En crisis hasta los dientes

0

Pregunto a un dentista amigo mío si a él le está afectando la crisis. Dice que sí; luego, matiza: “Afortunadamente, mis pacientes más antiguos no han dejado de venir... Eso sí, espacian las visitas. ¡Lo curioso es que ahora hacemos más endodoncias que nunca!”

¡Demonios! ¿Cómo es eso?

Y mi circunspecto amigo me explica que, tanto aplaza ahora la gente sus citas, que, cuando llegan a la clínica, es porque se la pieza en cuestión ya se le cae a trozos. El desaguisado en el molar, diente o colmillo es de tal calibre que más fácil es que entre por ese agujero incipiente el camello aquel del mito, que por el de la aguja.

Y, claro, la solución es practicar la endodoncia; más cara para el paciente, y con menos beneficios para el médico. Aquellas pequeñas caries que se corregían con empastes y retoques, apenas sin esfuerzo, cuando los españoles eran ricos y gastaban a espuertas su dinero (incluso para cuidarse la boca) ahora son socavones que requieren cirugía...

Y a todo esto se añade esas limpiezas de boca que ciertamente escasean. “¡Esas si que han disminuido!”, clama, rotundo, el dentista. “Creo que de aquí a unos años van a llegarnos pacientes que ni a martillazos podremos quitarles el sarro”, comenta, sin duda exagerando.

Esto es lo que traen consigo las crisis. Cuanto más pobre es el pobre, menos cuida su salud y más cara le sale luego. Pero... ¡Cuidado con la boca! Porque por la boca muere el pez, no se olvide. Una boca sana siempre es una garantía más de que nuestro cuerpo será un poco más sano. A un afamado futbolista, ya retirado, le oí decir una vez que la causa de sus repetidas lesiones musculares estaba en que tenía una muela picada... En cuanto le trataron bien la caries, dejó de lesionarse.

Y concluyo con esta admonición: ¡No hay que descuidar la salud de la boca! La crisis está manifestándose con formas tan sutiles que más parece un vil reptil. A quienes las muelas se les pican la crisis les “sugiere” esperar “un poco más” antes de ir al dentista; “un poco más, a ver si lo arreglamos con un calmante”; “un poco más a ver si se me pasa”. Un poco más...

Pero esto significa solamente más gasto, menos salud, más problemas estomacales... En fin, la crisis económica —parece ser— se está llevando por delante hasta los dientes de la gente.

Leave A Reply

Your email address will not be published.