Extraordinaria convivencia de dos Papas

3

Lucia Magi *

El papa Fransico, a la derecha, recbiendo ayer al papa emérito Benedicto XVI a su regreso al Vaticano. / Efe

ROMA.– La decisión de Benedicto XVI de renunciar al Pontificado abrió una fase inédita en la vida lenta y inmutable de la Iglesia. Desde aquel 11 de febrero, día del anuncio, todo es nuevo y parece triunfar el adjetivo “histórico”. Por fin ayer se hizo realidad la que hasta hace pocas semanas parecía una idea estrafalaria que ni se podía llegar a formular: el Estado más pequeño del mundo alberga a dos Papas. Apenas 44 hectáreas para un Pontífice reinante y uno dimisionario. Benedicto XVI volvió a casa, volvió al Vaticano.

Publicidad

Puntual como suele ser el protocolo eclesial, Joseph Ratzinger subió al helicóptero a las 16.30 locales y abandonó, tras dos meses de permanencia, el palacio de Castel Gandolfo, un pueblo a unos 25 kilómetros al sur de Roma. Veinte minutos más tarde, aterrizaba en la Santa Sede: turistas, fieles y curiosos le esperaban con las cámaras preparadas para capturar el histórico vuelo: el helicóptero sobrevoló la cúpula de Miguel Ángel y enseguida se eclipsó en los jardines que se extienden detrás. Allí, esperando al Papa Emérito, estaban su secretario de Estado, aquel poderoso Tarcisio Bertone que Francisco debería de sustituir en breve, y el cardenal decano (más anciano) Angelo Sodano. Jorge Bergoglio, en cambio, le esperaba en la que será la nueva casa de Joseph Ratzinger, el convento Mater Ecclesiae. A pocos metros del Colegio de Santa Marta, donde reside el argentino.

Empieza así aquella extraña convivencia: un Papa se fue, otro vino, pero el primero ahora vuelve, aunque sin funciones. Muchos, entre fieles y analistas, expresaron perplejidad. Sin embargo, ahora que está en marcha, “la situación parece vivirse con la máxima naturalidad. Papa Francisco está haciendo lo posible para convertirla en algo muy normal”, subraya Marco Politi, teólogo, vaticanista experto y autor de varios libros entre ellos el recién publicado Joseph Ratzinger, crisis de un Papado (aún no editado en español). “Bergoglio llamó varias veces a su predecesor, le ha recordado en sus homilías y discursos, le fue a ver a Castel Gandolfo, donde quiso que se arrodillaran en el mismo banco de la capilla y ayer decidió esperarle y acogerle en su nueva residencia. Bergoglio quiere conferir a esta situación extraordinaria un sentido de familia”.

Ninguna contraposición entre dos autoridades, ningún resquicio para ambigüedad o estorbos. Por su lado, añade, “Ratzinger dejó muy claro que solo existe un Papa, que solo el reinante, elegido por los cardenales reunidos en Cónclave, tiene todas las responsabilidades y los poderes. Decidió retirarse y vivir en la sombra. A los pocos días de dimitir Benedicto XVI, el cardenal alemán Walter Kasper declaró en una entrevista al diario italiano La Republica que aconsejaría a Ratzinger no recibir a amigos ni a eclesiásticos en su nueva condición: no sería conveniente que se formara una suerte de círculo de íntimos del ex Pontífice, como una guardia pretoriana poco manejable dentro de una monarquía absoluta como es la Iglesia romana. Creo que en estos dos meses, Ratzinger mantuvo una actitud de absoluta discreción – sigue Politi – . Estoy convencido de que mantendrá esta misma línea ahora que reside dentro del Vaticano”.

El otro artífice y protagonista de este clima de naturalidad dentro de lo excepcional es Jorge Mario Bergoglio: “Francisco está imprimiendo un carácter familiar a la presencia de un ex Papa y de un Pontífice reinante. Creo que esta es su gran invención”, comenta el estudioso, según el cual, esta actitud hasta ha podido con las dudas que serpenteaban entre los pasillos de la conservadora Curia romana. “El consenso que Francisco está cosechando entre la gente y la decisión con la que él está demostrando querer enfrentarse a los problemas de la Curia enseguida le retrataron como una figura que coge fuertemente las riendas del gobierno de la Iglesia. No hay dudas lógicas sobre su capacidades y su autonomía”.

Benedicto XVI durmió su primera noche dentro de las murallas Leoninas, después de que su renuncia al Pontificado, anunciada el 11 de febrero, se hiciera efectiva el 28 del mismo mes. Va a vivir en el escueto monasterio junto a su secretario personal, el arzobispo Georg Gänswein, también Prefecto de la Casa Pontificia, y a las cuatro monjas “memores Domini” que lo han acompañado en estos años y que forman la llamada “familia” del Papa.

El monasterio, que hace más de veinte años se volvió a abrir por voluntad del beato Juan Pablo II, ha albergado a cuatro órdenes claustrales: clarisas, carmelitas descalzas, benedictinas y hermanas de la Visitación. Las reformas, necesarias para que volviera a ser habitado, duraron más de ocho meses y costaron 800 mil euros, según la prensa italiana. Lo primero que hubo que arreglar fue el techo de la estructura de principios del siglo XX, conocida como Casita Jardines, y que en origen acogía a la gendarmería y luego a los directores de la Radio Vaticana. En 1989, Wojtyla decidió hacer de ella un convento de clausura, el único dentro del confín de la Ciudad del Vaticano, para que las monjas apoyaran de cerca a la Iglesia con sus oraciones. En 1994, entraron las primeras, que se fueron turnando cada cuatro años, más o menos. Ahora, como escribió el diario de la Santa Sede, será el Emérito quien rezará para su sucesor y para la Iglesia.

(*) Lucia Magi es periodista.
3 Comments
  1. juan gaviota says

    Es evidente que todo lo que envuelve a este Papa ,resulta fascinante por lo novedoso y por la coyuntura socioeconomica que nos rodea.
    Que fue lo que obligó al bueno de Ratzinger a dejar el poder, que se cuece en las catacumbas de la iglesia.
    Mucha tarea tiene Francisco por delante, me encantaría que la Iglesia fuese coherente con sus postulados ya que el hambre y la miseria esta aumentando exponencialmente en el planeta , y el poder de este organismo religioso se debería orientar a sacar de la casa de Dios a los mercaderes con el látigo como Jesús nos enseñó.
    Porque después de que Jesús los expulsará del templo ,volvieron y todavía siguen allí haciendo buenos negocios, a costa de los pobres y los indefensos.
    De todas formas los acontecimientos que irremediablemente van a acontecer , nos darán la talla y el cuajo de este hombre, al que le deseo la mejor, incluyendo que disfrute de buena salud.

  2. liberto10 says

    Descodificando al papa Francisco. Revelador e intersante art. de investigación: http://xurl.es/descodificando-papa1

  3. Verbarte says

    Van de blanco para disimular lo que las negras sotanas hacen en el mundo a mayor gloria de dios. http://wp.me/p2v1L3-iJ

Leave A Reply

Your email address will not be published.