Un Día del Clima para reflexionar sobre lo nuclear

2
Un grupo de trabajadores, mientras realizaba tareas, el pasado martes, para intentar restablecer la energía eléctrica en el reactor 1 de la central de Fukushima. / Efe (Fotografía facilitada por TEPCO, empresa propietaria de la central)

Otra celebración más. Nos pasamos la vida de conmemoración en conmemoración sin solución de continuidad. Hoy toca la del Día del Clima, para terminar una semana que empezó con el del Agua y siguió con el de la Poesía. Muchos días y, quizá, poca reflexión. De eso dicen que se trata hoy, al menos, cuando a lo mejor lo que haría falta es un poco de acción. O de discusión y debate. Empecemos por la reflexión.

¿Sobre qué reflexionar? Hoy, se supone que sobre el cambio climático. Dicho así, parece que suena a poco. Porque, con la que está cayendo en Japón, deberíamos ser un tanto más concretos y reflexionar, puesto que del clima se trata, sobre algo más concreto y más tangible como el uso de la energía, que es, al cabo, lo que determina e influye en el cambio climático que venimos constatando.

Publicidad

En ese terreno, la actualidad impone la energía nuclear y las consecuencias de su uso, pues Fukushima sigue siendo el recordatorio diario de lo que tenemos que afrontar. Podemos anticipar hoy, a propósito del Día, que el lunes 28 es el aniversario del accidente nuclear de 1979 en la planta de Three Mile Island, en Pennsylvania (Estados Unidos), que fue la primera advertencia seria y luctuosa de esas consecuencias. Treinta y dos años después, están en Japón luchando por paliar los efectos de otro accidente nuclear. Mientras, en el continente con mayor concentración de plantas nucleares y escenario del problema más grave de la breve historia atómica –Chernobil– , los gobiernos han sido lo suficientemente hábiles como para desviar el debate a una simple comprobación –estricta, eso sí– de las condiciones de seguridad en que operan las centrales nucleares. El viernes por la tarde, el presidente del Gobierno español insistió en esa línea tras el Consejo Europeo en Bruselas.

Sigue Rodríguez Zapatero, al dictado indudable de lo que sugiere su ministro de Industria Miguel Sebastián, hurtando la oficialidad a un debate que ya está, sin embargo, instalado en la sociedad española: seguir o no manteniendo las centrales nucleares como fuente de energía, aunque el PP no se aclare de qué va la cosa. Quien dude de que esa controversia está presente y es real aquí y ahora no tiene más que repasar lo publicado en los medios de comunicación en los últimos días.

Afortunadamente, en España tenemos documentos que, realizados antes del inicio de la tragedia de Japón –de la que hoy Día del Clima se cumplen dos semanas–, ofrecen datos y alternativas para llevar eliminar la energía nuclear como suministradora del 20,21% del total del mix energético nacional. Se trata de la propuesta de generación eléctrica para 2020 sin nucleares, un estudio realizado por expertos de Ecologistas en Acción (EeA) durante un año y que demuestra que es posible desnuclearizar España en plazo tan breve sin merma de la calidad de vida, según sus autores. Entre ellos están Francisco Castejón, físico nuclear, Javier González, experto en gestión y ahorro energético, y Pablo Cotarelo, responsable de cambio climático de EeA.

Hay otros expertos que, sin referirse a ese trabajo, están en franco desacuerdo y así lo dicen. Como el director general del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), Cayetano López Martínez, para quien “la energía nuclear sigue siendo una fuente sostenible que complementa muy bien las energías renovables”.

La percepción sobre el asunto está muy equilibrada dentro de la división, según una reciente encuesta del Foro Nuclear de España, promotor del uso de esa energía, aunque otras consultas no tan recientes ofrecen datos mucho más desfavorables para el mantenimiento de esas centrales.

Lo que demuestra que, por mucho que se pretenda eludirlo, el debate está presente y actual entre la población española. Y sobre todo ahora, después del desastre de Japón y las sucesivas negativas noticias que caen gota a gota relativas a Garoña, Cofrentes, Ascó o el proyecto de almacén de residuos. Sólo falta oficializarlo sin ambages y, ya que hablamos del Clima y sus cambios, qué mejor día que éste para hablar del uso de la energía nuclear… y sus consecuencias.

2 Comments
  1. Ohjuanoh says

    Aún aceptando la visión ideológica en el asunto nuclear, ¿no es el caso de que algo de tecnología vendría bien para tonificar el debate? Y, ¿podría hablarse que, ante el mayor accidente posible, la central japonesa ha logrado resistir razonablemente? Algo así como aquello de la botella medio llena, tomando en consideración, sobre todo, la afectación radiactiva en los peces que alimentan a japoneses. Eso sí, el terremoto, el subsiguiente tsunami y sus desvastadoras inundaciones, ocasionarán, sin duda, más desastres.

  2. caty says

    creo que este problema ya no solo afecta a japon y a sus lrededores nos afecta al mundo ojala esto logre controlarse creo que hay que ser solidario y positivo con las personas que sufren este terrible catastrofe y tener f n dios ue pronto esto pasara muchas gracias caty

Leave A Reply

Your email address will not be published.