Unidad Editorial y su plantilla recurren al arbitraje ante la falta de acuerdo sobre los nuevos recortes

2
redacción_diario__El_Mundo
Vista general de la redacción de 'El Mundo'. / Antonio Peiró (SPM)

El comité de empresa y la dirección de Unidad Editorial (editora de El Mundo, Expansión y Marca, entre otros) han acudido al Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para intentar alcanzar un acuerdo que ofrecerle a RCS Mediagroup antes que acabe el mes de julio. El período de quince días de negociación sobre el nuevo plan de ajuste, que pretende conseguir un ahorro de trece millones de euros, ha terminado sin resultado y ahora será un organismo independiente el que intente el consenso entre ambas partes. Los convenios colectivos del grupo recogen la consulta al SIMA en caso de desacuerdo.

Como ya informó cuartopoder.es, la dirección del grupo planteó a los trabajadores una rebaja salarial del 20%, 15 días sin sueldo antes de terminar el año, eliminar el cheque de comida y cerrar alguna publicación. Antes de la presentación del arbitraje la empresa había rebajado sus pretensiones, estableciendo un mínimo salarial exento de recorte (salarios por debajo de 18.000 euros) y dos tramos: un 6,25% a los que estén por debajo de 25.000 euros y de un 12,5% a los superiores a esa cifra. La parte social se opone a que el recorte sea igual para los trabajadores que cobran 25.000 que para directivos con salarios superiores a los 100.000 euros. Para éstos últimos propone un 15% y para el resto un escalado gradual entre el 3 y el 10%. La empresa se opone a esta propuesta que considera desproporcionada.

Publicidad

Por otro lado, la dirección ha rebajado los quince días de permiso sin sueldo a siete y no eliminará los vales de comida, pues el ahorro no es significativo.

En el plazo de una semana se reunirán las dos partes, con los asesores que han designado y los miembros del SIMA. Si se llega a un acuerdo se firmará antes de finalizar el mes y si no hay acuerdo la empresa podría aplicar alguna de las medidas unilateralmente y los trabajadores -si lo consideran oportuno- recurrir a los tribunales.

En cualquier caso, la conformidad de ambas partes pasa por lo que diga el grupo matriz, algunos de cuyos accionistas no estaban conformes con la ampliación de capital que se ha hecho y piden que haya más recortes en las empresas de Unidad Editorial. La empresa no ha informado a los comités sobre el anuncio de cierre de publicaciones, pues lo considera un asunto muy complejo y también hay rumores sobre la venta de alguna cabecera, aunque tal y como están los tiempos, será difícil encontrar un comprador.

Ayer se celebraron asambleas informativas en los centros de trabajo para comunicar los mínimos cambios que ofrece la dirección, la interposición del arbitraje y sus consecuencias.

2 Comments
  1. Y más says

    Triste.

  2. Ciro says

    ¡Ojalá y revienten esos monearistas trincones, directores y directivos hijoputas!

Leave A Reply

Your email address will not be published.