La UE dificultará la reapertura de Garoña tras el cierre de dos centrales belgas

4
Cierre_central_nuclear_Doel3_Garoña
Imagen de la central nuclear Doel 3, una de las dos clausuradas por el Gobierno belga. / Wikipedia

La armonización normativa de la seguridad y mantenimiento de las centrales nucleares europeas propuesta por la Unión Europea dificultará aún más, si cabe, la reapertura de las instalaciones atómicas de Santa María de Garoña (Nuclenor), solicitada el mes pasado por su propietaria, Nuclenor, a pesar de que cumplió su vida útil prevista de 40 años en 2011.

Esta misma semana, los 28 países que forman la UE acordaron en Bruselas armonizar sus criterios sobre seguridad y eficiencia para las 132 centrales nucleares que actualmente funcionan en sus territorios. Es una consecuencia de la alarma producida por el accidente en Fukushima (Japón) tras el tsunami de hace tres años.

Publicidad

Al margen de que las similitudes entre la central de Garoña y la de Fukushima, que ya se pusieron de manifiesto cuando ocurrió el accidente aún sin solucionar, la armonización normativa europea supondrá una dificultad añadida, cuando no un radical varapalo, para las pretensiones de Nuclenor (Endesa e Iberdrola al 50%) de volver a poner en marcha la central burgalesa, con la aquiescencia del gobierno del Partido Popular, tras el cese de actividad de diciembre de 2012.

El reciente caso del cierre decretado por el gobierno de Bélgica de las centrales de Doel 3 (cuatro reactores, cerca de Amberes) y Tihange 2 (tres, próxima a Lieja) afectará directamente a las pretensiones de reabrir Garoña, coinciden los expertos en energía nuclear de Ecologistas en Acción, Francisco Castejón, y de Greenpeace, Raquel Montón. El caso es simple: Doel 3 y Tihange 2 fueron cerradas el 26 de marzo pasado al encontrarse “problemas inesperados” en los test de seguridad que se realizaban y que revelaron la inadecuada resistencia del material con el que se construyeron las vasijas de combustible (uranio) de los reactores. Esto fue un mes y medio después de que el Gobierno español aprobara la norma para que Nuclenor pudiera solicitar la reapertura de Garoña.

Sorprendentemente en España el caso belga pasó sin pena ni gloria. No debería haber sido así, puesto que la vasija de Garoña está hecha con los mismos materiales y por la misma empresa que las de Doel 3 y Tihange 2.... y que la de Fukushima. En Bélgica la decisión de cierre –tras numerosos test de seguridad que se venían haciendo desde 2012– fue adoptada sin rodeos e inmediatamente por el resultado de las pruebas, a pesar de que la vida útil de Doel 3 llega hasta 2022.

Con este precedente y la actual situación en la central burgalesa, cerrada por motivos de seguridad por mucho que el Gobierno insista en que son económicos, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) “pide que se asegure que en Garoña no existen los mismos problemas que en Doel o en Tihange”, cree Raquel Montón de Greeanpeace. “Eso exige tiempo y dinero, que son factores ambos que obran en contra de una posible reapertura”, concluye.

Por otro lado, en la perspectiva de la armonización europea de la normativa de seguridad nuclear, resulta muy dudoso que la central de Nuclenor pudiera superar las pruebas cuyo resultado han provocado el cierre de las dos instalaciones belgas. “En Garoña habría que hacer las mismas inspecciones que se han hecho allí para ver si cumple los estándares de seguridad”, mantiene Francisco Castejón de EeA. “Y es más que probable que no las cumpliría y tuviera los mismos problemas que las belgas porque los materiales de las vasijas son muy similares, si no idénticos”.

El tema de fondo, para ambos expertos españoles, es que las centrales nucleares son “inseguras” y “muy caras” de mantener. Esta segunda característica es la que lleva a portavoces pronucleares a intentar diluir los problemas de seguridad en asuntos económicos , como se encargó de recalcar en España la portavoz gubernamental, Soraya Sáez de Santamaría, para explicar el cierre de Garoña que se quiere convertir en temporal y no en definitivo.

4 Comments
  1. LuisB says

    A qué esperas para dar el salto a una cooperativa de electricidad verde como Som Energia y GoiEner ?

Leave A Reply

Your email address will not be published.