Carlos Bardem: "Es una oportunidad única para darle una patada a esta gentuza y hacer un cambio real"

Sato Díaz *

Carlos_Bardem_entrevista
Carlos Bardem, recién llegado de México, tras la entrevista con cuartopoder.es. / Paz Blanco.

El actor Carlos Bardem (Madrid, 1963) está desarrollando, últimamente, su carrera cinematográfica en México, donde acaba de estrenar el largometraje González: falsos profetas [ver trailer, abajo]. Una película que desea que se vea en España, «aunque no sé si se llegará a traer, por cómo está la distribución en este país». El filme trata sobre la manipulación que un pastor religioso, interpretado por él mismo, ejerce, lucrándose, sobre gente sin recursos. Ha regresado hace pocos días a Madrid. Atiende a cuartopoder.es en un céntrico restaurante madrileño. Muy de cerca sigue la situación política y social de su país, y la analiza y opina sobre ella con rotundidad.

Publicidad

– Recientemente estrenó González: falsos profetas. ¿Qué tal la ha recibido la crítica?

Está funcionando bien, ha tenido muy buena acogida a nivel de crítica, lo que nos hace muy felices a todos los que conformamos el equipo. Es una película entretenida, es un thriller, que habla de cosas necesarias. Habla sobre esta gente que se lucra gracias a la desesperación ajena. Habla de las iglesias neopentecostales, y yo interpreto a un pastor líder de una de estas iglesias. Si hacemos una lectura menos localista, habla de algo que pasa en todo el mundo, de que cuando el contrato social entre gobernantes y gobernados se ha roto, cada vez hay más gente en las cunetas, abandonada, desesperada, que busca consuelo en Dios. Dios te quiere, pero si vas con el dinero por delante.

– En relación con esto. ¿Cree que la sociedad española es fácilmente manipulable?

La lectura inmediata relacionada es la de un charlatán de estas iglesias, pero hoy estamos rodeados de falsos profetas, tanto en la televisión, como en los partidos políticos, rodeados de gente a la que si analizas con un mínimo de rigor su discurso, no dicen nada. Es una cháchara vacía. Todos los falsos profetas coinciden en algo, en pedir resignación y en ofrecer las recompensas a posteriori, en la siguiente vida. Todos estos falsos profetas pretenden que la gente no haga algo tan necesario como es activarse y protestar por nuestros derechos.

– En México, la producción cinematográfica está aumentando bastante. ¿Qué se hace bien allá que no se hace en España?

También están copiando algunas cosas de lo nuestro, pues acaban de recortar en un 40 por ciento la inversión en Cultura, pero en México, a diferencia de España, hay una industria cinematográfica. Una industria que, por el momento, permite que la gente que tiene proyectos aplique al Imcine, que les ayuda a levantarlos. En México no han emprendido una yihad, una guerra santa, contra el cine, ni contra los rojos del cine, como en España, por lo que pueden hacer películas.

«El porno cotiza al 4%, los toros al 10% y la cultura al 21%, ese es el diseño de sociedad que quiere esta gente del Gobierno»

– ¿A qué cree que es debida esta ‘guerra contra el cine’ por parte del Gobierno español?

Por la necedad de la política anticultura de este Gobierno. La cultura tiene la función de hacer que la gente se pregunte cosas, de ponerles un espejo delante e invitarles a la reflexión. Un Gobierno como el nuestro no es amigo de hacer que la gente se pregunte cosas. ¿Cómo es posible que un partido que hoy oficialmente está imputado esté en el Gobierno? En una democracia real, no ritual como la nuestra, con el único aparataje de ir a votar cada cuatro años, esta gente debería estar sentada en el banquillo. Esta gente, como un motivo de su incomodidad hacia la cultura, como su política cultural, le rompe el espinazo a los creadores. El porno cotiza al 4 por ciento, los toros al 10 por ciento y la cultura al 21 por ciento, ese es el diseño de sociedad que quiere esta gente. La cultura es lo que articula el proyecto de futuro para la sociedad, si la destruyes, demuestras el modelo de sociedad que se quiere: una sociedad acrítica y gente que no se pregunte cosas.

– Para algunos sectores de la sociedad, este año se ha denominado como el ‘año del cambio’. ¿Cree que se producirá ese cambio? 

Creo que, utilizando un símil cinematográfico, se ha roto el Matrix en el que vivíamos. Es decir, ya no vale eso de que éramos los alemanes del sur de Europa, la gente se está dando cuenta de que esto es un negocio, y de que los índices de pobreza están aumentando mientras aumentan los multimillonarios. Eso es lo que están intentando mantener y demuestra para quién gobierna esta gente. Me parece indignante que seamos el segundo país de Europa con mayor tasa de pobreza infantil.

«Yo lo único que deseo es que
las fuerzas de progreso y de izquierdas se dejen de tácticas y de siglas y se unan»

Espero que sea el año del cambio. Creo que pasada la santa indignación, que articuló cosas tan maravillosas como el 15M, hay que darle forma política a esa indignación. Creo que, al margen de eslóganes como «Vuestro miedo nuestra sonrisa» o el «Miedo cambia de bando», estamos ante una oportunidad única en la historia. Tengo 52 años, ya tengo perspectiva. Es una oportunidad única para darle una patada de una vez a esta gentuza y crear un cambio real, basado en la justicia social, que se basa siempre en la justicia distributiva. Yo lo único que deseo es que las fuerzas de progreso y de izquierdas se dejen de tácticas y de siglas y se unan, porque lo que sí está claro es cuál es el enemigo a derrotar.

– Luis García Montero, una persona del ámbito cultural, será candidato por IU para la Presidencia de la Comunidad de Madrid. ¿Qué le parece?

Creo que Luis es un hombre honesto, artista, de la cultura, por lo que será mucho mejor administrador que un político de carrera que lo único que ha hecho es medrar, a base de tragar sapos y corrupciones, en los partidos tradicionales. Tiene todo mi apoyo. Yo mi voto se lo daré a quien crea que pueda sumar más para hacer un cambio efectivo. Yo no entiendo la política como un ámbito futbolero, soy del Atlético de Madrid en el fútbol, pero en política no soy de estos o de los otros. Soy de los que me digan que esto va a cambiar y que vamos a vivir en un país más justo, esos son a los que daré mi voto.

Carlos_Bardem_Perfil_Sato_Diaz
El actor, en un momento de la entrevista. / Paz Blanco

– Usted firmó hace unas semanas un manifiesto pidiendo una confluencia de izquierdas para afrontar las elecciones para la Comunidad de Madrid. ¿Por qué sería positivo un frente popular?

Estamos históricamente en un momento único. Por primera vez en muchísimos años hay una noción clara de que esto debe cambiar. La sociedad es consciente de que hay otros sistemas, otras economías, otros paradigmas económicos. La estafa y el saqueo han sido tan grandes que la gente ha despertado y ha visto la mentira del paradigma neoliberal y cómo este se asienta en empobrecer a los demás y en reprimir al que protesta. Mucha gente ha sufrido la represión en sus carnes, gente también de clase media acomodada. Yo espero que toda esa gente se articule y ejerza un efecto de piedra en los estanques. Debemos girarnos hacia quien está a nuestro lado, con quienes mantenemos una relación inmediata, y convencernos de que se pueden hacer cosas distintas. En este sentido, creo que es interesante algo más parecido a un frente popular que distintas siglas caminando por separado. Lo que está claro es que hay que desalojar del poder a los estafadores y a los saqueadores.

– Una persona que siempre se ha considerado de izquierdas, ¿cómo siente que este concepto se ponga a debate?

A mí me causa mucha risa. Existen las izquierdas y derechas. En el caso de Podemos, creo que están haciendo algo muy hábil. Vivimos en un país donde hubo 40 años de dictadura fascista, donde sociológicamente el franquismo ha penetrado en la sociedad muchísimo y donde sigue habiendo miedo o rechazo a la izquierda, al rojo. A mí me da igual que digan «izquierda y derecha» o «arriba y abajo». Me parece que es una jugada inteligente y espero que salga bien. Al final, hay que ver las propuestas o los programas, la referencia en esto es Julio Anguita con lo de «programa, programa, programa». Hay que ver los programas y si, por cuestiones electoralistas, deciden no llamarlos de izquierdas, mientras sean programas de izquierdas, no me importa.

«En México no han emprendido una guerra santa contra el cine, ni contra los rojos del cine, por eso hacen películas»

– También fue uno de los firmantes de un manifiesto de apoyo a Alberto Garzón en su candidatura a la Presidencia del Gobierno…

Por lo mismo que decía de García Montero. Creo que uno de los grandes problemas de este país ha sido la consagración de la mediocridad, de los miembros de los aparatos de los partidos mayoritarios, de gente bastante mediocre. Alberto Garzón es un economista, una persona muy bien preparada, con propuestas concretas y realistas, por más que nos quieran decir que no son realistas. Lo que no es realista es mantener lo que hemos tenido hasta ahora.

– Usted, desde hace años, es un firme defensor de la autodeterminación del pueblo saharaui. Este año se cumplen 40 años desde que España entregara el Sáhara a Marruecos. Además, España forma parte del Consejo de Seguridad de la ONU… ¿Tiene alguna esperanza de que este Gobierno haga algo al respecto desde esta posición?

En este Gobierno no tengo esperanza, ni en el Sáhara ni en nada. Tengo esperanza en que vengan las elecciones y los jueces y los desalojemos a base de votos o de decisiones judiciales. Con respecto al Sáhara, no harán nada. España es un actor activo en el bloqueo de la situación del Sáhara. Estamos incumpliendo todas las resoluciones de Naciones Unidas al respecto e incurriendo en franca ilegalidad, porque España sigue siendo responsable legal del Sáhara. España, como Francia, son los principales actores que impiden una solución al conflicto.

– Volviendo al cine, en la última gala de los Goya se instó a los participantes a firmar un compromiso de «no salirse del guión». ¿Qué opina al respecto?

Me parece vergonzoso, nos han dado un «¡zas, en toda la boca!». La derecha de este país dice: «¡mirad cómo no politizan los Oscar!». Pues en los Oscar hablaron de igualdad entre sexos, de dependientes, de racismo y de inmigración. Me parece que a estas alturas es un error que la Academia de Cine se plantee poner un documento a la firma, porque eso es pedir la aceptación de la censura. Y que haya gente que lo ha firmado por aparecer en los Goya, tampoco me parece acertado. Yo no creo que haya que templar gaitas ni intentar complacer a gente como José Ignacio Wert, que es el peor ministro de Cultura de nuestra democracia, es un señor que, literalmente, odia la cultura.

– ¿Cuáles son sus próximos proyectos profesionales?

He grabado, en México, una serie con Netflix, la primera que hacen en castellano. También voy a estrenar un par de películas allí y para finales de año tengo un proyecto muy bonito: una adaptación de Rafael Bernal, un maravilloso autor mexicano, El complot mongol. Se presenta bien el año, tengo trabajo gracias a que, haciendo caso a este Gobierno, he optado por la aventura y la movilidad exterior.

Caníbal (YouTube)
(*) Sato Díaz es periodista.