Mustafa Hijri: "El presidente iraní no es más que un gestor que hace lo que le dicen"

Mustafa Hijri. Kurdistán
Mustafa Hijri, secretario general del PDKI, en su despacho. / Foto cedida

Mustafa Hijri es, desde el año 2012, secretario general del Partido Democrático del Kurdistán de Irán (PDKI), una de las organizaciones más activas de la oposición y que ha reiniciado sus acciones armadas contra el régimen iraní. Nacido en la localidad de Nagadeh, junto al lago Urmie, en 1945, participó primero en la lucha contra el sha Reza Pahlevi y luego contra el ayatolá Jomeini, reclamando la autonomía para los kurdos y un sistema federal democrático para el conjunto de Irán. En una reciente visita a España, ha valorado la actual situación dentro de Irán tras el acuerdo del grupo llamado “cinco más uno” (EEUU, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) para levantar el embargo internacional que pesaba sobre la República Islámica y la intervención de Teherán en los distintos conflictos de Oriente Medio.

Publicidad

– El presidente iraní Hasán Ruhani prometió el año 2013, durante su campaña electoral, mayor libertad política y también para los distintos pueblos y creencias religiosas de Irán.

– El presidente de Irán carece de poder en relación con las libertades políticas o religiosas; así lo manifestó en su momento y con claridad el expresidente Mohamad Jatami cuando dijo que no era más que un gestor que hace lo que le dicen. Esas promesas de Hasán Ruhani habría que analizarlas, por lo tanto, en el contexto de una campaña electoral. En realidad, durante el mandato de Ruhani, las libertades políticas y religiosas han sufrido mayores restricciones y han aumentado las ejecuciones de presos políticos, sobre todo kurdos, de otras minorías étnicas, suníes y personas de comunidades no musulmanas, como los bahais. Los informes de la ONU y de otros centros sobre derechos humanos ponen en evidencia esta situación.

– ¿Sabe usted cuántos presos kurdos han sido ejecutados bajo la presidencia de Ruhani?

“Actualmente hay veintitrés presos políticos kurdos condenados a muerte”

Publicidad

– Actualmente hay veintitrés presos políticos kurdos condenados a muerte. Durante el pasado año 2016, solamente en la cárcel de Rajay Shahr, fueron ejecutados veintiún presos suníes. Mohamed Abdullahi fue uno de los presos políticos kurdos ejecutados en la prisión de Urmie y otro preso kurdo, Hadayat Abdullapur, fue condenado a muerte en la ciudad de Shono. Por otro lado, también hay que tener en cuenta que cincuenta y dos civiles kurdos, entre ellos seis menores y tres mujeres, han perdido la vida debido a la explosión de minas; otros siete resultaron heridos cuando desactivaban estas minas. Todavía hay dieciséis millones de minas de la guerra entre Irak e Irán sin desactivar, gran parte de ellas en las provincias kurdas, y hasta ahora el régimen no ha dado pasos serios en este sentido. Irán es uno de los 36 países que no ha firmado el convenio contra el uso de estas minas. Lo más triste de todo esto es que las víctimas de las minas no reciben ningún tipo de ayuda por parte del Gobierno.

– ¿Qué consecuencias ha tenido dentro de Irán el levantamiento internacional de las sanciones?

– Antes de la firma del acuerdo entre Irán y el grupo “cinco más uno” para el levantamiento del embargo internacional que pesaba sobre Irán, las autoridades de la República Islámica, y en especial el presidente Ruhani, prometieron que habría mejoras en la capacidad adquisitiva y en la situación laboral de la población. Pero ya ha transcurrido año y medio desde dicho acuerdo y solo quedan vagas palabras de las autoridades y de los bancos. La moneda iraní, el tomán, se ha devaluado y está bajo mínimos frente al dólar.

– ¿Cree que la Presidencia de Trump volverá a la política de mano dura frente al régimen iraní?

– Todo indica que la política de Trump sobre Irán será más dura que la de Obama pero tampoco creo que tome ninguna decisión drástica contra la República Islámica. No hay que apresurarse a juzgar la política de Trump sobre Irán.

– ¿Qué opinión le merece el ataque con misiles a una base siria tras el incidente con bombas químicas?

“Había que poner una línea roja a este horrendo ataque químico del Gobierno sirio en el que murió gente inocente para que no se repita”

– La intervención de EEUU ante este horrendo ataque químico del Gobierno sirio en el que murió gente inocente y que contó con el apoyo de Rusia y de la República Islámica, fue positivo, fue una advertencia. Hay que poner una línea roja a este tipo de ataques para que no se repitan. Si la administración Obama hubiese tomado en serio el anterior ataque químico y cumplido su palabra de tomar represalias, seguramente no habríamos asistido a este nuevo bombardeo químico. La acción de EEUU ha enfadado a Rusia e Irán, pero EEUU y Rusia limarán pronto sus diferencias y no descarto que estas dos grandes potencias busquen una solución final a la guerra siria. A ambos les interesa ponerse de acuerdo sobre los problemas de Oriente Medio y, en ese caso, el principal perdedor será la República Islámica.

– ¿Se puede hablar de una nueva alianza internacional entre Irán, Rusia y Turquía?

– La alianza entre esos países sobre Siria, el futuro de Bachar al Asad y la oposición parece frágil. Cada uno de esos países tiene objetivos distintos cuando no opuestos. Tanto Turquía como Irán pretenden expandir su influencia en Oriente Medio, pero Irán es un sistema islámico chií basado en el Welayat-e Faqih (poder del jurisconsulto) y Turquía es un país musulmán suní, mientras que la estrategia rusa tiene otros objetivos. No creo, por lo tanto, que esa alianza sea estratégica ni que dure mucho.

– ¿Es cierto que la intervención iraní en Irak para luchar contra el Estado Islámico (Daesh) es también una intervención contra el Gobierno de Abadi en Bagdad y contra el liderazgo del ayatolá Alí Sistani dentro de la religión chií?

“Irán es uno de los países que más ha ayudado al Daesh y sus declaraciones afirmando que lucha contra ellos están dirigidos a engañar a la opinión pública”

– Al contrario de lo que ha manifestado hasta ahora Irán, la República Islámica no ha luchado en serio contra el Daesh ni tampoco lo hará en el futuro. La existencia del Daesh ha dado una buena oportunidad a la República Islámica para aumentar su influencia en los países de la zona, sobre todo en Irak y Siria. Pero, en realidad, Irán es uno de los países que más ha ayudado al Daesh y sus declaraciones afirmando que lucha contra el Daesh están dirigidos más bien a engañar a la opinión pública. El Daesh campa a sus anchas y comete atentados terroristas por doquier: ¿no es una casualidad que no haya actuado en Irán? Por otro lado, es cierto que la República Islámica no está de acuerdo con el liderazgo de Sistani entre los chiíes porque Jamenei se considera el líder religioso de todos los musulmanes del mundo y cualquier otro líder es para él un rival pero, al mismo tiempo, mantiene su poder e influencia en Bagdad, desarrollando sus planes sin problemas incluso con su propio ejército.

– Si el chiísmo iraní y el alawismo sirio de Bachar al Asad tienen poco que ver, ¿cuál es el verdadero objetivo del apoyo de Irán al Gobierno de Damasco?

– Es cierto que la religión de Irán está fundada en el chiísmo del duodécimo imam mientras que el alawismo sirio responde al chiísmo del séptimo imam. El verdadero objetivo del apoyo iraní al régimen de Asad es expandir su poder, además de apoyar y fortalecer al Hezbolá del Líbano, una organización que considerada integrante del Sepah-e-Pasdaran (Guardianes de la Revolución iraníes), a otros grupos palestinos o enemigos de Israel.

– Antes del último Newruz (Año Nuevo kurdo) hubo contactos entre los distintos partidos del Kurdistán iraní para organizar actos de protesta. ¿Esto indica que se está produciendo una coordinación contra el Gobierno de Teherán?

– Antes del Newruz los partidos kurdos mantuvieron una reunión para organizar y coordinar los actos de esa celebración en el Kurdistán de Irán, realizar actividades políticas con sus militantes, partidarios y en general entre la población y que la gente mostrara su júbilo también con consignas e intervenciones políticas. Este hecho ha tenido un buen impacto para acercar las posiciones de los distintos partidos y sus simpatizantes, y el Newruz se ha celebrado este año con mayor solemnidad en lo que se refiere a las reivindicaciones del pueblo kurdo.

– ¿Por qué su partido ha reiniciado la lucha armada después de más de veinte años? ¿Cree realmente que se puede derribar al régimen por la vía armada?

“Creemos que no se pueda derrotar al régimen iraní con las armas sino con la lucha de las masas”

– Nosotros no hemos reanudado la lucha armada; únicamente hemos enviado peshmergas para que estén al lado del pueblo en su lucha en contra del régimen. Pondré un ejemplo. Durante el año 2015 no hubo ningún enfrentamiento porque las fuerzas del régimen no atacaron a nuestras guerrillas dentro del Kurdistán iraní; sin embargo, el pasado año las fuerzas armadas iraníes atacaron posiciones de los peshmergas en varios lugares y los peshmergas respondieron, registrándose varios enfrentamientos. Nosotros no creemos que se pueda derrotar al régimen iraní con las armas sino con la lucha de las masas uniendo la que se realiza en las ciudades y la de las montañas.

– ¿Qué queda del Movimiento Verde en Irán? ¿Por qué no ha vuelto a haber movimientos populares de protesta en las calles?

– El Movimiento Verde ya no actúa como antes; ahora pretende infiltrarse en el Poder pero el régimen no se lo permite. También han perdido mucho apoyo porque sus dirigentes, como el resto del régimen, aceptan el sistema Welayat-e-Faqih y la Constitución, por lo que la gente no ve diferencias entre ellos y el régimen. En estos últimos años, los jóvenes iraníes han radicalizado su posición frente al régimen y están buscando alternativas totalmente distintas.