Con seis basta

2

 

 

 

 

 

 

Capdevilla, Casillas y Puyol, abatidos tras el gol de Suiza. / EFE

 

EMPUNA PUNA

Decepcionado, amargado, desesperanzado, triste, cabizbajo... Cualquier apelativo de esos define mi estado en el momento en el que me dispongo a escribir esta bitácora. Ha sido un palo muy duro, sobre todo, porque ha llegado de forma inesperada.

El día empezó soleado en Sudáfrica y terminó con un mazazo frío, seco y contundente. No hay Bizcocheta ni Empuna Puna que lo puedan remediar ya. Eso sí, al menos, hoy sé que podré dormir más de 4 horas porque, es tal el trancazo que tengo, producto de los continuos cambios climáticos que hay en este país, que apenas puedo mantenerme en pie.

Lo mejor de la tarde, sin duda, mi encuentro con un futbolista histórico, cuyo nombre omitiré por motivos obvios. Curtido en mil batallas y buen conocedor de este tipo de eventos, me recomendó calma, paciencia y, sobre todo, mucha fé: "Ustedes tienen una selección excepcional. Son tan buenos, que, a diferencia del resto, no necesitarán siete partidos para ganar este Mundial. Con los seis últimos será más que suficiente. Ni mi selección ni ninguna otra pueden frenar a una España inspirada"

Bueno, creo que me vio tan bajo, tan perdido, tan errante, que exageró un poco el comentario para animarme. Y lo consiguió. Esto no se acaba hasta que se acaba y, para eso, aún queda un buen trecho que recorrer.

LA BIZCOCHETA

Mal negocio ese de aspirar a ganar un Mundial y perder el primer partido. De hecho, en 80 años de historia, nadie lo ha logrado y es esta es, por tanto, una nueva barrera, otra más, que se interpone en el camino de España hacia su sueño de campeonar en el Soccer City de Johanesburgo, el próximo 11 de Julio.

Convendría, no obstante, acercar la mirada a la resolución del Grupo H, antes de empezar a pensar en la final. No en vano, la selección española ha empezado perdiendo, con éste, en seis mundiales y sólo en uno de ellos logró superar la primera criba. Excepción hecha de México-86 (clasificados, pese a perder en el debut contra Brasil), La Roja ha caído, en estas mismas circunstancias, en 1962 (Checoslovaquia), 1966 (Argentina), 1978 (Austria) y 1998 (Nigeria)

Del mismo modo, no podemos obviar que sólo un 18% de las selecciones que perdieron su primer partido en un Mundial, lograron clasificarse para la siguiente ronda.

Eso sí, no hay mal que cien años dure y, si no, que se lo pregunten a Suiza, que no había podido derrotar nunca a España y fue a hacerlo, justamente, en el momento más inoportuno e inesperado de la historia.


loading...

2 Comments
  1. ecoylogica says

    Primero, qué nervios y después, qué bajón más inoportuno. Tenemos que romper las estadísticas como sea. Ahora que ya nos hemos quitado el pin de favoritos tenemos que ganar.

  2. David says

    Es edificante ver la falta de crítica por parte de la prensa al Del Bosque. Está claro que este partido se juega 100 veces y gana 99 España, porque fue un resultado muy injusto para lo que pasó en el partido. Así que sin querer echarle la culpa al seleccionador, sí diré que poco a poco le está quitando la idea a España.

    Xabi Alonso es un jugadorazo, pero o lo pones de pivote (y esto no es viable, porque tiene grandes lagunas defensivas) o no lo pones. Porque él juega a otra cosa diferente de la que juegan Xavi, Silva, Villa e Iniesta. Sus cambios de juego son espectaculares, pero rompen tanto la línea de defensa como la de ataque. Eso cuando se trata de juego de ataque estático, sin contragolpe.

    Luego está el caso de Navas. Si va a jugar Navas, que también juego Mata y que pogan a Llorente. No tiene sentido jugar con bandas cuando no tenemos rematadores en el campo. Además que Navas hace de focalizador de juego como lo hace Crouch. Al ser rápido y regatear bien, se le pasan casi todos los balones, pero el peligro que crea es testimonial. Osea, muy bonito pero poco efectivo.

    Está bien tener alternativas, pero está mejor saber a qué se juega. La selección española ganó jugando al toque y al juego interior y mareando al rival. Si le quitas eso, es darle vida a los rivales.

Leave A Reply

Your email address will not be published.