Silencio, se muere

0

Hay películas a las que te acercas como a un amante nuevo: ansiosa, incondicional y apasionadamente. Bien porque han recibido opiniones favorables de críticos en los que confías, bien porque el actor protagonista sabe elegir buenos proyectos, bien porque el director no ha hecho nada malo desde sus comienzos. Este último caso es el de La ventana. Su director, Carlos Sorín, ha levantado despacio y sin mucho ruido una filmografía breve pero interesante basada en hechos cotidianos e interpretada por actores no profesionales (La película del Rey, Historias mínimas, Bombón el Perro…).


En esta ocasión ha recurrido al polifacético escritor Antonio Larreta para interpretar a otro escritor el último día de su vida: el paseo clandestino para acariciar el viento, la hierba y el sol; la visita del hijo distante; el recuerdo de la madre en la infancia; el piano silencioso; la madera crujiente del suelo; los sonoros segundos en el reloj de pared; las cortinas entreabiertas; las conversaciones de los jóvenes vecinos…. La vida. La vida que se va. La muerte. La muerte que viene. Poesía sin música y con planos cuidados. Que juzgue cada cual. Yo no puedo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.