Ocampo: “Los hombres deben al feminismo poder pasear a sus hijos en carritos sin que les llamen blandengues”

  • Entrevista a la directora del documental "Serás hombre", sobre la masculinidad toxica y de cómo esta ampara a la prostitución

0

Isabel de Ocampo es pequeña de cuerpo, pero no de alma. Y es que esta reconocida feminista y directora de cine ha encontrado en el séptimo arte el mejor lugar para batallar en la vida contra la desigualdad. “El cine se inventó para las palabras que se quedan atrapadas en la garganta. En el nirvana del feminismo”, tal y como ella destaca en su propio perfil de twitter. Su don es tal que más que atrapar palabras logra que se atraganten sentimientos, imágenes y realidades. Su saber hacer es dar voz a quienes no la tienen.

Basta ver su último trabajo, Serás hombre, un documental sobre la masculinidad toxica y de cómo esta ampara a la prostitución, la explotación más antigua del mundo, para entender la terapia feminista que esta salmantina es capaz de hacer en 90 minutos en el público. Su cinta cuenta con la desalmada mirada de un proxeneta que sabe lo que significa maltratar y explotar a más de 1000 mujeres en su propio burdel y de cómo los puteros que entran a su local son igual de cómplices de la violencia de género.

“Estoy muy feliz y agradecida de la acogida que está teniendo por toda España. Acabamos de recibir un premio en un festival de cine de la India y creo que no puede haber sitio mejor, un país muy machista, para un honor tal”, explica a cuartopoder. “El documental se ha podido ver en la Cineteca del Matadero de Madrid y en nada estrenaremos en Barcelona. Cualquiera que quiera verla solo tiene que seguirnos en las redes sociales porque es nuestra única manera de ir anunciando los pases”, explica.

Publicidad

-¿Qué te lleva a mirar lo invisible de la cruel realidad del sistema prostituyente?

 -El cine. Yo veía películas donde la figura de la prostituta era presentada de forma muy positiva y frívola.  “Chicas de vida alegre”, se solían llamar. A mi me daba la sensación de que era una visión distorsionada de una realidad de la que me estaban ocultando algo. Y así fue. Lo que nos ocultan de la prostitución es la sordidez, el olor, la soledad, el aislamiento, la necesidad económica, la vulnerabilidad de esas mujeres, el hecho de que casi todas son madres o tienen bocas que alimentar, etc. Por eso quise contar la prostitución desde el punto de vista de las mujeres. Y así hice Miente y luego Evelyn. Y de todas aquellas reflexiones surge Serás Hombre que para mi cierra un ciclo.

-“Simples billetes” o “simples botellas”. Así define el proxeneta a las mujeres que prostituye…

-Claro. Es que, para aprovecharte de la necesidad o de las ilusiones o del deseo de una vida mejor de estas chicas, para explotarlas sexualmente sin escrúpulos, para consumir prostitución, previamente se requiere instalar en tu cabeza un pensamiento que viene de serie con el patriarcado. Y es que ellas no sufren o padecen por el hecho de acostarse contigo por dinero. Sino que disfrutan y encima ganan dinero, así que en el fondo se están aprovechando de ti, pobrecito hombre poseído por un deseo sexual incontrolable, que tienes que satisfacer o de lo contrario podrías enfermar. Esto es lo que se dicen a si mismo los puteros.

"¿Por qué chavales jóvenes en plena era de libertad sexual consumen más prostitución que nunca?"

Y en el caso de los explotadores lo mismo. Necesitan cosificarlas, quitarles sus atributos humanos. “Si las consideras personas, no vas a sacar dinero”. Ahí está la clave del sistema prostitucional. Por eso a mi me parece fundamental girar el foco de la cámara hacia los hombres. ¿Por qué un hombre necesita pagar por sexo, o por la idea que él tiene de sexo? ¿Por qué chavales jóvenes en plena era de libertad sexual consumen más prostitución que nunca? ¿Qué necesidades psicológicas tratan de satisfacer? ¿Qué inseguridades están tratando de paliar? ¿Qué privilegios están tratando de defender de una forma tan exasperada y violenta?

-Más allá del dinero que genera el proxenetismo hay un enriquecimiento infinito que es el de demostrar que los hombres mandan hasta donde no está escrito sobre las mujeres.

-La noción de poder y éxito que nos transmiten es esa. Que el poder te da patente de corso sobre las mujeres que pasan a ser trofeos junto con los coches y el resto de posesiones materiales que adquieres con el dinero. Como has trabajado mucho y te has esforzado para ser el número uno en este sistema de competitividad tan salvaje, ahora te toca disfrutar y nadie se puede negar a tus requerimientos y mucho menos una mujer. Pero es una idea que viene de antiguo, de la época de los griegos donde solo existía un género: el masculino, y las mujeres, los hijos y los esclavos eran sus posesiones.

Y en esta ecuación no hay lugar para las necesidades de las mujeres o para una posible negativa de una mujer ante el requerimiento sexual de un hombre poderoso. Ya lo dijo Rousseau, la mujer está ahí para hacerle la vida más agradable a los hombres. Y esa idea sigue anclada en muchas mentes masculinas, porque es estupenda. Pensar que alguien fue creado por dios para que te cuide, te zurza los calcetines y te haga la cena todos los días… ¿Quién se resiste a eso?

-¿Qué se te ha revuelto más al mirar y convivir cara a cara con los puteros y proxenetas?

-El cinismo. Y la capacidad de mentir sin pestañear y sin inmutarse. Eso siempre me deja hecha polvo y me consume. Porque ante alguien que miente descaradamente no hay nada que hacer. Es un muro contra el que chocas. Afortunadamente, también los he visto acorralados en sus mentiras y teniendo que guardar silencio.

-Hay una frase entre el proxeneta y su amigo putero cuando hablan de la violencia de género y que dice que antes a las mujeres se las podía pegar siempre pero ahora menos…

-Exacto. Esto es un buen ejemplo de lo que digo. La frase exacta es: “Antes se pegaba a casi todas, pero no había televisión donde contarlo.” Y continúa diciendo: “No las engañan, se dejan engañar”, refiriéndose a las víctimas de trata. Esto es un ejemplo de algo que me produjo nauseas reales. Me tuve que sujetar a un árbol.

-El enfoque de mirar al culpable en lugar de a la víctima es parte del éxito de tu documental. ¿Si toda la sociedad tuviera tu mirada?

-Me parece absolutamente necesario girar las preguntas hacia los verdaderos responsables del machismo. Los hombres que ejercen la masculinidad tóxica, los que la consienten y los que callan y miran a otro lado cuando se produce cerca de ellos. Y ese giro del enfoque es como mover una puerta de piedra que pesa toneladas. Las resistencias son titánicas. Mirarse al interior.

Analizar el comportamiento masculino, mirarse al espejo es tremendamente doloroso. Admitir que en algún momento de tu adolescencia participaste en alguno de los rituales masculinos de humillación de una mujer es muy incómodo. Pero hay que hacerlo. Si no, las heridas no cicatrizan.

"Me parece absolutamente necesario girar las preguntas hacia los verdaderos responsables del machismo"

-¿A quienes dicen que “ser puta es un trabajo”?

-A mí me parece muy bien que las mujeres que ejercen libremente la prostitución llamen a esa actividad “trabajo”. Es una manera de empoderarse a si mismas y de luchar contra el estigma. No tengo ningún problema. El problema es cuando las instituciones, o las universidades caen en esa trampa semántica. La prostitución no es un trabajo, es una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Y punto. No hay nada más que debatir al respecto. Partiendo de esa base se puede escuchar y defender los derechos de las mujeres que la ejercen. Claro que si. Pero teniendo los significados de las palabras bien claritos y no aceptando mentiras ni eufemismos.

-En otra de las escenas de Serás hombre se ve al proxeneta rezando en la Iglesia. Lo de explotar mujeres y acabar exculpándose así de fácil es una bofetada, un golpe a la cara del público. ¿La iglesia es tan putera como él o los puteros?

 -Es que es así como funciona. Cuanto más pecador, mayor cliente eres de la iglesia, más la necesitas. No solo para aplacar tu conciencia sino para lavar tu imagen. Por eso los grandes criminales se esconden en su seno. Ya lo explicaban perfectamente en El Padrino 3. Y los sacerdotes saben que cuanto mayor sea el pecado cometido por sus feligreses más poder tienen sobre ellos. Porque se vuelven supersticiosos. “Que todo el mal que yo he cometido no lo paguen mis seres queridos”. ¡Y si a eso le unes el poder de que alguien te diga “si rezas tres padres nuestros y llenas el cepillo, yo afirmo que Dios te perdona…” imagínate! Por muchos pecados que hayas cometido siempre hay ocasión para el reseteo. Para el “volver a empezar de cero”. ¡Qué chollo de sistema! ¿no?

-¿Cómo se trabaja y se es activista y en el mismo proceso se supera un cáncer?

-¡Uf! Me cuesta contestar a esta pregunta porque todavía no he hablado mucho de ello pero…Tener un cáncer es una putada. Esto hay que decirlo en voz alta. Tener un cáncer siendo autónomo es una doble putada. Yo tenía que pagar mis 300 euros a la Seguridad Social cada mes. Así, durante más de un año. Y ser productora y directora de un documental tan complicado, con estos dos personajes tan difíciles y tener un cáncer… es ya el colmo de las putadas. Supongo que mi vocación por el cine es más fuerte que cualquier enfermedad y por eso en ningún momento se me pasó por la cabeza no acabarlo.

Y es curioso porque el activismo, el estar en contacto con mujeres que han tenido que hacer frente a historias de vida tan terribles te da herramientas para gestionar tus propios problemas. ¿Qué tengo un cáncer? Bueno, pues tampoco es para tanto si lo comparo con aquella historia que me contó aquella chica… Por eso, ejercer el voluntariado en algún momento de tu vida me parece muy saludable.

Ahora estoy muy concienciada con la salud y los estragos del estrés emocional. Hace poco les planteaba en una charla a los de Médicos del Mundo. ¿Quién cuida al cuidador? Hay que aprender a auto cuidarse. Y no sentir culpabilidad si te retiras de la primera línea de fuego. Yo, en cualquier momento volveré a entrar en erupción (ríe).

-Hay una frase en tu documental del experto Miguel Lorente que dice que “el feminismo es el único que de verdad quiere y se ocupa de los hombres” …

-Sí. Serás Hombre habla de muchos temas que tienen que ver con la noción de ser hombre, con la negación de lo femenino, con la economía, con la religión… A mi me gusta el cine denso, ¡qué le voy a hacer! El cine con muchas capas de lectura. Y esa frase que dice Lorente da para pensar mucho. El que ahora los hombres puedan pasear a sus hijos en los carritos sin que nadie les acuse de “blandengues” se lo deben al Feminismo. El que puedan tener una comunicación más plena con sus parejas se lo deben al Feminismo. El que puedan acogerse a permisos de paternidad se lo deben al Feminismo. Y así podríamos estar tres días enumerando cosas.

-¿Entrevistar a Zapatero qué supone para el mensaje del documental?

"La Ley Integral contra la Violencia de Genero fue pionera en Europa y eso es una medalla que tenemos que reivindicar"

-Bajo su mandato se aprobó la primera Ley Integral contra la Violencia de Genero. Una Ley pionera en Europa y eso es una medalla que tenemos que reivindicar los españoles. Además de haber sido el primer presidente de Gobierno que se declara feminista de la historia. Antes que Trudeau. Y esto es debido a que estaba rodeado de mujeres muy inteligentes que le supieron transmitir bien en qué consiste el feminismo y cuantos beneficios aporta a una sociedad. Ese es el motivo por el que me parecía importante que estuviera, aunque me haya producido tantos problemas su presencia en el documental.

-¿Qué tipo de problemas?

-De financiación, sí. Porque consideraban que se teñía de un color político

Leave A Reply

Your email address will not be published.