Exposiciones para este año, una reivindicación de lo moderno

0
El Greco en El Prado
Laoconte, El Greco. Óleo sobre lienzo, una de las obras de la exposición 'El Greco y la pintura moderna'. / museodelprado.es

Dentro del calendario de exposiciones que podremos contemplar el próximo año destacan algunas señeras y de una importancia enorme tanto en la historia del arte como en la influencia para la evolución de las formas artísticas. El año 2014, por lo que podemos atisbar, es un año que las instituciones museísticas dedicarán a aspectos muy concretos de la Modernidad, aspectos que, por otro lado, han conformado el arte del siglo XX, pero también se atenderá a movimientos mucho más actuales e integrados en la cultura de masas. Por otro lado, ese aspecto de la Modernidad se aliará a los orígenes de la misma, a los precursores, algo que es protocolario en las retrospectivas de gran calado que se supone se convertirán en las exposiciones del año, y, cómo no, para completar, los eslabones entre los clásicos y los contemporáneos que han conformado el mundo moderno. Entre estas tres variables suelen moverse las exposiciones en los últimos años y el 2014 parece no ser una excepción a esta regla que, por otra parte, entra dentro de cierta armonía, con sus flecos didácticos para el gran público, donde se compensan unos movimientos más modernos con los clásicos.

El Museo del Prado, por ejemplo, se abona a esta tendencia de una manera sumamente inteligente. Bajo el título de El Greco y la pintura moderna, que forma parte de la conmemoración que va a celebrarse todo el año en distintos lugares, sobre todo Toledo, homenajeando el IV Centenario de la muerte del pintor, mostrará la importancia que el descubrimiento de su figura, muy reciente, tanto que se remonta a los últimos años del siglo XIX, tuvo en la evolución del arte moderno. La exposición se abrirá el 24 de junio, coincidiendo con el verano, y finalizará en otoño. De los cuadros mostrados el Prado aportará la mitad, un aportación enorme si se tiene en cuenta lo desperdigada que está la obra de este pintor por todo el mundo. La muestra, muy didáctica pretende establecer unos vínculos muy especificos y desde luego el pincel de El Greco, que ha conocido múltiples lecturas, desde la mística a la un tanto tonta biológica, se quiere unir aquí a la evolución de los grandes hacedores de la pintura moderna, nada menos que Paul Cézanne y Edouard Manet, aunque el plato fuerte lo constituya la influencia en Picasso y el cubismo y su posterior desarrollo en los movimientos expresionistas de Europa y América, lo que, visto desde la óptica actual, es más obvio.

Pero el Museo Thyssen se adelanta respecto al descubrimiento de ese eslabón. Si el Greco es origen de Cézanne, el Museo inaugura el día 4 de enero una muestra del pintor que pasa por ser el padre de la pintura moderna. Guillermo Solana, director artístico del Museo, es también el comisario de esta muestra que tiene una importancia enorme, y no sólo por tratarse de Cézanne, sino porque es la primera que se hace en España sobre este artista en los últimos treinta años. Paisajes, naturalezas muertas, estos dos géneros tradicionales de la pintura, que Cézanne exploró hasta límites insospechados y con una significación muy moderna, como el hecho de que pintara al aire libre unos paisajes que carecen aparentemente de tiempo concreto, algo que hubiera horrorizado a los impresionistas. Por el contrario, los bodegones, que suelen representarse como carentes de cualquier tipo de tensión, Cézanne los transforma en unos objetos apoyados unos sobre otro en equilibrio precario. Sin duda la gran exposición que abre el año en Madrid.

Pero el Thyssen no descansa y para verano, desde junio a octubre, coincidiendo con la del Greco en el Prado, expondrá bajo el título Los mitos del pop, un recorrido por la obra de Lichtenstein, Weselmann, Rauschenberg o Hockney. Es la primera vez que en España se ofrece una muestra de esta corriente estableciéndola en una interpretación de crítica de la sociedad circundante. Paloma Alarcó, comisaria de la muestra, ha querido ofrecer una visión crítica de este movimiento, acusado hasta hace poco tiempo de potenciador de la banalidad y la superficialidad. Alarcó nos propone una visión irónica, llena de humor sobre el código de percepción de nuestro mundo actual. El caso de Warhol sería aquí definitivo, pero la muestra, de una manera inteligente, prefiere centrarse en las figuras del pop británico y norteamericano menos populares pero igualmente importantes.

Y del pop a lo popular, con mayúsculas. Caixa Forum nos anuncia que para septiembre abrirá la que sin duda será una de las muestras mas significativas del año en España, Pixar. 25 Años de animación, que conmemora el cuarto de siglo de la aparición de Toy Story, que se ha convertido en un símbolo de una nueva manera de enfocar el dibujo de animación y que ha influido en dos generaciones de cineastas. Elyse Klaidman, directora de Pixar University, es la comisaria de la exposición, y ofrecerá una muestra exhaustiva de cortometrajes y largometrajes de esta compañía que ha conseguido con esta fórmula 25 premios Oscar y 7 Globos de Oro.

Caixa Forum no se rinde. Pixar, sí, pero atenderá también una retrospectiva monstruo del fotógrafo Sebastiao Salgado, Génesis, con 242 instantáneas en blanco y negro, una serie de fotos que Salgado ideó en 2004 y que pretende una reflexión sobre una naturaleza degradada y amenazada de extinción. También una sobre Le Corbusier, el arquitecto de la Modernidad, y que reproduce la exposición estrella del MOMA neoyorkino del año pasado con una detallada información documental sobre su vida. Luego, Mediterráneo, la aportación arqueológica de la temporada, que a esta institución se le da tan bien. Se expondrán 180 ojetos procedentes de los paises bañados por este mar donde se pretende ofrecer una imagen unitaria de su cultura. A destacar la recreación virtual del Ágora de Atenas en el siglo de Pericles.

Importantes, asimismo, la exposición Half a Mind Show, que reúne 200 piezas en el Museo Guggenheim de Bilbao de la artista conceptual Yoko Ono, viuda de John Lennon. La importancia de esta muestra es que recorre toda la evolución de esta artista desde los años sesenta y , además, abarca todo el abanico de posibilidades con los que trabajó, objetos de papel, performances, películas, en las que se cuentan algunas hechas exclusivamente para esta exposición.

Por su parte, dentro del los eventos conmemorativos, destacan los que han tenido lugar en Barcelona con motivo del cincuentenario de la fundación del Museo Picasso de Barcelona y que finalizará en febrero de 2014 con un recorrido por las diversas exposiciones temporales que ha tenido el Museo en estos años.

El panorama, pues, es esperanzador. A pesar de la crisis la calidad de las grandes exposiciones no se ha notado apenas. El problema no reside aquí, sino en el apoyo a las medianas y pequeñas, allí donde se produce la renovación. Pero esta es otra historia.

Leave A Reply

Your email address will not be published.