Siete libros siete para Navidad

  • Recomendamos tres libros de narrativa, tres de ensayo, dos vinculados a la historia y una biografía

Este año hemos decidido matar dos pájaros de un tiro, en acertada frase hecha, y de esta manera acercamos a la Navidad,que se supone es fecha en la que se regalan libros, ciertos títulos recomendados con el ánimo puesto en que, además de ser comprados, se les tenga en cuenta como libros cuya calidad hace que se emplacen entre los mejores publicados en el año. La lista es restringida, siete, porque hemos optado por un número vinculado desde la Antigüedad a la suerte, en vez de repetir el decálogo, vinculado de igual modo a la Antigüedad, esta vez bíblica, o los doce de ancestral memoria o los seis que nos vinculan a la fiesta taurina o trece, que es número gafe, o… y pongan ustedes aquí el número que les apetezca. En realidad el número es caprichoso pero con esa cifra hemos supuesto que no llenaríamos la cabeza al lector con títulos que al poco rato habrían sido olvidados. La memoria es selectiva.

Siete libros que comprenden un libro de poesía, tres libros de narrativa, tres de ensayo, dos vinculados a la historia y el último a una biografía escrita por un brasileño en español sobre un autor británico, Conan Doyle que nada tiene que envidiar a las legendarias escritas por los anglosajones, de justificada calidad.

Publicidad

Ezra Pound. Cantos. Sexto Piso

Con la traducción del argentino Jan de Jager, se nos presenta esta nueva versión de un libro capital en la poesía del siglo XX, los Cantos, o Cantares, de Ezra Pound, del que sólo conocíamos en español la versión de Vázquez Amaral, que se publicó en México en la editorial Joaquín Mortiz y que, salvo algunos errores fácilmente sujetos a corrección, es una versión muy digna. Esta nueva traducción, soy de los que creen que cada generación necesita una nueva traducción de sus clásicos, aporta un aire de frescura del que carecían algunas partes de Vázquez Amaral, más rígidas. La versión es espléndida, a mi parecer, y no trae ninguna nota adicional, la edición de Cátedra, crítica, ahogaba el texto de tal manera que dificultaba su genuina lectura. De esta forma el libro se presenta al lector desnudo, como lo leyeron los primeros lectores que se enfrentaron al ejemplar capital de Pound.

Raúl Guerra Garrido. Demolición. Alianza Editorial

 A sus 83 años, el escritor Raúl Guerra Garrido se enfrenta con esta novela a lo que puede ser, en cierta manera, la realidad digital. Con humor e ironía muy afilada pero de raigambre cervantina, el autor de Lectura insólita de El Capital, se descuelga con una especie de biografía no autorizada sobre Jesús Expósito, un artista ya muerto, y que durante toda su vida estuvo convencido de que había nacido por generación espontánea porque había sido abandonado al nacer frente a una carpintería en Cáceres. Guerra Garrido comenzó a interesarse en la cuestión cuando recibió una invitación de una galería de arte donde se mostraba obra de Expósito y se rogaba al asistente no abrir los ojos mientras durara la visita. Una muy buena novela.

Andrés Ibáñez. Un maestro de las sensaciones. Galaxia Gutenberg

Considero que este libro que consta de 22 cuentos es uno de los mejores libros de ficción publicados en España en este año que finaliza. Ibáñez es autor de una obra ya consolidada y por la que ha sido galardonado con el Premio de la Crítica. Un maestro de las sensaciones es libro que abarca multitud de estilos y variados temas, aunque unidos por una coherencia estética que hace de estos relatos una lección de implacable vocación literaria: desde un cuento de tema oriental escrito en verso a uno de vampiros u otro sobre un periodista digno de haber sido creado por Alfred Jarry que imita en un momento a Matías Prats y es expulsado de la profesión por haber calificado a Plácido Domingo con una de las frases más cursis jamás escritas. El libro contiene algún cuento, como el primero, de inquietante factura.

John Cheever. Cuentos completos. Penguin Random House

Cheever ha sido considerado por la crítica estadounidense como el Chéjov de los suburbios. La frase, como estímulo para leer a Cheever no tiene rival, pero hay en ella una gran parte de verdad. Nadie como Cheever ha narrado el drama que se esconde tras esos infinitos suburbios americanos de casas con jardín y piscina cuyas calles desembocan en el obligado centro comercial. Cheever es en cierta manera el escritor que mejor ha sabido describir el ambiente de las familias norteamericnas de clase media surgidas en los años de crecimiento desmedido de la economía en los años de Eisenhower. Este libro, uno de los mejores publicados este año, viene a colmar la gran laguna pendiente en español: la edición de los Cuentos Completos. Es de agradecer.

Fernando Castillo. La extraña retaguardia. Fórcola Ediciones

Es este uno de los mejores y más curioso libros de historia con los que me tropezado este año. Castillo es el mejor historiador de la cultura con que contamos en nuestro país, una especie de Lottmann surgido de la fascinación que sobre él ejercen dos ciudades, París y Madrid, y un autor, Patrick Modiano, que Castillo ha estudiado hasta la prolijidad casi exasperante. Este libro nos retrata un Madrid poco conocido y  esa mezcla fascinante de delincuencia y política, extorsión e ideología, sadismo e inocencia que se daban en el Madrid sitiado desde aquel aciago noviembre del 37 por las tropas franquistas y cañoneada hasta el martirio. Quinta columnistas, cenetistas, comunistas… por estas páginas pasan unos personajes dignos del pincel de Solana, del expresionismo de Ramón Gómez de la Serna y Valle-Inclán y de la bajada a los Infiernos de un Dante de nuestros días. Un gran libro.

Od Arne Westad. La Guerra Fría. Galaxia Gutenberg

Para este historiador de origen noruego, la Guerra Fría comenzó en 1890, con la caída del Banco británico Baring y finalizó en 1989, un período de cien años donde el mundo se polarizó en dos bloques y cuyas consecuencias se dejan notar aún hoy día, ya que los problemas de nuestro tiempo se derivan en gran parte de las condiciones que propiciaron esa bipolaridad. Minucioso, con esa mezcolanza tan fascinante donde el buen narrar se alía con un rigor científico que hace del libro algo irresistible, Westad nos conduce por la I Guerra Mundial, la Revolución Rusa, el nacimiento del nazismo, la II Guerra Mundial y, luego, la reconstrucción europea y la caída del coloinialismo y el resurgir de los gigantes asiáticos, con China y Japón  a la cabeza a la vez que se perfilaba el término de Tercer Mundo. El libro está escrito con buscada objetividad, de tal manera que lo que parecían dos bloques irreconciliables, los Estados Unidos y la URSS, finalmente se semejan como dos caras enfrentadas al espejo de la deformidad.

Publicidad

Eduardo Caamaño. Arthur Conan Doyle. Almuzara

Nacido en Río de Janeiro, Caamaño ejerce de profesor en la Universidad Camilo José Cela madrileña. Es autor de biografías dedicadas al Barón Erich von Richtofen, el Barón Rojo, y Harry Houdini y con esta de Conan Doyle ha conseguido escribir una de las mejores dedicadas al creador de Sherlock Holmes. El libro es enorme en cuanto a la información que aporta sobre el autor, desde los avatares de la creación del detective hasta los viajes por medio mundo y su manía por la ouija y el mundo de los fantasmas. Pero hay dos características del libro de Caamaño que le hacen raro por nuestros pagos y es el modo en que aúna la descripción de la vida de un escritor con la Inglaterra de su tiempo y, a la vez, con toda esa información tan exhaustiva formar un entramado que se lee como una novela.