El juego de la Gioconda

2
Detalles de La Gioconda de Leonardo Da Vinci (izda.) y de la que se conserva en el Museo del Prado, una vez restaurada. / Fotos: Wikipedia y Luca Piergiovanni (Efe)

Después de una restauración rutinaria, la copia de La Gioconda del Museo del Prado ha resultado un bombazo. Aunque llevara toda la vida luciendo en la pared de la pinacoteca junto a la Anunciación, de Fra Angelico, había sido considerada una mera copia, incluso mediocre, por algunos expertos, y ahora hasta el Museo del Louvre constata que se trata de un descubrimiento sensacional. Insisto: no estaba almacenada en la bodega del museo como han dicho algunos medios, sino exhibida, aunque llevaba meses en el gabinete de restauración, donde se le han realizado reflectografías con rayos infrarrojos que han revelado que las correcciones del cuadro son idénticas a las que Leonardo hacía en la original.

¿Qué quiere esto decir? Pues que probablemente discípulo y maestro estaban en el mismo taller de pintura trabajando juntos. Puede que lo pintara Francesco Melzi o quizás Andrea Salai pues ambos eran discípulos predilectos. ¿Qué consecuencia trae este descubrimiento? Pues que ya no figurará en la pared del Prado como simple copia sino como “taller de Leonardo” lo que tiene mucho más caché, por así decir. El hecho de descubrir que la madera del cuadro no era roble, como se creía -lo que le colocaba en algún oscuro taller flamenco- sino nogal que era el material habitual del maestro, hizo saltar la liebre.

Publicidad

La Gioconda del Museo del Prado antes de su restauración (arriba) y después. / Fotos: museodelprado.es y Luca Piergiovanni (Efe)

El retrato “madrileño” de Lisa Gherardini –que es el nombre que le han puesto los historiadores a la mujer- es más favorecedor, de rostro más delicado simplemente porque el fondo oscuro contribuye a afinarle los rasgos. El paisaje del fondo fue repintado en oscuro hacia el siglo XVIII como era costumbre, pero estar está, y saldrá a relucir como merece, cuando el cuadro sea expuesto el 21 de febrero. Incluso viajará a la exposición que el Louvre prepara sobre la Santa Ana de Leonardo, entre el 29 de marzo y el 25 de junio, una visita histórica en la que las dos damas se volverán a ver después de cinco siglos de separación. Dicen que el estado de conservación de la copia de El Prado es excelente frente a lo que le pasa al original. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que a Leonardo le gustaba experimentar con pigmentos, pinturas y materiales de modo que algunos de sus cuadros han sufrido daños con el tiempo, según me ha documentado una fuente de la pinacoteca de toda confianza.

Hay otro cuadro que podría dar que hablar en el madrileño museo Lázaro Galdiano: El Salvador adolescente, atribuido a un discípulo de Leonardo. ¿Y si resulta que es de Da Vinci? Ahora está de gira en Londres, donde este domingo se cierra una exitosa expo de Leonardo en la corte de Milan. Ya se verá, si continúa esta ola de descubrimientos pictóricos de los más grandes maestros que llevamos viendo de unos años a esta parte.

Dos reflexiones a cuento: la primera, que es inevitable pensar en los criterios que llevan a los expertos a rechazar o ensalzar una misma obra, y que animan a creer que se trata de conveniencias del momento o alguna otra oculta razón. El mercado está detrás, cómo no, ya que este cuadro, antes tan humilde, ahora cotizará muy por lo alto. ¿Cuántos enjuagues de valoraciones de cuadros no se habrán hecho y se seguirán haciendo por expertos y no tan expertos por los siglos de los siglos?

La segunda, que esta algarabía a cuenta de la Gioconda aúpa al director del museo, Miguel Zugaza, que aspira a que el nuevo gobierno le confirme en el puesto, lo que le tiene a todo trajín de acá para allá, fotografiándose para salir en los papeles y haciendo declaraciones a tutiplén. Quizás hasta tenga algo que ver la despedida de una de sus designadas a dedo, Pilar Sedano, quien ha puesto una denuncia contra el Prado por despido improcedente, ya que la obligan a volver al Instituto de Restauración, donde el sueldo no es ni la sombra del que tenía en la pinacoteca nacional. Ay.

2 Comments
  1. estrella says

    Davinci está de moda. A ver cuántos “Milagros” se producen en 2012.

    http://ngm.nationalgeographic.com/2012/02/lost-da-vinci/o-neill-text

  2. Michel Teló says

    Adoro minhas gajas!!!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.