La elección de un polémico exfiscal como embajador de Colombia compromete a Sánchez

  • Una investigación periodística en Colombia ha aportado pruebas que infieren que Martínez utilizó su cargo como fiscal general para dañar el proceso de paz
  • Sus compatriotas piden aquí al Gobierno de Pedro Sánchez lo rechace, de lo contrario quedaría protegido con la inmunidad diplomática
  • El Gobierno, en la encrucijada: sería polémico que diera el plácet, pero si rechaza el nombramiento es probable que se produzca un conflicto diplomático

2

La noticia del nombramiento como embajador de Colombia en España del polémico exfiscal colombiano Néstor Humberto Martínez por parte del presidente de este país, Ivan Duque, ha causado indignación entre la ciudadanía y las organizaciones colombianas. La propuesta ha salido a la luz justo después de que una investigación del diario El Espectador, uno de los principales del país, aportara pruebas que infieren que Martínez utilizó su cargo como fiscal general para dañar el proceso de paz. También se le ha señalado por supuesta corrupción y evasión fiscal. Sus compatriotas piden aquí al Gobierno de Pedro Sánchez que le rechace como embajador, de lo contrario estaría blindado con la inmunidad diplomática ante futuras investigaciones judiciales.

La investigación periodística sostiene que la Fiscalía General de Colombia, con Martínez al frente, colaboró en "un entrampamiento", una falsa operación ilegal para hacer caer a exmiembros de la guerrilla de las FARC, junto a la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés). Los agentes estadounidenses se hicieron pasar por narcotraficantes mexicanos y la Fiscalía habría aportado cinco kilos de cocaína para que cayeran en la operación varios exguerrilleros, entre ellos el excomandante Jesús Santrich, quien formó parte del equipo negociador en los acuerdos de paz.

La información ha sido obtenida a través de los 24.000 audios del expediente de Santrich. Otro aspecto llamativo es que Fiscalía de Martínez solo entregó 12 de estos audios a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), encargada de juzgar a los actores involucrados en el conflicto armado. Este órgano acabó poniendo a Santrich en libertad un año después, al no encontrar pruebas concluyentes. Ante las presiones de EEUU para extraditarle y juzgarle, éste escapó y se incorporó a la disidencia de la guerrilla que recuperó las armas, un duro golpe para el proceso de paz en Colombia. Todo ello alimentó la crítica contra la justicia transicional por su supuesta permisividad. La propia JEP ha confirmado que en efecto tanto EEUU como la Fiscalía se negaron a entregarles las pruebas que necesitaban para incriminar o exculpar al excomandante.

El exfiscal “utilizó la Fiscalía para dañar la implementación de los acuerdos de paz. Inmediatamente después de salir la noticia en El Espectador, el Gobierno de Duque lo asigna embajador de Colombia”, resume Natalia Munevar, portavoz del Comité por la Paz de Colombia en Madrid. “España no puede ignorar la grave crisis de derechos que sufre el país y las implicaciones que tiene este nombramiento, si quiere ser coherente con su objetivo de contribuir a la paz que debe abanderar la lucha contra la impunidad”, ha demandado su colectivo en una carta a la ministra de Exteriores, Arancha González Laya.

Varias organizaciones colombianas se han posicionando en contra del polémico nombramiento del exfiscal precisamente en una de las embajadas más importantes para su país. “El señor Néstor Humberto Martínez debe ser procesado, enjuiciado y responder ante la justicia colombiana, o en su defecto, ante instancias de la justicia internacional que tienen el deber de perseguir a los perpetradores de graves crímenes internacionales”, ha denunciado también la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos, red que integra a cerca de 300 organizaciones sociales y de defensa de los derechos humanos.

Otros presuntos delitos

Martínez renunció a su cargo de fiscal general el 15 de mayo de 2019, según anunció, por su desacuerdo con la JEP en dejar en libertad a Jesús Santrich y denegar su extradición a EEUU. Sin embargo, según la prensa colombiana, la Corte Suprema de Justicia había incluido en su orden del día exigir su dimisión por sus posibles vínculos con el caso de megacorrupción Odebrecht. Anticiparse a esta comunicación le habría sido posible gracias a que montó un sistema de escuchas ilegales a altos magistrados, a periodistas, a activistas de los derechos humanos, a políticos y opositores, según aseguró el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) , la policía judicial colombiana.

Las puertas giratorias son naturales para el exfiscal, quien pasó de defender como abogado a un grupo bancario asociado con Odebrecht a ocupar el máximo cargo en el ente acusador. La sospecha de que Martínez conocía las irregularidades de la constructora y no denunció llevó a miles de manifestantes a exigir su renuncia como fiscal general en varias ciudades del país.

La lista de los sucesos delictivos que salpican al exfiscal continúa. “Está acusado de ocultar bienes y fondos financieros por medio de una empresa de fachada de su propiedad, basada en Panamá, que no ha sido declarada y por la que evade impuestos, dentro de los cuales se encuentra un lujoso apartamento en Madrid valorado en 3 millones de euros y fondos depositados en el Banco Santander, provenientes, presuntamente de paraísos fiscales”, explican desde la red Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos.

La respuesta de España

Según el procedimiento diplomático habitual, al Ejecutivo español le tocaría ahora recibir la comunicación oficial de que Martínez ha sido propuesto como embajador en nuestro país. Normalmente se suele otorgar el plácet -beneplácito del Gobierno a que la persona designada ejerza como embajador en su territorio-, aunque el país receptor puede rechazarlo. Si se decanta por esta última opción, es probable que se produzca un conflicto diplomático.

El proceso no tiene por qué ser público aunque fuentes próximas al Gobierno explican a cuartopoder que todavía no se ha recibido comunicación oficial alguna por parte de Colombia. Es probable que al menos una parte del Ejecutivo esté en contra del nombramiento. Enrique Santiago, secretario general del PCE y uno de los portavoces de Unidas Podemos en el Congreso, participó como abogado en el proceso de paz colombiano.

La comunidad de colombianos en Europa y en España batallará en las siguientes semanas o incluso meses para que se acabe negando el plácet al exfiscal. Según advierten, no es la primera vez que su país propone como embajadores a personajes públicos y políticos con problemas judiciales. "Durante el Gobierno de Álvaro Uribe, muchos de sus aliados y funcionarios más cercanos y cuestionados terminaron premiados con consulados y embajadas", recuerdan. “Nosotros no lo queremos en España, pero ¿ustedes quieren a este sujeto en territorio español? Probablemente es una de las personas con más expedientes de investigación abiertos en Colombia”, advierte Munevar.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
2 Comments
  1. Florentino says

    … Blindar con inmunidad al personaje Néstor Humberto Martínez, como embajador, cuándo todos los indicios en hechos donde él ha estado «manipulando», que han costado vidas, y han entorpecido el diálogo y la paz… ¡ esto, no puede ser admitido por el Gobierno español!.
    Ya publicaba LUH! pocos días atrás que, según fuentes consultadas, el nombramiento del letrado como embajador,
    «escondía una misión orquestada desde la Presidencia de Iván Duque y la derecha española: por un lado, ayudar al «golpista venezolano Leopoldo López en su huída de la justicia y, por otro escapar de todos los desórdenes legales que están investigándose en torno al ejercicio de su responsabilidad».
    La periodista D´arcy Quinn denunciaba el «montaje» urdido para acabar con el proceso de paz. Además de propiciar la extradición a Estados Unidos del ex guerrillero Jesús Santrich… por narcotráfico. Sobresaliendo en el caso «Odebrecht».
    María este Gobierno nuestro, no le debe de temblar la mano; es «soberano» y la diplomacia para que sea «neutral», no deben de existir ninguna excusa… se recusa , siendo su gobierno el que deba de buscar la salida, al que «sabe demasiado».
    Además, de tener a la «derecha ultra», en campaña de desprestigio permanente… al no aceptar la «democracia», el «juego limpio» y el sentido de las libertades humanas, sin hipotecas, políticas y mediáticas!.
    Es de sospechar también el deseo de algún «barón» con «doble nacionalidad»… ¡que haya marcado con esa X tan mortal, el recorrido del mismísimo Gobierno de España!.
    En este país María, quedan muchas X por despejar, tantas verdades por desclasificar, y tantos «mitos» por coger del «pito»… ¡¡quitando el falso disfraz de socialista!!.

    Nelson Mandela: «Los verdaderos líderes deben de estar dispuestos a sacrificarlo todo, por la libertad de su pueblo».

  2. May says

    Este personaje es una vergüenza para mi país, es de los peores truanes de cuello blanco que ha pasado por el gobierno de Iván Duque. Confío en que el Gobierno español, no premiará este delincuente dándole la oportunidad de evadir la ley.

Leave A Reply

Your email address will not be published.