Sangre española

0

EMPUNA PUNA

Mis primeras 24 horas como campeón del mundo, porque, que a nadie se le olvide, aquí somos campeones TODOS los españoles, representados, eso sí, por nuestros 23 héroes, han sido de un relax total. Me he levantado a una hora indecente, dadas las circunstancias, y me he desplazado al corazón de Johanesburgo, para hacer algunas compras. Pero ese corazón, lamentablemente, ya no latía con la fuerza que lo ha hecho durante los últimos 31 días.

La ciudad estaba casi desierta y las pocas personas que había en la calle estaban desmontando todas las ubicaciones y motivos relacionados con el Mundial. Como sería la cosa que, en nuestro restaurante favorito, donde hace sólo dos días era imposible cenar sin reserva previa, a pesar de tener capacidad para más de 1.000 comensales, hoy no había prácticamente nadie y hemos podido degustar nuestro último trozo de deliciosa carne sudafricana, sin ningún problema. En sólo unas pocas horas, esta urbe se ha vaciado y ha perdido gran parte de su colorido, ése con el que el Mundial viste, sin excepciones, a cuantas ciudades visita.

Ahora entiendo por qué en el mes de Abril ya no quedaban plazas de avión libres, para regresar a España antes del día 13, pero, en el fondo, lo agradezco. Gracias a que hubo gente más previsora que yo, en el tema de la reserva de vuelos, voy a poder gozar de dos días de regalo en este maravilloso país, en el que se ha cumplido el sueño de mi vida.

Os aseguro que Johanesburgo está como loca con la selección española. Aquí hemos dejado un buen poso. Raro es el sitio en el que no ves a un lugareño con la bufanda, la gorra, la camiseta o el chándal de La Roja. Y si te escuchan hablar en español, rápidamente se acercan a felicitarte por el triunfo. Son gente amable, agradecida y, desde ayer, con un poquito de sangre española en sus venas.

LA BIZCOCHETA

Neil de Jong da una patada en el pecho a Xabi Alonso durante la Final. / Kim Ludbrook (Efe)

El Mundial de Sudáfrica nos ha dejado infinidad de datos y curiosidades. Por ejemplo, sorprende comprobar como Alemania ha marcado 15 de sus 16 tantos desde dentro del área, como México ha marcado todos los suyos en los segundos tiempos, como Inglaterra ha hecho lo propio en los primeros tiempos o como todos los goles de Japón han sido anotados con el pie izquierdo.

Nueva Zelanda ha sido el único país que se ha marchado de este Campeonato del Mundo sin ninguna derrota y, a su vez, junto con Corea del Norte y Eslovenia, la selección que menos jugadores ha utilizado (15). Justo lo contrario ha sucedido con Alemania, que alineó a todos sus convocados, a excepción del tercer guardameta.

Y no me olvido de una última referencia a la final del domingo que fue, con 14 tarjetas, la más antideportiva de todos los tiempos, duplicando ampliamente el anterior registro, que databa de 1986 (6 amonestaciones). A ello contribuyeron una violentísima selección holandesa y un árbitro, el más "tarjetero" de este mundial, que tuvo una actuación, en mi opinión, lamentable.


loading...

Leave A Reply

Your email address will not be published.