BEATRÍZ RÍOS | Publicado: - Actualizado: 17/5/2017 14:39

Mélenchon, primero por la derecha, durante su intervención en el programa '15 minutos para convencer' que reunió ayer a los 11 candidatos a las presidenciales francesas
Mélenchon, primero por la derecha, durante su intervención en el programa ’15 minutos para convencer’ que reunió ayer a los 11 candidatos a las presidenciales francesas en el cannal France 2. / Martin Bureaua (Efe)

A tres días de la primera ronda de las elecciones presidenciales, los últimos sondeos apuntan a casi un 30% de electores que aún no han decidido con certeza su voto. El escaso margen de diferencia en la intención de voto entre los cuatro principales candidatos – Emmanuel Macron (23%), Marine Le Pen (22’5%), François Fillon (19’5%) y Jean-Luc Mélenchon (19%)-, implica que casi cualquier resultado es posible el domingo. En cuartopoder.es analizamos los temas que han marcado la campaña electoral antes de las elecciones del próximo 23 de abril que determinarán los dos candidatos a la presidencia de la República de Francia que se verán las caras en la segunda ronda el próximo 7 de mayo. 

El ‘Penelopegate’

En plena campaña electoral y tras unas revelaciones de un medio francés, François Fillon es acusado el 14 de marzo de malversación, complicidad y encubrimiento de abuso de bienes sociales. Su esposa, Penelope Fillon, también es imputada por los mismos cargos. El matrimonio Fillon es investigado porque el candidato a presidencia, como cargo público, contrató a su esposa y otros miembros de su familia por un trabajo que supuestamente nunca realizaron y por tanto, se trataría de un caso de malversación de fondos públicos. Fillon ha denunciado en varias ocasiones las acusaciones son fruto de una persecución política pero lo cierto es que el caso ha despertado suspicacias tanto fuera como dentro de su propio partido, llegando a perder el apoyo de muchos de sus compañeros. Y aunque la intención de voto para el candidato de los republicanos cayó ligeramente tras el anuncio de su imputación, Fillon sigue en la carrera por la presidencia.

Le Pen y la malversación de fondos europeos 

También el Frente Nacional habría cometido malversación de fondos públicos, en este caso, del Parlamento Europeo. La justicia investiga si Marine Le Pen y otros eurodiputados del partido, pagaron con dinero de la Eurocámara a asistentes parlamentarios que, en realidad, trabajaban para el Frente Nacional. No sería el primer caso. El PE ya exigió al UKIP de Nigel Farage que devolviera más de 500.000 euros en fondos europeos que usó nada menos que para financiar la campaña en favor del Brexit. Además, la cámara de representantes europea ya levantó la inmunidad de Le Pen para que la justicia pudiera investigar a la líder de la extrema derecha francesa por la publicación en Twitter de fotos de ejecuciones del Estado Islámico. Le Pen, como Fillon, ha denunciado que ambas investigaciones no son más que una maniobra político-judicial contra ella y su partido.

Los franceses primero

Marine Le Pen, como ocurrió con Geert Wilders en los Países Bajos, ha conseguido convertir la inmigración en uno de los temas centrales de debate durante la campaña electoral. Los cuatro candidatos se han situado en posiciones muy diversas. En un extremo está Jean-Luc Mélenchon que pide más solidaridad, mejor integración y el fin de la militarización de las fronteras. En el otro, Marine Le Pen que no ha dudado en mantener su discurso racista e islamófobo durante la campaña. La líder del Frente Nacional ha dejado claro en varias ocasiones su frontal oposición a la inmigración, irregular o legal, y su defensa de los franceses como prioridad en toda política social. François Fillon, por su parte, es partidario de los centros de detención y que el control de las fronteras vuelva al Estado francés para poder así establecer cuotas de entrada en el territorio. Emmanuel Macron, que ha aplaudido la política migratoria de Angela Merkel en Alemania, apuesta por acelerar la gestión de las demandas de asilo para avanzar cuanto antes en la integración de quienes tengan derecho a protección internacional y la expulsión de los que no.

El fantasma del terrorismo 

Más de 230 personas han sido víctimas de atentados terroristas en Francia en los últimos años y la seguridad, claro, ha sido otro de los puntos principales de la campaña. Una campaña que se ha visto enturbiada por el atentado, reivindicado por el Estado Islámico, de ayer en París que se cobró la vida de un policía, además de dejar tres heridos. Solo unos días antes, se producía la detención de dos sospechosos de preparar atentados contra los candidatos antes de las elecciones. El todavía presidente de la República, François Hollande insistió en que las autoridades trabajan para garantizar la seguridad durante el fin de la campaña y la jornada electoral, pero no solo.

Europa, en el punto de mira

Tras las pasadas elecciones en los Países Bajos –que dejaron al Partido por la Libertad de Geert Wilders fuera del gobierno casi con toda seguridad-, en el horizonte de 2017 esperan ahora Reino Unido y Alemania, además de posibles convocatorias en Grecia e Italia. Pero de momento, las que más preocupan son las presidenciales en Francia.

El futuro de uno de países fundadores en la Unión Europea ha sido uno de los ejes de la carrera presidencial. De un lado, Emmanuel Macron que ha enarbolado –literalmente- la bandera de la UE durante la campaña. Macron defiende una mayor integración europea y la instauración de un sistema de gobierno de la zona Euro. Por su parte, François Fillon, que también apuesta por una suerte de forma de gobierno del euro, tiene una posición mucho más continuista. En el extremo contrario están Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon, aunque con visiones diferentes. El candidato de la ‘Francia Insumisa’ cuestiona y critica la Unión Europea pero apuesta por una reforma de la institución. La salida de Francia de la UE es solo el ‘plan B’ de Mélenchon. Para Le Pen, que amenaza con un referéndum sobre el euro y la Unión si sale elegida como presidenta de Francia, es el ‘Plan A’.

En una entrevista con un diario alemán hace unas semanas, el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker dijo en alusión a las elecciones en Francia que esperaba que prevalecieran “los defensores de la Unión Europea”. Una victoria del euroescepticismo en uno de los países más importantes de la UE sería un duro golpe para Bruselas, en plena crisis política y con el Brexit en el horizonte.

Jean-Luc Mélenchon, ¿la sorpresa?

En tan solo un mes, entre marzo y abril de 2017, la intención de voto a Jean-Luc Mélenchon ha aumentado 7 puntos situándose así en la cuarta posición. El candidato de la ‘Francia Insumisa’ ha ido viendo crecer su popularidad mitin a mitin. Gracias al uso de los hologramas para poder estar presente en varias ciudades al mismo tiempo; su victoria en los debates televisados por sus dotes de oratoria; su capacidad para conectar con los jóvenes y sobre todo, su imagen de candidato que representa un cambio de sistema, ha logrado movilizar  el hartazgo de una parte del electorado. Pero no solo, también ha conseguido construir un proyecto que es para muchos una opción real y tangible de izquierdas. Y eso puede ser un as bajo la manga: según los sondeos, el 50% de los votantes del candidato socialista Benoît Hamon consideran a Mélenchon su segunda opción y un 39% de ellos aún no ha decidido su voto. El eurodiputado por el Partido de la Izquierda francés tiene aún margen para crecer y podría ser la gran sorpresa de las elecciones francesas.

Evolución de los sondeos y principales candidatos en las presidenciales francesas.
Evolución de los sondeos y principales candidatos en las presidenciales francesas. / Fuente: BFFTV y EFE / Elaboración: Miguel Mulas (Efe)
(*) Beatriz Ríos es periodista.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend