Comienzan los actos del centenario de Octavio Paz

0
Ocatavio_Paz_centenario
El escritor mexicano Octavio Paz, en una imagen de archivo. / Efe

Este año es pródigo en celebraciones de escritores: nada menos que el centenario del nacimiento de Octavio Paz, el 31 de marzo, Julio Cortázar, 28 de agosto, Adolfo Bioy Casares y Nicanor Parra, amén del cincuentenario de la muerte de Luís Martín Santos, el autor de Tiempo de silencio. La nómina es suculenta para los amantes de los aniversarios, que de todo hay, pero desde luego de esta nómina las celebraciones que se llevan la palma son las de Octavio Paz y Julio Cortázar, donde en México y Argentina pretenden tirar la casa por la ventana. Incluso, diría, la efemérides de Octavio Paz amenaza con ser enorme, monstruosa, porque hay que tener en cuenta que para los mexicanos Octavio Paz es el gran intelectual del siglo XX, al que sólo y en determinados aspectos, logró igualarle Alfonso Reyes, el gran polígrafo.

En México, en Argentina, pero también en España, donde la influencia y el magisterio de Paz fueron enormes para una generación muy determinada, que ronda ahora la sesentena. El miércoles 29 de enero se presentarán oficialmente los actos que tendrán lugar en España. Desde luego con toda la parafenarlia de las instituciones gubernamentales, porque en México se lo han tomado como cuestión de Estado. El lugar, la Embajada del país y los intervinientes serán la embajadora mexicana, Roberta Lajous , el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, José Manuel Blecua, director de la Real Academia Española, Pablo Raphael, director del Instituto de México en España, Aurelio Major, comisario encargado del programa conmemorativo y Juan Villoro, César Antonio Molina, director de la Casa del Lector, y Frederic Amat. Con este acto se dará el pistoletazo de salida a una serie prolija de ellos. El primero, esa misma tarde en la sede del Instituto Cervantes, donde Fernando Savater conversará con Juan Villoro entorno a la significación de Octavio Paz en la poesía y el pensamiento en español en los últimos cincuenta años.

Conversaciones múltiples, pues, a ambos lados del Atlántico, con Argentina implicada en los actos en torno a Cortázar, como los que tendrán lugar en la Feria del Libro de Buenos Aires y que culminarán en la de Guadalajara, Argentina será el país invitado,ya avanzado el otoño, donde tendrán lugar homenajes a Paz y Cortázar, conjuntamente. La apoteosis centenaria de la cultura latinoamericana en su modernidad. Eso es lo que se pretende.

Para ello, a lo largo del año tendrán lugar actos, estudios, coloquios, pero también ediciones de libros. El Fondo de Cultura Económica lanzará ediciones especiales de la obra de Paz, publicará la Obra Completa en ocho volúmenes, en realidad una reedición de la hizo en su día Galaxia Gutenberg- Círculo de Lectores en España y que pasa por ser una obra más de Octavio Paz en tanto en cuanto fue él el que la preparó, organizando los temas, los artículos o textos sueltos que fue incorporando por temáticas, y una titulada Japón, entrada en la relación del poeta con ese país, mientras Circe y Alfaguara editarán una biografía de Cortázar y un diccionario guía sobre el pensamiento del escritor argentino.

El Fondo de Cultura publicará también un curioso libro de fotografías, la mayoría inéditas, de Octavio Paz y otro, del poeta y diplomático Aurelio Asiain sobre las relaciones de Octavio Paz con los paises del Oriente, en especial Japón y la India. El libro contendrá ensayos de profesores japoneses sobre la obra de Paz y de japonólogos del mundo que comentarán las relaciones de Paz con ese país, incluso traduciendo a clásicos como Matsuo Basho y sus Sendas de Oku o las versiones de poemas hindúes. También el escritor Alberto Ruy Sánchez publicó recientemente Una introducción a Octavio Paz, un libro sobre detalles de la vida de Paz que muchos expertos desconocen, ya que Ruy Sánchez trabajó estrechamente como colaborador con el Nobel durante dos años.

Pero con ser tan indiscutible el legado cultural de Octavio Paz, lo que ahora se debate es la significación política del escritor en la visión y conformación del México moderno. Hay que decir que durante muchos años hubo intelectuales mexicanos que negaron la idea que de México ofreció Paz en El laberinto de la soledad. Hubo quienes negaron, incluso, que Octavio Paz supiera algo de México adscribiéndole a un limbo de cultura cosmopolita en detrimento de una personalidad latinoamericana incapaz de entender lo específico del continente. El que esos mismos intelectuales acusaran a Paz durante muchos años de tomar posiciones netamente conservadoras no ayudó precisamente a su rehabilitación, algo que no necesitó nunca, y cuya defensa de la libertad y democracia son ahora las tendencias dominante en el discurso político latinoamericano.

Esto es precisamente lo que se quiere subrayar ahora y lo precioso del legado político del escritor, un escritor que se significó de joven en la lucha contra el fascismo en España y que criticó con dureza el estalinismo, su ruptura con Pablo Neruda, su amigo de juventud, fue sonada, y en defensa de esa libertad dejó su cargo de embajador en la India cuando la matanza de Tatlelolco, en 1968.

El 21 de enero pasado se cumplió el cincuentenario de la muerte de Luís Martín Santos. Hubiéramos querido una incidencia mayor de la efeméride, que pasó sin pena ni gloria. Una vez más, España, nuestra madrastra.

Leave A Reply

Your email address will not be published.