¿Por qué cuestan tanto los libros de texto?

Lucía Martín *

vuelta_colegio_libros_texto_precio
Un grupo de niños, a su llegada, ayer, al colegio público San Miguel de Noáin (Navarra), en su primer día lectivo del curso escolar 2015-2016. / Villar López (Efe)

Si le pregunta a una editorial o a un librero, el precio no es para tanto. Otro cantar es si lo hace a un padre: como ejemplo, los libros de 1º de ESO en un colegio de Madrid salen por más de 350 euros. ¿Qué explica el precio de los libros de texto? cuartopoder.es disecciona el de uno.

Publicidad

Lengua Castellana y Literatura 1º ESO de Edelvives, curso académico 2015-2016: 46,20 euros (el IVA es de un 4%). ¿Qué hace que un libro de texto tenga un precio tan elevado? ¿Acaso es un incunable para cotizar en estas horquillas? ¿O contiene, en este caso, textos inéditos de Cervantes que nunca antes habían visto la luz?

Bromas aparte, lo cierto es que la rentrée representa un buen mordisco en la economía doméstica. Solo en libros, la que escribe, sirva de ejemplo, se ha gastado 360 euros para el curso de 1º de ESO en un colegio concertado de Madrid. Sin contar uniformes, material escolar, etc. ¿Qué explica que los libros de texto tengan estos precios desorbitados? Con la ayuda de un experto, diseccionamos el precio de uno de ellos, a la sazón, el anterior de Lengua, pero antes de meternos en faena hay que aclarar varios términos: existen dos tipos de precio para los libros, fijos y libre. El precio fijo supone que la editorial comunica al Ministerio de Educación y Cultura el precio del libro y de esa cantidad el que lo vende no puede bajar más de un 5% (se hace para proteger a editores y canal de distribución). Sin embargo, los libros de enseñanza obligatoria, entiéndase Primaria y Secundaria, tienen precio libre. Es decir, se le puede poner el precio que se nos antoje: “Un 75% del mercado escolar es de precio libre”, comenta José María Lucía, propietario de educandoo.com, librería online especializada en la vuelta al cole.

“Históricamente, el sector ha ganado mucho dinero con los libros de texto –recordemos que Polanco hizo fortuna así–, pero esto cambió cuando se estableció el sistema de préstamo y más de la mitad de los alumnos en España tienen este sistema”, comenta. ¿Qué es este sistema? Lo aplican algunas CCAA, como Andalucía, donde los colegios tienen un cheque libro nominativo por alumno: “El padre va a comprar los libros y paga parte del importe con ese cheque”, aclara Lucía. Los libros después se quedan en el colegio y van siendo heredados por otros alumnos (al menos los que se puedan, no los prácticos de fichas). Evidentemente, este sistema hizo pupa en las cuentas de las editoriales y ya no es todo jauja como antes…

¿Qué explica el precio del libro de texto entonces? Vayamos por partes: el coste de imprenta (papel, fabricación, almacenamiento) supone entre un 10% y un 20% (si cogiésemos el anterior precio serían 4,6 o 9,2 euros, respectivamente). Después hay que añadirle lo que representa una gran partida para las editoriales: el marketing y la red comercial. Si el libro no se presenta, no se enseña, no se mueve… el profesor no lo prescribe y no se vende, de ahí la importancia de este apartado. “Santillana, por ejemplo, puede tener unas 250 personas dedicadas a esto. Esta partida supone entre un 20% y un 40% del precio del libro”, aclara Lucía. Si seguimos con nuestras cuentas, entre 9,24 euros y 18,48 euros. También está el coste del desarrollo de los contenidos, otro 20% o 30% (otros 9,24 y 13,8 euros). “Todo esto deja un margen de la editorial, hasta ahora todo han sido costes de entre un 10% y un 15%”, añade (4,6 y 6,93 euros).

Así, si barajásemos los porcentajes más bajos tendríamos unos totales en el precio de nuestro libro, hasta ahora, de 27,68 y 48,4 euros. Aún falta la ganancia del canal de distribución y los libreros. “El librero se lleva entre un 20% y un 30% del precio recomendado del libro (9,24 y 13,8 euros)”. Ojo, que puede que parte de esta cantidad no vaya al librero sino que dicho margen sirva para hacer rebajas al comprador: “Parte de ese porcentaje puede irse en descuentos que haces al comprador final para poder captarlo”, comenta Lucía.

Todo lo anterior, horquilla arriba u horquilla abajo, representa el precio del libro de texto de su hijo. ¿Son caros? “Sí, son caros, pero hay estudios que demuestran que por cada euro gastado en libros de texto y material escolar se va el doble en otras partidas como uniformes”, finaliza Lucía. Llévense las manos a la cabeza y vayan rompiendo el cerdito…

(*) Lucía Martín es periodista.