El coste de equipar a un soldado chino

Imagen de archivo de un desfile del Ejército Popular  Chino. / Efe
Imagen de archivo de un destacamento de tanques durante un desfile del Ejército Popular Chino. / Efe

Un enfrentamiento dialéctico entre un periódico oficialista y un semanario reformista a costa de un controvertido artículo ha puesto de manifiesto las carencias en el equipamiento del Ejército más nutrido del mundo y en el segundo país con un mayor presupuesto dedicado a la Defensa. El detonante de la polémica fue el texto publicado por el Southern Weekly, donde se analizaba la dotación del Ejército Popular de Liberación de China (compuesto por 2.285.000 de uniformados, un 0,18% de la población) y donde se valoraba todo el equipo del que disponen los soldados en 9.400 yuanes, unos 1.220 euros por individuo.

Publicidad

Más de la mitad de esa cifra se la lleva el arma reglamentaria: el fusil automático QBZ-95, de fabricación local, valorado en unos 560 euros, según estimaciones de esta publicación de Guangzhou, que ya ha tenido problemas anteriormente por sus críticas al Partido Comunista Chino. El casco es el segundo componente más caro de todo el equipo, según la publicación, al estar valorado en 1.580 yuanes, algo más de 200 euros. Las cifras están a una distancia superlativa de las respectivas al Ejército norteamericano, primer inversor mundial en Defensa, donde el equipo de cada soldado está valorado en 17.500 dólares, unos 14.000 euros, según estimaciones de la agencia Associated Press. El magro montante del presupuesto chino es difícil de comprender en el contexto del enorme gasto en Defensa que Pekín asciende cada año desde hace dos décadas.

El pasado marzo, el Ministerio de Economía chino elevaba el gasto militar en 105.000 millones de euros para 2014, lo que supone un aumento del 12.2% respecto a 2013 y el mayor incremento anual desde 2011. Sin embargo, según estimaciones del semanario, el coste del equipo individual de cada soldado “permanece en el mismo nivel desde hace cinco años”. “En 2014, el gasto en Defensa norteamericano multiplicaba cinco veces al chino,  pero la diferencia de costes entre los dos países en términos de equipo militar individual es de más de 10 veces”, indicaba el semanario.

“Desde 2008, algunos centros de investigación occidentales indicaban que el gasto militar chino había aumentado al segundo puesto al nivel mundial, pero el título de los segundos del mundo no ha dado a los soldados chinos un mayor sentimiento de seguridad”, se escribía en el informe, que fue reproducido brevemente en inglés en el portal militar del Gobierno chino (chinamil.com.cn), aparentemente hasta que se reparó en su contenido crítico.

Con un notable aumento de la inversión en equipos individuales, el Ejército norteamericano –propenso en las últimas décadas a invasiones e intervenciones militares en todo el mundo, a diferencia de China- ha conseguido reducir al 12% el número de bajas en batalla: uno de cada 8,3 uniformados. En el caso de un enfrentamiento armado, el Ejército de Liberación Popular no tendría, a juzgar por su pobre equipamiento, el mismo nivel de protección. El Southern Weekly, por ejemplo, citaba a un anónimo oficial quejándose de carencias tan básicas como chalecos antibalas: una contradicción dado que China es uno de los mayores exportadores mundiales de estas prendas blindadas.

Otro de los datos que aportaba el rotativo es la escasez de equipos de radio o de visión nocturna. “Cuando se trata de artillería pesada y equipamiento grande, los tenemos. ¿Pero qué hay de los equipos individuales? No sólo deciden el bienestar de los soldados, sino que, en cierta medida, también afectan al resultado de una guerra”, se escribía en sus páginas

Ejercito_Liberacion_Popular
Antiguo poster del Ejército de Liberación Popular. / Wikipedia

La reacción de las autoridades, por medio del Diario del Ejército de Liberación Popular, ha sido airada. Desde su cuenta en una red social local, tacha a los redactores de la publicación de “ignorantes”, “poco profesionales” y de “buscar la crítica por la crítica”. El Southern Weekly, con una tirada de 1,6 millones de ejemplares cada semana, es considerado el más crítico de los medios chinos, uno de los más influyentes y tiene un largo historial de problemas con las autoridades a costa de sus artículos.

“Es un hecho que el equipamiento individual de nuestros soldados está plagado de problemas y que es algo que se ha criticado duramente desde la tropa y desde los mandos”, reconoce el Diario del ELP, pero “uno debe saber que incluso la crítica necesita ser realizada de forma profesional, y no dejar que cualquier idiota la saque a bofetadas de su cerebro inundado”.

Las críticas al artículo de la discordia son meramente formales –errores en la denominación de los equipos militares y en la identificación de sus componentes- aunque, en un giro sorprendente, el Diario del ELP también hace hincapié en las aparentes 'ventajas' de llevar menos equipamiento: ahorrar lesiones a los soldados por cargar con un peso excesivo. “El dilema entre la protección y la agilidad es un problema histórico que enfrenta a los Ejércitos”, escribe el rotativo militar. “Saben que una excesiva protección desgasta a los soldados pero gritan al cielo por la falta de equipos de protección, ¿es que los guerreros del teclado anticomunista no comprenden el dolor de nuestras tropas en primera línea?”.