‘Se vende ático’, el teatro que derriba las barreras de la discapacidad en escena

Las obras que representa esta compañía son como cualquier otra pieza teatral, pero cuentan con un elenco más diverso. Cuando los actores comienzan a interpretar sus papeles, como en cualquier teatro, el personaje se impone a la persona que lo interpreta y así comienza el espectáculo que busca hacer disfrutar al público.

Es el quinto año consecutivo que actores profesionales de capacidades distintas comparten las tablas gracias a la Fundación Repsol y la Compañía de Teatro Blanca Marsillach, quienes llevan ya diez años impulsando el teatro adaptado para un público con discapacidades intelectuales. Al fin de gira de Se vende ático, realizado en la Casa de Vacas del Retiro (Madrid), han acudido el director Xabier Olza y los protagonistas: el actor Daniel Olías, con síndrome Williams; Miriam Fernandez, que tiene parálisis cerebral y este año ha actuado en 'La Voz'; y la actriz Adela Estévez.

Se vende Ático, de Adolfo Marsillach, trata sobre un matrimonio roto que, tras superar el episodio, comienza dos nuevas relaciones. Sin embargo, los antiguos amanten recuperan una complicidad que desata los celos en sus nuevas parejas, cada vez más parecidas, en sus manías, a las viejas. “Representamos a personajes de la vida misma con sus problemas y sus conflictos, y la discapacidad pasa a un segundo plano”, ha indicado Fernández en el encuentro que se ha realizado con periodistas.

Publicidad

La actriz, agradecida por poder dedicarse a su pasión, ha indicado que es preciso “no quedarse en la apariencia, en la barrera o en la dificultad, sino aprender los unos de los otros. Estamos hablando más de convivir que de integrar”. Por su parte, Olías ha señalado que su experiencia en esta obra será “inolvidable” y una forma de demostrar que “las personas con capacidades diferentes pueden estar en el teatro”.

Después de recorrer lugares como A Coruña, Cartagena, Bilbao, Tarragona y Madrid, "Se vende ático" ha sido despedida en la Casa de Vacas, en el Retiro de Madrid también por el director y vicepresidente de la Fundación Repsol, António Calçada de Sá; la propia Blanca Marsillach; y el actor Emilio Gutiérrez Caba, que junto a David Marqués, guionista de la premiada con el Goya a mejor película, 'Campeones', es padrino de esta iniciativa de teatro adaptado.

Además de los cinco años impulsando esta iniciativa que mezcla a actores con distintas capacidades, la Fundación Repsol y Varela Producciones/Compañía de Blanca Marillach llevan desde 2010 con su programa de teatro adaptado para las personas con discapacidad. Desde esta primera obra, El reino de la tierra de Tenesse Williams, unas 10.000 personas se han beneficiado del proyecto, según la organización. Cuando el elenco termina de interpretar la pieza teatral, los asistentes tienen la oportunidad de subir al escenario a improvisar algunas de las escenas más divertidas de la obra.

“La cultura es un derecho para todas las personas, no solo para participar como público sino también como profesionales”, ha señalado Marsillach. “La circunstancia determinada de un actor no puede ser impedimento para participar en una compañía”, ha apostillado. Y con un mensaje optimista para hacer un teatro más diverso ha terminado Gutiérrez Caba, quien ha apuntado que “el mundo del teatro no existe sin la imaginación” y que en éste “nunca estarán cerradas las puertas”.