Quiero un chico ‘goodlooking’

Estela, Sonia, Alejandro y Luis, jóvenes españoles entre 21 y 24 años, son los primeros concursantes del último programa de citas, o dating show, que acaba de estrenar en nuestro país la cadena de televisión Cuatro. La diferencia fundamental con productos similares como ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Un príncipe para Corina o Granjero busca esposa, en los que los concursantes también buscan pareja con distintas pruebas, condiciones y ambientes, es que en Adán y Eva están desnudos. Con esta premisa el programa rompió todas las expectativas de la cadena de Mediaset, y el pasado martes, en una noche liderada por el regreso de Velvet en Antena 3 , Adán y Eva triunfó en su presentación con 2.816.000 espectadores y el 14.8% de cuota de pantalla, en lo que supone el mejor estreno de un programa de entretenimiento en la historia de Cuatro.

Nosotros, que algo habíamos leído de su precedente holandés, teníamos cierta curiosidad por saber qué iba a pasar a los concursantes en la isla croata de Mjlet, donde se ha rodado el programa. Queríamos saber qué tipo de gente valiente osaría exhibir su desnudez en televisión, qué pruebas habrían de superar para encontrar el amor o cuáles serían las condiciones de convivencia. Y sobre todo teníamos la esperanza de que fuera algo distinto a los programas similares antes mencionados, donde los concursantes parecen provenientes de otro planeta, del planeta de los simios.

Publicidad

Anuncio

cuatro.com

Sin embargo no ha sido así. El programa vuelve a repetir fórmulas pasadas y clichés de éxito, y de momento los concursantes no tienen nada de especiales, valientes o interesantes. Al contrario, parecen salidos de cualquier discoteca de moda y nos recuerdan a La Juani de la película de Bigas Luna: ordinariez, simpleza y ambición a partes iguales.

ticketea

Estela es tatanatopráctica (maquilla y prepara a los muertos) se considera “supernatural” y se gusta muchísimo, pero sólo lee a Dan Brown, no sabe que la Biblia no tiene fascículos ni qué son el Manzanares o la Alhambra, ni lo que significa la palabra polivalente: busca un “chico goodlooking”. Sonia está en el paro, no es chica de una noche y quiere un chico con nivel, que conduzca un coche bueno, tenga una casa en la costa “si es posible con barquito”, y que sea tradicional y le page las cenas, pues ella no está dispuesta a bajar su ritmo de vida. Alejandro es camarero, tiene éxito con las mujeres y mucho miedo al compromiso, le gusta el olor a hembra y además se le dan muy bien los piropos antiguos (“ya quisiera yo esos ojos para faroles de mi barrio”). Luis, que no sabemos donde trabaja, pero sí que su padre tiene un concesionario de coches de lujo, está muy orgulloso de su pene y le gusta el arte y los tatuajes.

La cadena Cuatro, que como su compañera de grupo Telecinco, cada día tiene más olfato para detectar la telebasura, ya ha colgado en la web del programa una noticia con una recopilación de las mejores frases de sus concursantes pioneros, que incluso llegaron a ser tema del momento (trending topic) en tuiter (@AdanyEvaTV #AdanyEva).

Para quitarse la etiqueta de estafa y otorgar cierta aureola de experimento sociológico a lo que no es más que un reality show de gente joven conversando en pelotas sobre memeces hasta que consigan echar un polvo, la cadena de Fuencarral emitió a continuación un debate en La otra red en el que sociólogos, sexólogos y periodistas argumentaban sobre el asunto de las desnudez y su implicaciones psicosociales.

La estructura del programa, presentado por Mónica Martínez, es tan simple como la mente de sus concursantes y, probablemente, de sus espectadores. Los participantes van llegando a la isla individualmente, en este caso dos parejas, y se van conociendo para ver si surge el amor. El sexo ya surgió en la primera entrega, así que suponemos que el ‘edredoning’ será algo habitual.

Por las promociones que hemos visto parece ser que en el programa de la semana que viene (Martes a las 22:30 h) los concursantes son mayores. Esperemos que, además de tatuajes en el cuerpo, músculos y curvas tengan alguna idea en la cabeza.

El programa lo explota en España la productora Cuatro Cabezas, recientemente integrada en el grupo internacional EyeWorks, y especializada en producciones de entretenimiento y ficción, algunas relativamente interesantes como el desaparecido Caiga Quien Caiga. Adán y Eva viene avalado por su éxito en Holanda, y en Alemania se está preparando la respectiva franquicia teutona. A pesar -o precisamente por ello- de que su única diferencia o valor añadió es la desnudez, auguramos éxito en España, pues como decía el grupo ochentero Kaka de Luxe en una canción: pero qué público más tonto tengo, pero qué público más anormal…

Dejamos un avance del programa de la semana que viene (Martes a las 22:30 h en Cuatro)

cuatro.com

Publicidad