facebook    twitter    google plus    youtube
   
INTENTONA GOLPISTA EN TURQUÍA / OPINIÓN

Erdogán responde a la intentona de los militares con un golpe de Estado civil

MANUEL MARTORELL | Publicado: - Actualizado: 11:01

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Reddit
Concentracion-contra_golpe_Turquia

Miles de seguidores de Erdogán, durante una concentración celebrada ayer contra la intentona golpista. / Efe

Aunque en estos momentos sea lo menos correcto políticamente que se pueda decir, el resultado del golpe de Estado en Turquía no supone un triunfo de la democracia, como de forma prácticamente unánime están manifestando los distintos organismos internacionales, gobiernos europeos y partidos políticos, incluidos los españoles.

No se puede confundir el rechazo a la intervención militar contra un gobierno legítimamente constituido con el apoyo a un proyecto político que nada tiene que ver con los valores democráticos, como está evidenciando la respuesta de Tayip Erdogán a la intentona golpista al hacer saltar por los aires la independencia entre los distintos poderes del Estado.

¿Cómo se puede considerar un triunfo de la democracia que un Gobierno ordene la detención de los miembros del Tribunal Constitucional, como ha ocurrido con los casos de Alparslan Altan y Erdal Ercan? Estos dos magistrados de la máxima instancia jurídica que tiene un Estado democrático se opusieron hace solo unos días a una reforma del sistema judicial considerada el mayor atentado a la independencia del poder judicial por las principales asociaciones de jueces y fiscales trucos.

Tras la detención de estos dos compañeros, ¿cuál puede ser el estado de ánimo de los demás miembros de un tribunal al que supuestamente deben obediencia todas las instituciones de un Estado democrático? Parece razonable pensar que temerán ser igualmente detenidos y posiblemente encarcelados si se oponen a quien se está presentando ante el resto del mundo como el paladín de la democracia cuando, en realidad, ha llevado a Turquía el peor periodo de su historia en lo que se refiere a la violación de los derechos humanos y a la conculcación de las libertades políticas.

Quienes han apoyado a Erdogán prácticamente de forma incondicional tras el golpe de Estado tampoco pueden llamarse a engaño porque el presidente turco dijo bien claro, cuando ese Tribunal Constitucional ordenó la puesta en libertad de los periodistas Can Dundar y Ercan Gul, encarcelados por denunciar el suministro de armas a grupos yihadistas de Siria, que no iba a respetar, ni cumplir ni obedecer al Tribunal Constitucional, anunciando, además, que tomaría las medidas necesarias para que este tipo de sentencias no volvieran a repetirse.

Erdogán, aprovechando el golpe militar, cumple ahora su palabra, al parecer ante un consentimiento generalizado, igual que está ocurriendo con la destitución y procesamiento de miles de jueces pertenecientes al Tribunal Supremo, al Consejo Superior de la Justicia y al Consejo de Estado, hechos que suponen un verdadero asalto al Poder Judicial por parte de un poder político que debiera tener como línea roja el respeto al vigente ordenamiento jurídico.

Solo con esta fulminante desintegración en la práctica del Tribunal Constitucional y ataque a la independencia judicial ya se podría afirmar que Erdogán está respondiendo al golpe militar con un golpe de Estado civil contra el sistema democrático.

Y algo parecido se podría afirmar de la campaña de intimidación y silenciamiento de los grandes medios de comunicación, que ha colocado a Turquía entre los países donde la libertad de prensa se encuentra más amenazada. Así lo han denunciado de forma reiterada las principales y más prestigiosas asociaciones de periodistas, editores de periódicos y organizaciones en defensa de los derechos humanos de todo el mundo.

Utilizar para todo ello el chivo expiatorio de Fethullah Gulen o del terrorismo del PKK linda ya lo grotesco si no tuviera esta situación tan fatales consecuencias para el sistema político y la sociedad turcas. Lanzar a la Policía al asalto del periódico “gulenista” Sabah, el de mayor tirada del país, bajo la acusación de promover un golpe de Estado contra Erdogán en colaboración con el PKK es tan ridículo, salvando las distancias, como acusar en España al ABC de asociarse con ETA para derribar a Rajoy.

No cabe duda de que la organización dirigida por Fethullah Gulen, una corriente islamista más pragmática que la de Erdogán, tiene o ha tenido una influencia destacable en las distintas estructuras del Estado, pero responsabilizarle en exclusiva del descontento existente en la sociedad turca y ahora también dentro de la fuerzas armadas, como ha hecho Erdogán al pedir a Estados Unidos la inmediata extradición de este antiguo aliado y ahora acusado de terrorismo raya también lo cómico.

Quien conozca bien la realidad de Turquía sabe que, desde hace tiempo, ronda el fantasma del enfrentamiento civil y esta asonada militar debe interpretarse no tanto como una gran capacidad de maniobra que Fethullah Gulen rechaza tener sino como el más serio indicio de ese escenario de guerra civil que nadie se atreve a mencionar.

Resultado:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas ( 66/5 | 14 votos)
Imprimir Enviar

Categoría | internacional

Comentarios |No hay comentarios »

Erdogan responde à tentativa de golpe militar com um golpe de Estado civil. | O Palheiro | Martes, 19 19Europe/Madrid Julio 19Europe/Madrid 2016 || puntuación:0
Vote -1 Vote +1

[…] de Manuel Martorell, publicado em cuartopoder.es. Tradução de Carlos Santos para […]

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Normas de uso

Para dejar un comentario es necesario registrarse.

No se admitirán los que sean contrarios a las leyes españolas o insultantes.


PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

ÚLTIMOS COMENTARIOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

ÚLTIMAS ENTRADAS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

BUSCAR

Aviso Legal | Política de cookies | ¿Quiénes somos? | Publicidad | Diseño Web

Salvo indicaciones, el contenido íntegro de Cuarto Poder de Mesa de Redacción, SL
está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.
Creative Commons License