Se evita el cierre de Colpisa a costa de sus periodistas

4

Está a punto de cerrarse otro ataque a la dignidad profesional de los periodistas de este país. Después de cuatro meses de tira y afloja, el grupo Vocento ha conseguido que la plantilla de la agencia Colpisa, renuncie a los derechos adquiridos durante años, con la única esperanza de mantener su puesto de trabajo, esperanza que, por otra parte, no está garantizada, pues nada impide a la dirección despedir a cualquiera de ellos, a pesar de dicha renuncia.

Como ya informó cuartopoder, la dirección de Colpisa presentó a primeros de este mes un expediente de regulación de empleo con extinción de todos los contratos y bajo esa amenaza los trabajadores, reunidos en asamblea, han decidido por dieciocho votos a favor y ocho en contra, aceptar las condiciones que se les ofrecen: reducción de los salarios en un 8,85% (frente al 10% inicial que pedía la dirección) , supresión de tres días de asuntos propios, desaparición del cheque comida por importe de 9,00 euros, pérdida de dos días de vacaciones y la rebaja hasta enero de 2013 de la paga de beneficios. Lo único que ha conseguido mantener la plantilla es el plus de fin de semana, que la empresa también pretendía suprimir. Se ofrecen igualmente bajas incentivadas a los trabajadores que se quieran acoger a ellas, con 45 días por año trabajado y 42 mensualidades si se acogen seis o más empleados y 36 mensualidades si son menos de seis.

A pesar de que Vocento no ha retirado aún el ERE,  sí que se ha presentado ante la Dirección General de Trabajo, el acuerdo alcanzado entre empresa y trabajadores para permitir la viabilidad de la agencia.

Publicidad

Además, se ha firmado un nuevo convenio colectivo, que entrará en vigor el 1 de enero de 2011 en el que se plasma toda esta pérdida de derechos y, al igual que se ha hecho en el convenio del diario ABC, se impide a la empresa despedir por causas objetivas ( es decir, con una indemnización de veinte días de salario). La introducción de categorías y reestructuración de las retribuciones en este nuevo convenio, mantendrán a duras penas a los trabajadores actuales pero impondrán unas condiciones muy precarias a los nuevos empleados que se contraten.

Todas estas medidas para una empresa que tuvo 5.000 euros de pérdidas en 2007 y 600 euros en 2008, volviendo a dar beneficios en el año 2009.

El grupo Vocento, con el diario ABC a la cabeza, se está convirtiendo en el mayor justiciero de los periodistas de este país, profesionales con muchos años a sus espaldas que resultan caros para la dirección, que busca cambiarlos por periodistas con menor formación y experiencia pero con una nómina que ronde los mil euros. Durante el año 2009 se llevo a cabo un ERE que afectó a 238 empleados, y la semana pasada, justo tras firmar el nuevo convenio, se despìdió a cinco redactores jefes y sse prevé que la cifra continúe creciendo.

4 Comments
  1. celine says

    Pues sólo le falta eso a ABC para seguir perdiendo lectores: una nómina de jovencillos fáciles de manejar y con poco sueldo dará como resultado un diario de noticias previsibles, mal contadas (todos hemos tenido que aprender pero con alguien que nos enseñara) y peor tituladas. Sí que vamos bien y esta vez lo digo como lectora.

  2. Nino says

    Hemos llegado a esto porque los periodistas en este país no hemos querido ni sabido luchar contra la concentración de medios ni contra las empresas. Nos hemos creído una especie de élite porque nos codeamos con famosos y políticos y hemos permitido que las condiciones de nuestra profesión se degradasen cada vez más. No importaban las condiciones de los compañeros (becarios o menos ‘antiguos’ en la empresa), así que hemos dejado que se empobreciesen sus condiciones. Hemos pasado de unirnos a sindicatos mayoritarios o independientes para defender nuestros derechos.
    Creo que todo esto es en parte culpa nuestra.

  3. Per Rito says

    Nino tiene toda la razón del mundo. Es culpa nuestra, lo lleva siendo desde hace años. Pero lo peor es que tenemos una Federación de Asociaciones de la Prensa, que podría servir para movilizar a la profesión periodística y no hace nada, excepto contar a los que despiden. En otros países no tan lejanos, los periodistas se han puesto en huelga, todos, y no ha pasado nada. En los años que llevo trabajando, y ya son unos poquitos, no recuerdo una huelga de medios de comunicación en este país.

  4. Malkmus says

    Es lo de siempre. Nos pasamos toda la vida denunciando los problemas y agravios en el resto de los sectores. En el nuestro, todos calladitos y en fila. Así nos va. Nos lo merecemos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.