Otro acto de barbarie de la Policía provoca un nuevo escándalo político en Turquía

2
El cuerpo de Haci Lokman Bilik, arrastrado en Sirnak (Turquía) por una tanqueta de la Policía. / Facebook.com/HDPdemirtas
El cuerpo de Haci Lokman Bilik, arrastrado en Sirnak (Turquía) por una tanqueta de la Policía. / HDPdemirtas (Facebook)

Un nuevo acto de barbarie por parte de las fuerzas de seguridad ha hecho estallar un nuevo escándalo político en Turquía, obligando a dar explicaciones públicas al primer ministro, Ahmet Davutoglu, y al ministro turco de Interior, Selami Altinok, cuya dimisión ha sido exigida por el Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP). Hace algo más de un mes, la exhibición en una plaza del cuerpo desnudo de Kevser Elturk, una guerrillera del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) muerta en un enfrentamiento, provocó un escándalo semejante. Entonces, en el cuerpo se detectaron marcas de que podía haber sido arrastrado tras atarle una soga al cuello.

Ahora no se trata de marcas o señales, sino que se están difundiendo fotografías y hasta un vídeo, que reproducimos, en el que se ve cómo es arrastrado por un vehículo blindado un cuerpo que lleva una cuerda atada al cuello. Según la denuncia presentada por el HDP, se trataría de Haci Lokman Birlik, de 24 años, cuñado de Leyla Birlik, diputada por este partido en la provincia de Sirnak. La fotografía ha sido colocada en su página de Facebook por el propio presidente del HDP, Selahattin Demirtash, quien, además de exigir la dimisión del ministro del Interior, ha puesto este caso como ejemplo de lo que sucede en el Kurdistán turco desde hace años.

bestanuce1.com

En la fotografía y el vídeo se puede ver que alguien graba las imágenes desde el interior del vehículo, que lleva la puerta trasera abierta, apreciándose con toda claridad la cuerda que, anudada al cuello, arrastra el cuerpo inerte de este joven kurdo. Según la Policía, Haci Lokman Birlik pertenecería a la organización juvenil del PKK y habría muerto en uno de los muchos choques armados que se están registrando en las distintas provincias kurdas de Turquía, en este caso en la zona de Sirnak.

Al principio y ante la brutalidad de la imagen, los medios próximos al Gobierno de Tayip Erdogan explicaron que se trataba de un montaje fotográfico del PKK para desprestigiar al Ejército. Más tarde y ante la evidencia de su autenticidad, dijeron que la intención era trasladar el cuerpo a un lugar seguro ante la posibilidad de que llevara adosado un explosivo, evitando así daños entre la población civil.

Finalmente, el Gobierno ha tenido que admitir esta nueva salvajada, insinuando que se trata de algo excepcional, que se abriría una investigación exhaustiva y que las fuerzas de seguridad están combatiendo contra el PKK de acuerdo con los principios del “Estado de Derecho”.

Un policía encañona al policía Murat Demir en Silvan. / Bianet.org
Un policía encañona al cámara de televisión Murat Demir en Silvan. / bianet.org

Sin embargo, y teniendo en cuenta las numerosas pruebas de graves violaciones de los derechos humanos que se están registrando en esta vasta ofensiva militar en las provincias del sureste de Turquía, todo indica que el Ejército, la Jandarma y la Policía están actuando con la mayor impunidad debido a la prerrogativa de declarar zonas bajo estado de emergencia, donde por lo habitual, se proclama el toque de queda y se impide informar de lo que ocurre en el interior de las mismas.

Por ejemplo, en la ciudad de Nusaybin, fronteriza con Siria, la Policía bloquea desde hace días el paso de una comisión integrada por políticos, médicos y periodistas que intentan comprobar personalmente si, como denuncian los vecinos, el Ejército está usando piezas de artillería para disparar contra edificios habitados y si realmente hay francotiradores apostados en las azoteas que disparan a las ambulancias cuando la población intenta llevar a los heridos al hospital. De acuerdo con estas informaciones, varias casas estarían ardiendo debido a los impactos de los obuses.

En Cizre, mientras esta ciudad de 150.000 habitantes estuvo bajo toque de queda, el gobernador provincial de Sirnak repitió que no había bajas civiles y que solamente se estaba luchando contra terroristas del PKK. Cuando se levantó el toque de queda, se comprobó que eran 22 los civiles muertos por disparos del Ejército, varios de ellos menores de edad.

La extremada violencia utilizada por las fuerzas se puede comprobar también en otros vídeos difundidos por internet. Por ejemplo, en esa misma ciudad de Cizre, en una grabación doméstica, se aprecia cómo varias tanquetas de la Policía se dirigen a la sede del BDP (Partido Democrático de las Regiones), la rama kurda del HDP. Los agentes comienzan a disparar al mismo tiempo que salen de las tanquetas; luego derriban la puerta principal, sacan arrastrando a dos mujeres que son golpeadas mientras son conducidas a los vehículos, se produce lo que parece ser un intercambio de disparos y más tarde van sacando jóvenes, mujeres, personas de elevada edad e incluso niños, todos los cuales son llevados de forma violenta a los furgones policiales.

Freedom for Kurdistan (YouTube)

Igual de duras son las imágenes en las que se ve a un policía de paisano colocar una pistola en la cabeza (ver segundo vídeo) a un cámara de televisión, pese a que este periodista, de nombre Murat Demir, ya había dejado de grabar, tal y como le había pedido el agente. Después, este cámara de la televisión Ozgur Gun y el reportero de la agencia Dicle News Serhat Yuce fueron detenidos, imponiéndoles una multa de 61 euros por “violar el toque de queda”, además de amenazarles con tratarles de una “forma diferente” si eran detenidos de nuevo.

soL Video (YouTube)

loading...

2 Comments
  1. rga says

    criminales asquerosos¿ estos son nuestros «aliados·?

  2. […] Eltürk que supuestamente fue arrastrado por un coche blindado de las fuerzas de seguridad. Un suceso parecido ocurrió a principios de octubre, pero en esta ocasión se trataría de un hombre, Haci Lokman […]

Leave A Reply

Your email address will not be published.