antiguo Partido Comunista de Riad al Turk), el Frente Democrático Kurdo (integrado por cuatro formaciones) y la Corriente Islámica Democrática (islamistas moderados), a los que habría que añadir personalidades vinculadas a la poderosa Hermandad Musulmana.

De forma individual y en su calidad de “leales ciudadanos sirios”, los firmantes consideran que, en estos momentos, Siria se encuentra ante una trascendental disyuntiva: o bien es el actual Gobierno quien dirige una transición pacífica a la democracia o Siria entra en una escalada de inestabilidad con la continuación de unas revueltas que terminarán derribando el régimen violentamente. “La mejor opción –continúan los firmantes- es que sea el propio régimen quien lidere la transición a la democracia ya que eso permitiría librar al país de caer en el caos y la guerra civil”.

Más adelante, la Iniciativa por el Cambio dice que “no desea que se derrame ni una sola gota de sangre siria”, por lo que, a la hora de hacer su propuesta, se han basado en las experiencias de transición a la democracia que se han registrado tanto en Europa Occidental durante los años 70, como en América Latina durante la década de los 80 y en la Europa del Este tras la caída de la URSS. Sin embargo, también reconocen que, a estas alturas, el pueblo sirio ha perdido la fe y la confianza en las máximas jerarquías del régimen, concretamente el presidente Bachar al Asad, sus vicepresidentes y el primer ministro, y en el denominado Consejo del Pueblo, ya que sus integrantes no tienen capacidad decisoria y tampoco han sido elegidos con unos mínimos criterios de credibilidad y transparencia.

Es por esta razón por la que consideran que el Ejército es la única institución capaz de salvaguardar la unidad y estabilidad del país arropando un proceso transitorio que terminaría, de forma ordenada y pacífica, en la formación de un Gobierno provisional y la celebración de unas elecciones constituyentes. “Si el presidente sirio no desea pasar a la Historia como el líder de este periodo transitorio –finalizan-, entonces no dejaría otra alternativa al pueblo que seguir los pasos de tunecinos, egipcios y libios”.


loading...

Leave A Reply

Your email address will not be published.