Los informes del comité de empresa de Telemadrid confirman que los despidos se podrían evitar

0
Los miembros del Comité de Empresa de Telemadrid: de izquierda a derecha: Angel García y Celia Soria de UGT; Teresa García, presidenta del Comité y Luis Lombardo de CCOO y Angel Jiménez y Carlos Alonso de CGT. / M. A. Benedicto (APM)

La dirección de Telemadrid no compareció el pasado miércoles a la reunión con la autoridad laboral y la representación de los trabajadores para comunicarles la decisión final que había adoptado sobre el despido colectivo. No dio la cara. Ayer por la tarde, las representaciones sindicales recibieron el informe por burofax, con las salidas que se producirán en cada departamento. Algunos se desmantelan totalmente. Finalmente la empresa no va a recolocar a ningún despedido en empresas de la Comunidad de Madrid, ni va a acceder a aprobar prejubilaciones. Los despidos serán con veinte días por año trabajado.

Ayer la Asociación de la Prensa de Madrid acogió a los trabajadores del ente público, que dieron una rueda de prensa para explicar a los medios por qué están en contra del ERE y por qué acudirán a los tribunales. Y razones no les faltan. El Estatuto de los Trabajadores establece que el periodo de consultas deberá versar, como mínimo, sobre las posibilidades de evitar o reducir los despidos colectivos. La empresa ha dejado transcurrir el mes de consultas sin hacer una sola propuesta. Sólo al final mejoró las condiciones para los despidos, pero no abordó ninguna medida para evitarlos. El número tan abultado de salidas -861- y la negativa rotunda de la empresa a acoger ni una sola de las medidas de ahorro propuestas por los trabajadores, impidieron que estos aceptaran el acuerdo. Como decía un miembro del Comité de empresa durante la rueda de prensa "la oferta de la empresa siempre ha sido cómo salir, no cómo quedarse".

Los tres sindicatos, CCOO, UGT y CGT, han presentado distintas propuestas de ahorro: reducción de salarios, reducción de directivos y miembros del Consejo de Administración y de reestructuración de la parrilla que permitieran mantener el empleo y la programación y la respuesta que han obtenido de la dirección es que "cómo se les ocurre a ellos pretender organizar nada". Están intentando salvar sus puestos de trabajo, permitiendo a la vez mantener un servicio público de televisión sostenible.

Los datos que reflejan las propuestas de los sindicatos no hacen más que darles la razón: en el ente público hay 22 directivos que cobran un sueldo superior al presidente del Gobierno; el gasto en personal en 2011 fue de 60 millones, de los cuales 18 se destinaron a pagar a directivos y cargos fuera de convenio, que son el 30% de la plantilla; del año 2004 al 2011, en la Dirección de Informativos se ha pasado de 2 a 12 directivos, de 14 a 49 cargos intermedios y de 125 a 187 redactores. La razón: se ha creado una redacción paralela, que no ha accedido a su puesto por concurso y que sigue la línea editorial que marca la dirección. En este período, sin embargo, se han despedido a 300 personas de los departamentos técnicos. La empresa, a pesar de tener medios humanos y materiales suficientes para producir su programación, subcontrata con empresas externas, lo que encarece la programación, como se acredita con los datos que constan en los informes. Desde que Esperanza Aguirre accediera a la presidencia de la Comunidad, la audiencia ha pasado del 17% en 2003 al 6% en 2012.

Tras los despidos, la dirección sólo mantendrá en antena dos informativos diarios, Diario de la Noche, Madrileños por el Mundo y Madrid Directo. Estos dos últimos programas, que se hacían completamente con personal de plantilla, serán externalizados, con el consiguiente sobrecoste. El resto de la parrilla serán películas y programas grabados. Frente a esta propuesta que pone en la calle a 861 personas, el comité de empresa, con el mismo presupuesto, propone realizar una programación completa, sin despedir a ningún trabajador y lo acreditan con cifras concretas.

La última gota que ha colmado la indignación de la plantilla ha sido la publicación ayer de una convocatoria por la que Telemadrid saca a concurso "la asistencia técnica para la ejecución del ERE". La ley obliga a las empresas que despidan a más de 50 empleados a llevar a cabo un plan de recolocación externa a través de empresas autorizadas, que debe incluir medidas de formación y orientación profesional y búsqueda activa de empleo. Pues bien, ese plan va a costarle a todos los madrileños 452.025 euros, o lo que es lo mismo, el sueldo anual de 12 trabajadores de Telemadrid. En el peor momento de desempleo de nuestro país una empresa pública despide a 861 empleados, mientras las cifras corroboran que se podría evitar y además se gasta el sueldo anual de 12 de esos trabajadores en un plan de recolocación externa, cuando, además, los medios de comunicación son el sector más castigado por el desempleo y las posibilidades de colocarse, escasas o nulas.

Todos estos despropósitos y muchos más que aparecen en los tres informes, hacen confiar a la plantilla en que la balanza de la justicia se inclinará hacia su  lado porque como decía la presidenta del comité: "Nosotros no queremos que nos indemnicen, queremos trabajar en el medio que hemos creado nosotros hace 25 años"

Leave A Reply

Your email address will not be published.