LA ÚNICA DE EUROPA

Los ecologistas, contra “el sinsentido” de que España abra una mina de uranio a cielo abierto

  • “El CSN solo se posiciona, es al Ministerio de Transición Ecológica a quien corresponde la autorización”, explica Javier Andaluz, de Ecologistas en Acción
  • ¿Qué sentido tiene una mina de uranio cuando en 2050 tendríamos que tener una energía 100% renovable? Es una incoherencia absoluta”, dice Carlos Bravo, de WWF

5

La historia se remonta una década atrás. La empresa australiana, Berkeley Minera España, decidió explotar los recursos minerales de uranio en Retortillo, un pueblo de Salamanca con unos 200 habitantes. Los trámites y trabas burocráticas han retrasado el proyecto de esta multinacional y este mes de septiembre caduca la autorización previa para establecer una planta de concentración de uranio en dicha localidad.

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han exigido al Ministerio para la Transición Ecológica que rechace renovar este permiso por ser un proyecto “sinsentido” de gran coste medioambiental que abriría en España la única mina de uranio a cielo abierto de Europa.

El proyecto de la mina de Retortillo, que afecta también a las localidades colindantes de Villares de Yeltes y Villavieja de Yeltes, es polémico desde sus orígenes y ha puesto en contra a muchos vecinos. Antes de que Berkeley asumiera el proyecto, la empresa pública española del uranio, Enusa, había renunciado al mismo por su escasa rentabilidad. Se trata de un megaproyecto que, además de la mina de cielo abierto, consta de una planta de procesado de mineral de uranio (un instalación radiactiva nuclear) y una planta de almacenamiento de residuos nucleares. El emplazamiento es el área protegida de la Red Natura 2000 y una de las víctimas colaterales sería el río Yeltes, amenazado por el vertido de residuos con riesgo radiactivo, según las organizaciones ecologistas.

Sin embargo, en 2015 la Junta de Castilla y León emitió un informe ambiental favorable al megaproyecto y el Gobierno de Mariano Rajoy le otorgó a Berkeley una autorización previa que caduca este mes de septiembre. El pasado mes de julio, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) se mostró favorable al trámite de renovación, pero la última palabra corresponde al Gobierno, que además tendría que aprobar otros dos permisos de construcción y explotación. “El CSN solo se posiciona, es al Ministerio de Transición Ecológica a quien corresponde la renovación o cancelación de la autorización”, explica Javier Andaluz, de Ecologistas en Acción.

“Además de los argumentos ambientales o radiológicos hay un acuerdo del Gobierno central con el sector eléctrico y un calendario de cierre para abandonar la energía nuclear. ¿Qué sentido tiene una mina de uranio que llevará tiempo en construirse cuando se supone que en 2050 tendríamos que tener una energía 100% renovable? Es una incoherencia absoluta”, remarca Carlos Bravo, de WWF.

Además del declive de la energía nuclear, los proyectos nucleares del uranio, que debe ser extraído y concentrado a partir de minerales, escasea y tiene poca rentabilidad en Europa y también en Retortillo. advierten los ecologistas. “No tiene viabilidad. No hay una gran cantidad de uranio y, por otro lado, lo que encontramos aquí tiene una riqueza muy pequeña. Por otro lado, hay un montón de uranio almacenado tras desastres nucleares como el de Fukushima (Japón) y otros países donde la riqueza es mayor. No tiene sentido generar más uranio”, añade Bravo.

Para los ecologistas el verdadero motivo de Berkeley para continuar con el proyecto es su “componente especulativo”. Las acciones de la empresa se dispararon un 17% hace una semana, cuando el Ayuntamiento de Retortillo otorgó la licencia urbanísitica a la empresa, un trámite que la multinacional se encargó de promocionar a bombo y platillo.

Las consecuencias medioambientales y económicas

Las primeras consecuencias del megaproyecto ya son una realidad. Según denuncian las organizaciones ecologistas, “a pesar de no haber conseguido todos los permisos necesarios, la empresa ya ha realizado grandes movimientos de tierras y arrancado más de 2.000 encinas, algunas de ellas centenarias”.

Entre las consecuencias más directas se encuentran las habituales asociadas a la minería, “la deforestación, la abertura del hueco, el impacto climático y el gran transporte de materiales”, explica Andaluz. En este caso, además, el proceso implica la generación del gas radón, el gas radiactivo que se genera a partir de la desintegración natural del uranio y que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaco. La dispersión de partículas asociadas a esta actividad minera pondría en riesgo a la población y al ganado.

Además, denuncian las organizaciones ecologistas que la degradación ambiental perdurará y será irreversible cuando pasen los 10 años que la empresa prevé que durará la explotación. “La contaminación y el riesgo radiactivo permanecerá de manera persistente en la zona y deberá ser la administración pública, con dinero de todos los ciudadanos, quien vele durante décadas por esta instalación radiactiva y sus residuos”, que tienen cientos de años de vida.

Uno de los ganchos que ha utilizado la empresa Berkeley para convencer a las autoridades locales de su proyecto ha sido la promesa de trabajo. En un comunicado reciente prometen generar más de 1.000 empleos directos e indirectos de los cuales más de 500 se crearán “de forma inmediata y directa al inicio de la construcción de la mina”. Bravo cree que la promesa está “inflada” y que, por el contrario, puede ser devastador el efecto del proyecto 'radactivo' en la economía local, fundamentalmente ganadera. “Además de la contaminación que se va a generar en el medioamiente, ¿quién querría carne o leche de la zona?”, pone como ejemplo.

En su comunicado de denuncia, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF también explican que la Comisión Europea está estudiando la apertura de un expediente de infracción contra España por incumplir la Directiva Marco de Agua y de la Directiva relativa a impactos de proyectos sobre el medio ambiente y que el proyecto plantea “graves las amenazas” a Portugal, ya que “la proximidad al río Duero de esta mina de uranio a cielo abierto hace muy probable la contaminación del agua por escorrentía y por el polvo radiactivo que genera la explotación”.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA

Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

5 Comments
  1. Miguel says

    Desde luego que los españoles/as somos » materia reservada….» ; más que nada por lo de » defecar en nuestro propio plato de comida » para beneficio de ¿¿¿¿¿¿¿¿¿………..???????? ( l@s de siempre) y perjuicio de ¿¿¿¿¿¿¿¿¿……???????? ( l@s de siempre) , y así con este sencillo método y la indiferencia del personal ; finalmente hemos conseguido ser » poseedores……» los españoles/as de esta » gran zorrera de país llamado España» .
    PD.
    ¿Oyen eso…… ? , no es un lobo , es la Cayetana aullando al mandangas del Pablito Casado al comprobar que en su amado PartidoPodrido (PP) ; son to@s moderad@s conservadores/as y tal y tal………..

    1. Miguel says

      España en si misma ; es un sinsentido.

  2. Jose says

    Muy bien. Pues que no se haga la mina. ¿Qué alternativa le ofrecemos a los habitantes de esa comarca? Ninguna, directos a la desaparición. Nadie va a beber la leche de sus vacas porque no habrá nadie que las crie. Enhorabuena a todos los que no os volveréis a acordar de Retortillo y su comarca

  3. Carlos Saenz says

    Estas asociaciones ecologistas, que viven de subvenciones públicas, mienten o, por lo menos, no dicen la verdad. El mineral de uranio no es radiactivo por si mismo, por cuanto, para serlo, precisa de un tratamiento muy especial que nunca se hace en el lugar de extracción. Si lo fuera, estos terrenos, y el Duero, estarían contaminados desde hace millones de años y los que comemos carne o tomamos teche de esta zona o estaríamos muertos o seríamos unas pilas reactivas andantes. Por último, me gustaría oír a estas OSG, organizaciones SI gubernamentales, en cuanto chupan del Estado, que los 1.000 puestos de trabajo en esta zona deprimida, les importan un carajo. Pero, claro, desde la moqueta de Madrid, es complicado.

  4. María says

    Me gustaría añadir un par de cosas:
    1-¿Cómo contamina una mina de uranio?
    El uranio está contenido dentro de las rocas, es decir ya existe y tiene radiactividad tal cual está ahora mismo en la naturaleza.
    La radioactividad consiste en que la energía interna de un elemento no es editable y se «transforma». En el caso del uranio se acaba convirtiendo en torio al liberar electrones con una fuerte emisión de calor, esto se da también en la naturaleza continuamente, la diferencia es el tiempo que tarda y que para poder aprovechar más esa energía se promueve la concentración de U235, respecto a U234 y U238
    El proceso de activación: aumentar la proporción de isótopos de u235, no se da «in-situ» requiere un proceso que se dará en una planta de tratamiento.
    2- Las medidas de impacto ambiental de cualquier mina a cielo abierto son mucho más estrictas que la de cualquier otro tipo de obra, vierese una autovía. Debo incidir que la primera leyes de impacto ambiental fueron promovidas por el sector, así como las de seguridad y salud.
    3-El punto más «débil» de contaminación es el tratamiento de estériles, es decir, de la roca y material que se ha excluido por su carencia de, en este caso, uranio.
    4- La energía nuclear es 100% limpia. Los residuos «nucleares» que se generan son las barras de combustible que se almacenan dentro de la propia central durante mucho tiempo hasta que son enviadas a un vertedero nuclear, junto con material de hospitales (que también es radioactivo) etc. Una vez allí se entierran en bunkers de cemento (que a parte de servir para la construcción, son buenos absorbiendo la radiactividad. Estos bloques de cemento se meten en otros bloques de cemento como si de una matriusca se tratara. Posteriormente se entierran y se monitoriza.
    A parte de eso la energía nuclear únicamente genera vapor de agua. (Eso que aparece en los Simpsons es una torre de refrigeración, sirve para condensar el agua)
    5- Recomiendo informarse más de lo que se denominan energías renovables:
    A día de hoy:
    -La energía solar fotovoltaica cuyo principal componente son los paneles solares: tienen una eficiencia del 20%
    Están compuestos de sílice (que contamina) y la gestión de los mismos como residuo a fecha de hoy no existe. Es decir no se ha creado ninguna tecnología capaz de separar las capas del encapsulante y haciendo una gestión eficiente como residuo.
    Sin contar con las baterías(temas a parte)
    -Las energías renovables son variables y no estables: pueden producir la caída de la red eléctrica.
    -«No siempre llueve a gusto de todos» a día de hoy nadie ha inventado nada para que la radiación solar, la lluvia, o el viento estén ahí cuando los necesitamos. Esto implicaría que cada vez que quisieras cargar tu ordenador/coche/fábricas, etc… No podrías.
    La única energía renovable capaz de almacenar energía para poder suministrarse a «placer» es la energía hidráulica y en todas las cuencas hidrográficas hay un orden de prioridad en el que predomina el consumo humano y el riego (cargar el móvil sí, beber agua no?)
    Dentro de la misma las centrales de bombeo capaces de almacenar agua en embalses en temporadas de superávit energético. Para eso habría que construir más embalses (y volver a la época de Franco)

    6- La última palabra es el consejo de seguridad nuclear, el cual ha sido designado por el gobierno. Para decir que no debe dar los motivos por los cuales no sé da y permitir a la empresa subsanarlos. Es decir, si es por «contaminación» poner más medios etc.
    A día de hoy ha pasado todos los permisos porque los medios que han puesto están por encima de lo que marca la legalidad, repito, mucho más estricta que cualquier otra obra.
    Si se les pide que tienen que llegar a 10 y ellos llegan a 11, no se puede berrinchear luego.
    Lo que no se puede hacer es decir que no rotundamente simplemente por una opinión infundada, poco técnica y carente de argumentos, se deben poner medios para un entendimiento.

    Para ser ecologista hay que entender y no todo es blanco o negro. Igual que todo en la vida.
    Querer tenerlo todo es imposible, todos aquí tenemos ordenador y móvil y elementos que consumen energía, solamente hay que saber qué precio se debe pagar.

Leave A Reply

Your email address will not be published.