Acoso a la prensa: dos periodistas gráficos, detenidos en su domicilio por la Policía

2
Raúl Capín
El fotorreportero Raúl Capín, con la cara ensangrentada tras la agresión policial que sufrió en la marcha de mineros celebrada en julio del año pasado. / Facebook de Acampadasol

La Policía detuvo ayer en su domicilio a dos fotoperiodistas, Raúl Capín y Adolfo Lujan por un supuesto delito de atentado contra la autoridad. Tras prestar declaración en dependencias policiales, quedaron detenidos hasta que hoy pasen a disposición judicial. El abogado de Raúl, Rafael Mayoral, comentaba, a la salida de comisaría, que le habían preguntado sobre extremos relacionados con su profesión de periodista y con algunas manifestaciones que ha cubierto recientemente, como Rodea el Congreso, el 25 de abril, o la marcha de las Mareas Ciudadanas, el 23 de febrero.

Las detenciones han provocado una oleada de reacciones de grupos profesionales y movimientos sociales a través de la red (en Twitter, con el hahstag #PrensaLibertad). El colectivo Fotogracción ha hecho público un comunicado en el que se reclama la libertad de los dos detenidos, que está siendo respaldado por centenares de grupos y de personas a nivel individual, y desde #Acampadasol, que denuncia "el creciente acoso policial a la prensa en las movilizaciones", se ha convocado una concentración para hoy, 23 de mayo, a las 18:00 horas, frente a la Delegación del Gobierno de Madrid.

Página del diario ABC
Página del diario 'ABC', del pasado 17 de abril, en la que se criminaliza a periodistas.

Con independencia de la decisión que hoy adopte el juez instructor -muy probablemente será su puesta en libertad– son los propios agentes que denuncian el atentado quienes han decidido sobre la privación de libertad de los periodistas, procediendo a su detención, al resolver que existen motivos racionales de delito y que Capín y Lujan son los autores del mismo, lo que plantea la duda de si la actuación policial es proporcional al supuesto delito y a la condición de los autores, que participan en el desarrollo de un derecho fundamental, el de la información.  No es la primera vez que este tipo de imputaciones terminan siendo archivadas por el juez de instrucción o, en el peor de los casos, enjuiciadas como faltas, resultando así una privación de libertad totalmente injusta.

Raúl Capín, colaborador de los digitales Mundo Obrero y Diario Independiente Digital, ha sufrido el acoso policial, e incluso el profesional, en los últimos tiempos. El pasado mes de abril, los diarios El Mundo y La Razón publicaban una fotografía en portada en la que aparecía y en la que se  refirían a él como manifestante, aunque en la de La Razón aparecía claramente con su cámara profesional. El diario ABC publicaba una noticia criminalizando a supuestos "periodistas" que no lo son y que se dedican a alentar a los manifestantes para que se enfrenten con la policía. Esos hechos fueron denunciados por la redactora de Mundo Obrero Heidi Sánchez y cuentan con un soporte de vídeo [al final del post] del día de los hechos, en el que el fotógrafo cubría el "escrache" a la casa del presidente del Congreso, Jesús Posada.

Esta detención realizada, no el mismo día de los hechos sino muy posteriormente, supone un paso más en la represión que sufren los informadores desde que comenzaron las protestas ciudadanas. Primero fueron las identificaciones y agresiones a los periodistas y ahora se ha detenido y ingresado en los calabozos a dos compañeros hasta que sean oídos por el juez.

2 Comments
  1. Rojo says

    Los derechos constitucionales sólo son para los ricos y los corruptos que se lucran del común. Pronto el derecho a respirar será delito con el apoyo de periodistas lameculos y de medios serviles

  2. Xabi says

    ESTAMOS EN UN MADRID MAS QUE CORRUPTO Y EN PELIGRO PARA LOS
    FOTPERIODISTAS QUE REFLEJAN LA REALIDAD ESTABAN HACIENDO FOTOS
    EN UN ACAMPADA DE PARADOS DE
    Vallecas policías municipales de Madrid
    borran fotos del fotoperiodista olmo calvo
    diagonalperiodioco.net

Leave A Reply

Your email address will not be published.