ESCUELA DE CALOR CON AMANTIS

Sexo en el agua: todo lo que tienes que saber

  • Las vacaciones traen más tiempo libre y nuevos espacios para el sexo, pero, ¿es seguro hacerlo en la piscina o la playa?
  • Si has decidido no viajar, también hay juguetes sumergibles con los que disfrutar la ducha o el baño
  • Es mejor evitar la penetración en el mar, pero eso no significa tener que renunciar al placer

0

Despertarse sin las prisas de tener que ir corriendo a la oficina, quedarse un ratito más en la cama, bajar la curva del estrés y que la única obligación del día sea disfrutar dando un largo paseo por la playa. Con el relax de las vacaciones, muchas personas se dedican a mimarse y se entregan al sexo, ya sea solas o acompañadas. Los escenarios son variados y pueden ser muy eróticos: playa, piscina, un jacuzzi o una simple ducha. Sin embargo, surgen muchas dudas sobre cómo tener sexo de manera segura en lugares como el mar.

En este recorrido por el sexo, empecemos por ese lugar en el que, sea cual sea tu destino vacacional, vas a tener un ratito de privacidad cada día: la ducha. “El momento de la ducha incluye ese factor sorpresa que ayuda a activar la adrenalina y la excitación. La imagen de los cuerpos mojados y resbaladizos bailando al son del agua puede ser una fantasía muy excitante y fácilmente realizable”, confirma Esperanza Gil, sexóloga y responsable de la tienda erótica amantis Russafa, en Valencia. La masturbación o una ducha en pareja puede convertir ese momento de limpieza “aséptico” en una experiencia llena de sensualidad. 

Si viajas con la familia tampoco tienes que privarte de ese ratito de autoplacer. Es tu momento: “El agua es un gran amortiguador del sonido y el cuarto de baño, un espacio privado de la casa. Por ello, divertirse a solas en la ducha (gemidos y juguetes incluidos) puede ser un momento de intimidad fantástico”. Es el momento de sacar de la maleta los juguetes sumergibles. La experta nos recomienda dos del catálogo de amantis. Por un lado, el Dit Magic, una funda para el dedo índice, rígida y curvada con una anilla de seguridad para que no se nos escape y podamos tener todo el control sobre la estimulación. 

Si eres de las que llenas hasta arriba la maleta, también hay vibradores anales de bolsillo para llevarlos a cualquier parte, como Mini Kuta: “Puede utilizarse con total seguridad en todo el cuerpo. Ambos están confeccionados con una suave silicona muy agradable al tacto y ofrecen nueve patrones diferentes de vibración”, explica la experta.

Mar y piscina: precauciones

El caso del agua del mar y de la piscina es distinto: “Puede contener agentes que irriten e incluso propicien infecciones en nuestras zonas íntimas por lo que la penetración no resulta demasiado recomendable”. Otras prácticas como la masturbación o subir la temperatura con el petting pueden ser más cómodas y añaden morbo a un día de playa. 

Además, la experta recuerda que en el caso de practicar el coito bajo el agua, “hay que tener en cuenta que esta ofrece cierta resistencia y fricción, por lo que se debe contar con un buen lubricante de base silicona que no se absorbe, crea una película en la zona y permite un deslizamiento mejor por más tiempo”. Y como en el resto de situaciones, hay que usar preservativo para evitar embarazos e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). 

Leave A Reply

Your email address will not be published.