ENTREVISTA

Miguel Ángel Pacheco: “Cuando conocí a Lolo Rico ya no le dejaban hacer en la tele la mitad de las cosas que quería”

  • Conversación con el director de arte de 'La bola de cristal' por el segundo aniversario de la muerte de su creadora

2

Se cumplen dos años de la muerte de Lolo Rico, la genial creadora del programa infantil más exitoso de la televisión española, La Bola de Cristal. Hablamos con Miguel Ángel Pacheco, quien fuera amigo de la periodista y guionista, y director de arte del programa.

María Dolores Rico Oliver fue escritora, realizadora de televisión, guionista y periodista, según dice la Wikipedia pero para todos nosotros fue Lolo Rico, a secas, creadora de La Bola de Cristal. Hizo muchas otras cosas, su creación literaria es extensa de hecho, pero en nuestro recuerdo su nombre va irremediablemente asociado a ese programa infantil, que La 1 de Televisión Española empezó a emitir en 1984 los sábados por la mañana.

Un programa que, se ha dicho en numerosas ocasiones, no trataba a los niños como si fueran tontos sino como seres pensantes y que marcó a toda una generación, entre las cuales la que escribe este artículo, descubriéndonos un mundo de personajes transgresores (léase La Bruja Avería, por ejemplo), cine (La Familia Monster), frases lapidarias (“Solo no puedes, con amigos sí”) y todo un elenco de artistas y cantantes que estaban de máxima actualidad en aquella España que intentaba sacudirse la caspa de los hombros y abrazar la modernidad: Alaska (maestra de ceremonias); Santiago Auserón; Javier Gurruchaga; Pedro Reyes, Pablo Carbonell…

Hoy se cumplen dos años de la muerte de Lolo Rico y hemos hablado con quien fuera amigo suyo y uno de sus más estrechos colaboradores en La Bola, Miguel Ángel Pacheco. Escritor e ilustrador, en aquellos años ejerció de director de arte del programa matinal. Es, para entendernos, el creador de los muñecos de La Bola de Cristal: su mente y su mano son los que están detrás de Los Electroduendes, el Hada Vídeo, el Hada Truca y la archifamosa Bruja Avería.

Pacheco se dedica hoy a escribir (está trabajando en una obra sobre el Tarot, Luz en el Tarot) y afirma que su carrera de escritor se la debe a Lolo pues fue ella quien le quitó el miedo a la literatura: “Una vez me trajo un manuscrito de Sábato y aquello me pareció horrible y entonces me explicó que los editores se encargaban de dar forma y claridad a textos que muchas veces eran desordenados. Aquello me animó”, confiesa.

Pacheco, quien ha ilustrado muchos libros infantiles, es autor también de varias obras como Siete historias para la infanta Margarita (Kalandraka), Numerajos (Tatanka); Apezedario de Acuario (Tatanka), etc.

- ¿Cuándo y en qué contexto conoces a Lolo Rico?

- Nos conocimos mucho antes de La Bola. Sería al principio de los años setenta, yo era ilustrador de literatura infantil y ella, autora de libros para niños. Nos encontrábamos muchas veces en congresos y luego además coincidimos en el programa Un globo, dos globos, tres globos (1974-1979). Cuando yo conocí a Lolo a ella ya no le dejaban hacer en la tele la mitad de las cosas que quería hacer (Rico desarrolló su carrera profesional en Radio Nacional y Televisión Española).

- ¿Cómo surge la idea de hacer La Bola?

- La Bola se fraguó lentamente, surge casi por una serie de contrasentidos: en el fondo es un programa infantil pero Lolo se encuentra con que tiene 3 y 4 horas de programa. Teníamos espacio pero no disponíamos de dinero: nos decían “ahí tenéis el archivo y el vestuario” pero el archivo y el vestuario de TVE eran un caos… Teníamos que llenar el programa y no teníamos publicidad, y así empezamos, con un programa que nadie ve pero a los pocos meses, empieza a tener audiencia.

- Siempre se ha dicho que ese espacio de libertad y de creación, de transgresión también, no podría repetirse en el panorama televisivo actual, ¿entonces no recibíais presiones por los contenidos?

"En aquella época, RTVE era un hatajo de vagos vinculados al régimen franquista"

- Hubo constantes tensiones, desde el principio, lo que pasa que Lolo tenía un carácter muy fuerte frente a todo aquello. Yo nunca me sentí cómodo en la tele: por aquel entonces RTVE tendría unos 7.000 trabajadores y trabajarían realmente unas 700 personas, como mucho. Aquello era un hatajo de vagos vinculados al régimen franquista. Ibas por los despachos y la mayoría estaban vacíos, a mí me dieron la oportunidad de ser fijo en TVE pero no quise. Me parecía una empresa espantosa, siempre lo vi como una fábrica de mentiras y además, a mí me gusta trabajar.

- ¿Pero había libertad para crear o no?

- La Bola se aprovechó de una ola de post modernidad que había entonces en aquella España, pero éramos funambulistas, constantemente, no sabíamos si el programa saldría a la semana siguiente o no saldría. Hombre, más libertad que unos años antes sí que había, date cuenta de que Un globo, dos globos se desarrollaba con la Guardia Civil entrando en los platós. Pero presiones había. Además, a Lolo le decían cada dos por tres “Usted no va a hacer ningún programa más”, pero ella seguía por allí y como había destituciones, pues los nuevos que entraban para mandar eran otros que no conocían las prohibiciones de los otros y Lolo conseguía seguir estando por allí. Pero sí había presiones, rara era la vez que no llamaban a Lolo desde las alturas para que se quitase algo.

- ¿Qué era lo que más se censuraba?

- Los guiones de los Electroduendes. Ellos al principio no eran tan cañeros pero fueron evolucionando y criticaban mucho a los americanos, hablaban de la lucha de clases (risas).

- ¿Visteis venir el éxito que tuvo el programa?

- No, yo nunca pensé que fuéramos a tener tanto éxito, nunca me lo acabé de creer. Además, a mí nunca me gustó lo que hicimos, yo era muy crítico con el programa, siempre dije que lo hice porque lo necesitaba para comer. Yo comparaba mis muñecos con lo que hacía Jim Henson, por ejemplo, y me parecían horribles. A nivel técnico era muy mejorable, lo que hicimos fue muy burdo. Pero sí que es cierto por ejemplo, es que teníamos la mejor música que se hacía entonces, era la música que gustaba a nuestros hijos. Lolo y yo éramos personajes librescos, veníamos de los libros, pero nuestros hijos eran los que nos guiaban en la selección musical. De repente te decían: “Oye, vamos a ver a la Orquesta Mondragón, que suenan guay”. Y allí íbamos.

- ¿Cree que a día de hoy se podría volver a emitir un programa similar?

"A mí el fenómeno Lolo me recuerda un poco al fenómeno de Gloria Fuertes, a quien también conocí"

- Si preguntas por la ideología, creo que sí sería posible. La mayor parte de los que intervinimos seguimos vivos pero creo que sería muy difícil conseguirlo sin Lolo. A mí el fenómeno Lolo me recuerda un poco al fenómeno de Gloria Fuertes, a quien también conocí. Lolo era de una actividad bestial: cada mañana se reunía con los guionistas (había entre 3 y 6), era muy lúcida. Brillante, con un carácter muy peleón.

- ¿Qué opinión te merece la tele actual?

Me parece una inmundicia estética, toda esa gente peleándose, las parejas gritando… horrible.

- ¿Cómo fue tu proceso de creación de los personajes?

- Yo hice hasta tres niveles de personajes. Los primeros fueron tipo robots, que evolucionaron a niños y al final se quedaron como si fueran muñecos antiguos, porque tanto a Lolo como a mí nos encantaban los muñecos antiguos. Pero los muñecos resultantes no me gustaron, no me gustó el resultado: incluso les dije que les regalaba los dibujos que había hecho, pero que me iba. Lolo no me dejó. Lolo era una genialidad, pero muy desordenada. Creo que yo aportaba orden, ayudaba a que todas esas ideas pudieran compactarse en un formato.

- ¿Sigues conservando esos bocetos?

- No, no los tengo, los perdí. Me los dejé en un taxi cuando el programa ya empezaba a tener algún éxito y nunca nadie me los devolvió.

- ¿A qué personaje de los que dibujaste le tenías más cariño?

- Siempre me gustó mucho El Hada Vídeo, era la más suave de todos. La Bruja Avería fue una de las que más éxito tuvo: para hacerla me inspiré en una máscara japonesa del teatro Noh.

- A lo largo de esta entrevista has dedicado muchos adjetivos a Lolo: peleona, brillante, lúcida… ¿qué más nos puedes contar de ella?

"Siempre me pareció una mujer admirable, siempre he tenido debilidad por ella"

- Lolo Rico era muy reservada en muchas cosas, en eso encuentro otra similitud con Gloria Fuertes. Pero siempre me pareció una mujer admirable, siempre he tenido debilidad por ella. Era una Aries de mucho carácter, incansable, muy tenaz, admiradora del talento y eso en algunos casos, la perdía.

- Cuentas en la introducción de tu nuevo libro, “Luz en el Tarot” que echabas las cartas a Lolo y que incluso ella te sugirió crear un programa sobre el Tarot.

- Nosotros nos solíamos ver los viernes por la tarde en los estudios de TVE, en esas fechas en Prado del Rey, para revisar la última versión del programa que se emitía al día siguiente. A la salida, tras más de cuatro horas de agotador trabajo, tomábamos un aperitivo, que acababa casi siempre en cena, en un kiosco de los muchos que aún quedaban en la Casa de Campo de Madrid. Cuando se recogía y limpiaba la mesa y llegaba el momento del café, Lolo extraía de su gran bolso una pequeña grabadora de cassette y decía invariablemente: ¡Momento mágico! ¿Has traído tu baraja? ¿Qué carta nos toca hoy? A ella le fascinaba el Tarot, lo veía como algo muy mágico. Basándose en esta pasión se había empeñado en que ideáramos juntos un programa estrella, de fin de semana y con un presupuesto a lo gran espectáculo que, naturalmente, en aquel momento de apoteosis del 1,2,3... de Chicho Ibáñez Serrador, tenía que incluir un concurso donde se regalara un coche o un piso. Y todo en torno al tarot.

- Es consciente de que son ustedes los responsables de que muchos españoles sigamos aún diciendo: “Viva el mal, Viva el Capital”; “Solo no puedes, con amigos sí” o “Si no quieres ser como ellos, lee”.

- Algunas de esas frases son de los hijos de Lolo Rico. Por ejemplo, la de "Viva el mal, viva el capital" es de su hijo Santiago (Alba Rico).

No deja de ser maravilloso que, en el imaginario de muchas personas, hoy adultos, siga viva aquella melodía que anunciaba el arranque de La Bola y que sigamos pensando aquello de que “si no quieres ser como ellos, lee”. Es el legado de La Bola.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
2 Comments
  1. Miguel says

    » Viva el mal , viva el capital » , » Solo no puedes , con amigos SI » o » si no quieres ser como ellos , lee » .
    Desde luego que frases y mensajes demoledores para aquella época ( y para esta ) , pero desde entonces ; ¿ hemos evolucionado algo como sociedad y como país? ( me pregunto….. en modo ironía) .
    Personas tan necesarias como Lolo son las que sigue persiguiendo y tratando de eliminar este penoso país llamado España.
    Salud.

  2. Roberto says

    Atajo o hatajo?

Leave A Reply

Your email address will not be published.