Asistir a festivales de rock por el morro

Festivales de Rock
Xosé Manuel Budiño, durante una actuación en el festival de Ortigueira. / Efe

Hubo un tiempo en que, al igual que las sardinas que se comían en las romerías gallegas, los conciertos de rock eran gratis. El personal se personaba en el lugar y luego era cosa del futuro el que uno pudiera tirarse el folio de que había estado en Woodstock o Wight. Un amigo mío, por ejemplo, era camarero en Londres en los sesenta e iba alguna que otra noche a un local cutre donde, mientras se tomaba una cerveza, escuchaba la guitarra tremendamente lírica de Jimi Hendrix y la voz extenuada del músico medio negro medio cherokee. Este amigo nunca se tiró el folio por ello porque él era gustoso de los Beatles y lo de escuchar a Hendrix en el Marquee del Soho, poco después de que el local abandonara Oxford Street, no era importante para él. Quizá lo de los Stones fuera otra cosa pero no llegó a oírles. Lo siento por él. Yo sí me hubiera tirado el folio con Hendrix pero no estaba de camarero en Londres. Sólo conocía París donde me topé con el rostro de pájaro de Samuel Beckett y en un bareto de Montmartre me tomé una caña al lado de Georges Moustaki. Ahora, sí, me estoy tirando el folio.

España en verano es lugar de buen comer, de barato beber y de escuchar muchos conciertos de música rock, multicultural o étnica, indie y calificativos de esta índole. La oferta es tremenda y estremecedora y da para todos los gustos. Sólo hay una pega: hay que pagar por ello, por escuchar a Vetusta Morla, a Enrique Iglesias o a Franco Battiato o a Patti Smith, estos últimos en el Jardín botánico madrileño y a miles más repartidos por la ancha geografía nacional, sobre todo de costa, que es donde el personal gusta de juntarse: el Mad Cool madrileño es una excepción. Lo que el personal demanda es Benicassim o Ibiza… normal.

Publicidad

Nosotros, atendiendo a los precarios, hemos elaborado una lista de los festivales que son gratis, es decir, que no hay que pagar. Nos mueve un motivo altruista aunque no ocultamos cierta mala leche: creemos que pagar por oir en playback a Enrique Iglesias no tiene precio, pero resulta que lo tiene y caro. Así que, Venganza.

Por ejemplo, en Tárrega, Lérida, está Paupaterres, desde el 18 de julio, un festival de reggae, rap, pop catalán… y actuarán grupos como Zoo, El amics de les arts, Kepa Junquera & Sorginak. También La Terrasseta de Preixens, estos tremendamente catalanes…

Por las mismas fechas pero en las Rías Altas, en Ortigueira, tiene lugar uno de los grandes festivales de música folk de nuestro país. Ya saben… gaitas, mucha música celta y comida de calidad preciosa. La niebla suele acompañar el evento, lo que es de agradecer porque le otorga encanto añadido. Allí le espera la magnífica Cristina Pato, Sharon Shannon o Xosé Manuel Budiño.

También Pop al carrer en este mediado julio. Como su nombre indica es festival popero y con vocación sincrética, donde se junta la música con las perfomances. Lugar: la playa de Tavernes de la Valldigna, en Valencia. Allí se encontrarán a músicos que juntos resultan un surrealista popurrí: desde Llorenç Barber, músico de vanguardia que estudió con Stockhausen y crea curiosos conciertos de campanas; a Mike Cooper, Montserrat Palacios o Ángel di Stéfano. Ya digo, sincrético.

La Mar de Músicas es festival de pago. Se celebra a mediados de julio en Cartagena, pero hay un lugar reservado a los que quieren escuchar música gratis. Los grupos por los que no les cobrarán entrada son Meneo, Pepica y los bichejos, Ámparo Sánchez , Katembe Project… Suerte.

Festivales de Rock
Cartel del festival Folk Plasencia

Para los irreductibles y buena gente existe un festival modesto, modestísimo, en plena Alcarria conquense, en Torralba, y se titula Alcarria Rock. Van ya por los 16 años de existencia y recurren a vender camisetas para financiarse. Actúan Mamá Ladilla, La Caixa de Gel, The Dirty Blues Band... ya saben, lleven dinero, aun sea para comprar camisetas.

Van ya por su 21 edición: del 24 al 26 de julio el Festival de Jazz de Ribadesella, bello paraje asturiano, traerá Gospel y Jazz que podrán escuchar en la Plaza del Ayuntamiento. Actuarán Red House, Gospel Choir, Skytrain, Black Light...

Y en Madrid, el Granito Rock se celebrará el 25 de julio en Collado Villalba. Es festival para gente dura, melenuda, gente que gusta del Metal Rock. Saratoga, Ghosts and Me, Cotard, Sacramento, darán un aire heavy a la localidad serrana en la Plaza de los Belgas, céntrico lugar de la localidad y muy frecuentado el resto del año por los jóvenes del pueblo.

Del 20 al 22 de agosto tendrá lugar en Plasencia de Cáceres el Festival de Folk hispano luso con la presencia de la cantante israelí Noa. Además de la afamada cantante, actuarán Celina Da Piedade, La Musgaña, Aulaga Folk, La Troba Kungfú…

Como verán no son la mayoría grupos mediáticos, salvo honradas excepciones, pero son bandas de sobrada calidad, la mayoría de ellos…

¿Quién dijo que el verano salía caro?