La farsa de Bretón llega a su final

El acusado José Bretón llegando a una de las sesiones del juicio que se ha celebrado en la Audiencia de Córdoba. / Efe

Culpable de haber matado a sus dos hijos sirviéndose de su fortaleza física y autoridad para matarlos. 21 meses después y tras cuatro días de deliberaciones, el jurado popular responsable de juzgar a José Bretón por la muerte de Ruth y José ha aprobado, por unanimidad, el punto 14 considerando que el acusado empleó alevosía en su proceder delictivo. Este consenso, importante, se traducirá en una condena por asesinato en la sentencia que debe emitir ahora el juez.

21 meses después, el jurado ha argumentado su decisión sobre cada hecho delictivo y ha considerado probados por unanimidad casi todos los puntos del veredicto. Así, por ejemplo, considera que la hoguera fue una pira funeraria para los niños otorgando validez al peritaje del forense Francisco Etxebarría y zanjando la polémica sobre el error del primer examen forense realizado por la perito policial Josefina Lamas que aseguraba que los restos encontrados allí no eran humanos.

Publicidad

Así, según el veredicto, Bretón al salir de casa de sus padres se dirigió con los menores en su vehículo hacia Las Quemadillas «suministrándoles durante el trayecto, o al llegar a la misma, un número indeterminado de pastillas de los tranquilizantes Motivan y Orfidal, para facilitar su adormecimiento total y/o su muerte». El jurado asume, por tanto, en este punto, la versión de la fiscal y la acusación particular. Sin embargo, no puede considerar probado que Bretón fuera con el coche de su hermana a la finca de Las Quemadillas para asegurarse que no hubiera vecinos, que arrojara a dos contenedores bolsas con las ropas de sus hijos, tras haberlos matado y quemado sus cuerpos.

El letrado de Bretón, por su parte, ha adelantado que hará uso de los recursos de que disponga. Visto para sentencia, el siguiente paso será que el presidente del tribunal, Pedro J. Vela, redactará la sentencia y dictaminará los años que deberá pagar por su crimen en la cárcel. Tanto la Fiscalía como la acusación particular piden 40 años de cárcel, la máxima establecida, por doble asesinato en grado de parentesco y agravante de alevosía además de otro delito de simulación de delito. El jurado ha acordado, además, que no se le debe dar al Gobierno la posibilidad de conceder el indulto a Bretón.