Palabras para José Agustín

5
De izquierda a derecha, Gabriel Celaya, Blas de Otero, Rosario Conde, Carlos Barral y José Agustín Goytisolo. / Efe
De izquierda a derecha, Gabriel Celaya, Blas de Otero, Rosario Conde, Carlos Barral y José Agustín Goytisolo. / Ton Carandell

El 19 de marzo de 1999 murió José Agustín Goytisolo. Faltaban pocos días para que se fuera de gira con su amigo Paco Ibáñez, y el sastre, al que había encargado unos pantalones, le telefoneó justo ese día, ajeno a que el poeta acababa de caer al vacío donde lo sorprendió la muerte.

Quince años después, la Cátedra que lleva su nombre y que dirige Carmen Riera, reúne en Barcelona a personas que lo conocieron y que han estudiado su obra en ambos lados del Atlántico.  La Universidad Autónoma de Barcelona organiza este congreso internacional, del 13 al 15 de marzo, para analizar cómo se relacionaron los poetas de su generación y él mismo con sus colegas de Hispanoamérica. La cita es en la Facultad de Filosofía y Letras de la UAB: “José Agustín Goytisolo y su generación: la relación con la América hispana”.

Se hablará del primer artículo que publicó José Agustín Goytisolo, que fue sobre Vicente Huidobro y se lo sacó la revista Laye, pero también sobre la actividad editorial de Carlos Barral, la correspondencia que mantuvieron José Angel Valente y José Lezama Lima, los contenidos de la revista Mito, de José Manuel Caballero Bonald, las relaciones con Colombia, antes y después del llamado Boom, muchos de cuyos autores viajaban a Barcelona, etc.

El autor de Palabras para Julia había hecho amistad con muchos escritores americanos en sus años de universitario en Madrid, estudiantes, como él mismo: los nicaragüenses Ernesto Cardenal y Ernesto Mejía Sánchez, el peruano Julio Ribeyro, el colombiano Eduardo Cote. De esas amistades seguramente creció en él una natural inclinación por cruzar el charco para mantener contacto. Un poema, Claridad, lo recuerda:

 Por ellos
se ensancharon
mis fronteras
por sus canciones
me inundó la alegría
de otros mares

Considerado como miembro de la generación de los 50, José Agustín Goytisolo trabó amistad juvenil con otros de sus colegas también en sus años madrileños, en especial con Valente. Con Jaime Gil de Biedma frecuentaba paseos y saraos en Barcelona.

Pero no fue sólo la vida la que unió a los poetas sino también sus trabajos, sus preocupaciones poéticas. De eso hablarán los críticos y profesores que coinciden en este congreso. Alba Saura, por ejemplo, estudia la relación poética entre el español y Juan Gelman; Helena Simoês, hablará de la poesía de Eugenio de Andrade y de José Agustín, como filosofía creadora; Fanny Rubio enfrenta, el viernes, 14, las poéticas de Goytisolo y Julio Cortázar, otro escritor del que se recuerda su figura a propósito de otro aniversario.  O Andreu Jaume, que tratará de un encuentro aparentemente improbable: Jaime Gil de Biedma y Martín Fierro. O Francesco Luti que hablará de Goytisolo y Barral: puentes latinoamericanos para Italia. Habrá una conversación con Joaquín Marco para desvelar aspectos de la colección Ocnos. Y así.

Es inevitable sentir cierta melancolía al contemplar algunas fotografías en las que poetas tan buenos comparten un lugar al sol y constatar que todos están muertos. James Joyce contó muy bien ese raro sentir.

El congreso terminará el sábado, 15, con una conferencia de su hermano Luis Goytisolo, “Del ingenio de Lequeitio al ingenio poético”, que promete un jugoso hasta la vista.

5 Comments
  1. Lorenzo Discreto says

    La fotografía, de las más reproducidas de las escuela de Barcelona, es de Oriol Maspons. También, en cierto modo, un artista de la generación del 50, contemporáneo de todos esos poetas muertos. Un saludo

  2. Elvira Huelbes says

    Gracias por la oportuna información, Lorenzo Discreto. En efecto, Maspons fue uno de ellos, de ahí que todos ellos tengan copias de sus fotografías. Nadie -ni el fotógrafo- está ya en este mundo. Hemos cambiado la foto por esta otra de Efe, que tampoco está nada mal.

  3. estrella says

    Quién pudiera asistir a este homenaje. Me ha sorprendido oír «Palabras para Julia» por ese grupo roquero; vaya, me ha encantado. Volveré a su poesía en estos días.

  4. Julia Goytisolo says

    La fotografía es de mi madre, Ton Carandell.

  5. Elvira Huelbes says

    Gracias por esa información, Julia Goytisolo, y por cedernos la foto de José Agustín. Queda aclarado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.