El regreso de Disidencia: 25 años de punk-rock, compromiso social y poesía

  • La banda alicantina, tras varios años inactiva, regresa para celebrar su aniversario con un disco recopilatorio en el que han regrabado algunos temas antiguos
  • "Nos sentimos en deuda con la gente que nos seguía porque nunca hubo ese último disco o ese concierto de despedida", señala Maki, batería del grupo
  • Las letras de Disidencia siguen estando de plena actualidad y con un mensaje reivindicativo claro

0

Onil es una localidad de la provincia de Alicante. Tiene cerca de 7.500 habitantes. Allí, hace 25 años comenzó a formarse una banda de punk-rock que resonaría durante varios años con fuerza en el panorama estatal. Son Disidencia, cuya formación original estaba compuesto por Txus a la voz y el bajo, Carlos “Jipi” a la guitarra y Maki a la batería. El grupo llevaba varios años parado y ha tenido una carrera intermitente. Pero, como dice el refrán, “la cabra tira al monte” y no han dejado pasar la efeméride para regresar. A los tres componentes originales se les ha unido Juanjo a la segunda guitarra. De momento, con un disco de nombre evidente, 25 Aniversario, lanzado hace unos días y en el que han regrabado muchos de sus grandes éxitos de los primeros trabajos. Y claro, cuanto todo esto pase, tocará volverlos a ver sobre los escenarios.

“Siempre fue algo que teníamos en mente, porque se nos quedó la sensación de que Disidencia fue algo que se fue diluyendo, nos sentimos en deuda con la gente que nos seguía porque nunca hubo ese último disco o ese concierto de despedida”, destaca Maki en conversación con cuartopoder.

Con esa “espinita clavada”, se pusieron manos a la obra. La idea inicial, cuenta Maki, era hacer solo una gira. “Pero somos de los que se vienen arriba fácilmente y decidimos que por qué no acompañar la gira de un disco homenaje. Incluso nos fuimos más arriba todavía y decidimos grabar parte de los temas que hacía mucho tiempo que se hicieron y que en su día no contábamos con tantos medios como se tienen ahora”, destaca. Los mandos técnicos han estado a cargo de Javier Abreu en la grabación y mezcla. La masterización la ha desarrollado Crossfade Mastering, por Enrique Soriano. El disco recoge un total de 25 canciones de todos sus discos. Algunos de los primeros, regrabados, los más emblemáticos de la banda: Vivo libre, El mítin, Que te vaya bien, Me quema la sangre, Martes 13, Amor de W.C o A tod@s ell@s, entre otros.

Mientras algunas bandas empiezan a hacer conciertos en streaming, Disidencia de momento no tiene nada previsto en el horizonte a pesar de que han tenido la opción de ser programados en algunos festivales de otoño. “Hemos dicho que no porque Disidencia partimos de cero, hemos estado mucho sin tocar, para hacer un concierto o dos, no queremos hacerlo porque nos va a costar mucho trabajo. Preferimos sacar el disco, que rule, está teniendo muy buena aceptación, nos están llegando mensajes de Mexico, Argentina, Chile. Esto nos empuja a preparar un buen show y llevarlo a directo”, cuenta Maki. Muchos de los festivales que tenían programados para este año mantendrán el cartel el año que viene.

Las consecuencias de la pandemia

“Esto lo vamos a sufrir todos y va a ser un batacazo bastante grande. Ten en cuenta que los grupos que no estamos en primera división nos cuesta mucho poder llegar a tener un caché digno, son años de trabajo, sacrificio, grabar discos y estar en la brecha para poder tenerlo. Todo ahora esta en tela de juicio, no sabemos en qué va a derivar esto, y no se sabe si se van a poder mantener esos cachés a los que nos ha costado tanto llegar”. Es el diagnóstico de Maki sobre la complicada situación provocada por la crisis sanitaria.

En ese sentido, el batería de Disidencia pone el foco en profesionales técnicos: de sonido, luces, road-managers, conductores, etc. “Hasta hace cinco o seis años la figura de profesionales así solo se podían permitir grupos que estaban consagradísimos. Se consiguió incluir en los staffs técnicos de grupos medios”, comenta. Según su punto de vista, si hay una rebaja en los cachés porque las salas no pueden llenar los aforos por las limitaciones o los festivales tienen que reducir, eso obligatoriamente va a dar al traste con lo que se ha conseguido y las personas que primero se van a ver afectadas serán esas personas.

Trayectoria exitosa

“Los meto en el mismo saco que a Barricada, Rosendo o La Polla Records. Es un pedazo de grupo, con tremendas letras y una forma de tocar que algunas veces me recuerdan a The Clash”. Son palabras de Alberto Pla, guitarrista de una banda amiga, Boikot. Es una pequeña muestra de la consideración que se les tiene en la escena estatal. Y ahí, aprovechando este 25 aniversario, les han mandado mensajes gente de grupos como Reincidentes (muy importantes en su carrera, su primer disco Apología de lo evidente, fue producido por Fernando Madina, cantante del grupo sevillano), Manolo Kabezabolo o Ska-P, entre otros.

De puertas afuera de la escena más puramente punk-rockera, en todo caso, no ha resultado nunca un grupo de eso a lo que Maki llama “primera división”. ¿Deberían haber despuntado más? “A nivel personal estamos muy satisfechos, porque ese sentir nos llega desde mucha gente a la cual hemos seguido y hemos tenido referencia toda la vida y hemos llegado a un punto en el que Disidencia ha acabado significando algo. Sí que es cierto que tuvimos una época dorada durante 4 o 5 años en los que empezamos a estar en los festivales más importantes, a tocar con los grupos que hasta entonces habían sido puntales referentes, cruzamos el charco, giramos por Europa, etc”, responde Maki. “Si deberíamos haber llegado a más o no, no me toca a mí decirlo, pero nos siguen llegando continuas felicitaciones, gente que con la vuelta se vuelve a poner en contacto, nos cuenta anécdotas, etc. Nosotros, desde luego con las muestras de cariño de la gente y los comentarios nos sentimos satisfechos”, añade.

Letras de plena actualidad

Las letras de Disidencia, esas que mencionaba el guitarrista de Boikot, están llenas de compromiso social y político. Y como suele suceder en otras bandas de punk-rock, pueden adaptarse a diferentes generaciones. Uno de sus himnos, publicado en 2002, se llama A tod@s ell@s: En pleno confinamiento, la decidieron rescatar con un montaje en vídeo para homenajear a los profesionales sanitarios.  “Nos dimos cuenta de que era una canción que estaba vigente y seguía emocionando tanto como hace 18 años”, afirma Maki. Aquí, una parte de la letra: “A los que se preocupan por los demás, que no les importa dar más sin más. A los que muestran su corazón. A los que siempre usan la razón. A todos ellos por continuar. De espaldas al odio que nos hace odiar. Nunca será en vano desesperar. Si hay nuevos cimientos aún por levantar”.

Las letras, por tanto, prácticamente no se han tenido que retocar en este tiempo. Una excepción es El Mítin, que hablaba de la insumisión. “Ahora mismo no tiene sentido porque fueron batallas que se ganaron en su día”, comenta Maki. Otros temas como El emigrante, En mi agujero o Vivo libre, por poner solo tres ejemplos, siguen estando de plena actualidad. “Es bastante significativo y penoso, porque pensamos que logramos cosas, pero son pequeñas batallas de algo que sigue estando vigente: represión por parte del Estado, por parte de los ricos, bancos o políticos. Es algo que en 25 años no hemos sido capaces de quitárnoslo de encima. Por un lado, nos congratula que 25 años después aquello que cantábamos con emoción cuando teníamos 18 siga estando de plena vigencia, pero realmente es triste que sea así”, afirma Maki.

Aunque Txus, cantante y bajista, es el compositor de la mayoría de temas, los tres integrantes han participado también en varias canciones durante toda la trayectoria de la banda. Otro hecho significativo es la inclusión de poemas, o trozos de ellos, en algunas de sus canciones. De hecho, en 2008 publicaron Antología poética. Un disco íntegro de adaptaciones de poemas de diversos autores como Eduardo Galeano, Mario Bennedetti, Antonio Machado o Ángel González, entre otros. En este 25 aniversario están incluidas algunas de ellas. Destacan Todos ustedes parecen humanos, de González y Cuenta corriente, de Bennedetti. Más allá de aquel disco y las que están incluidas en este recopilatorio, los versos han salpicado la discografía de Disidencia: desde el “Vientos del pueblo” de Miguel Hernández en el inicio de la canción Israel IV Reich hasta Pacificación, Se respira diferente o La industria del miedo con los mencionados Bennedetti y Galeano.

¿Será un regreso puntual? El grupo tiene esa idea. Pero no se cierran a nada. “Somos de venirnos arriba fácilmente, la idea de seguir con los conciertos más allá de la gira aniversario, siempre ha estado ahí”, indica el batería. La incertidumbre, el parón obligado por la pandemia, les ha afectado como al resto de grupos. Toda la gira se ha suspendido y la intención es trasladarla a 2021. “Como la incertidumbre no nos deja ahora mismo planificar más allá, no lo hemos visto ni decidido. Pero la opción de que podamos seguir está, no nos vamos a cerrar”, añade Maki.

Leave A Reply

Your email address will not be published.