Las mejores películas internacionales del año 2018

  • Repaso por las mejores películas de ámbito internacional del año 2018

Este 2018 ha sido un año protagonizado por la estafa cinematográfica. Películas carentes de todo argumento, y no digamos de un guión trabajado, se han hecho protagonistas de las listas de lo mejor del año y han sido alabadas hasta el empalago por la crítica y todo moderno y enterado que se quiera llamar así. 

Este año, y quizás más que nunca, hemos tenido que aguantar alabanzas babosas y papanatas a películas tan olvidables y caprichosas como Tres anuncios en las afueras, soporíferas como El hilo invisible, pedantes y planas como Call Me by Your Name, huecas como Cold War, sobrevaloradas hasta el ridículo como Roma, engañifas indies como Lady Bird, bodrios premiados como La forma del agua o verdaderas tomaduras de pelo como Hereditary o Un lugar tranquilo.

Yo no sé si es que nos rodean cada día más reptilianos, si el poder del marketing de la filfa cinematográfica es cada día mayor o es que he perdido gusto y ganas, pero cada día llevo peor que películas que no van de nada (y lo poquito que cuentan lo cuentan fatal) sean premiadas, alabadas y agasajadas de forma realmente demente.

En un año de una mediocridad desoladora, nos quedamos con estos títulos:

Aniquilación

Hablamos de ella en estas páginas y fue una de las sorpresas del año. En Aniquilación Alex Garland (autor de la novela La playa y director de la estupenda Ex Machina) regresa y renueva el género de la ciencia ficción con un buen reparto femenino y unos efectos especiales estupendos y que deberían estar nominados en los próximos Oscar. Lo peor: un final atractivo pero confuso.

Publicidad

Infiltrado en el KKKlan

Regreso del Spike Lee más político y mosca cojonera con una película (de la que también hablamos en Cuartopoder.es) que mezcla la comedia, la buddy movie y el cine combativo de forma brillante y sobre todo entretenida. Funciona su trama, su reparto y su final panfletario pero cañero. Se echaba de menos este Spike Lee. Carlos Boyero la odió con todo su ser. Prefirió La forma del agua y Campeones.

Los increíbles 2

Buena narración, buenos personajes, un ritmo endiablado… Pixar/Disney vuelven a demostrar que son los amos del cotarro de la animación y Brad Bird también demuestra una vez más su ingenio y solvencia. No es mejor, eso sí, que la primera.

El reverendo

Regreso del mejor Paul Schrader tras años en dique seco con películas tan olvidables como Forever Mine, Desenfocado, The Walker, Caza al terrorista o Como perros salvajes. Y lo ha hecho con otra vuelta de tuerca a su tema favorito: la culpa. La película es irregular pero brillante y escrita con rabia, como merecen estos tiempos en los que el mal (la inmoralidad, la codicia y el saqueo) ha vencido. Me temo, por desgracia, que es algo demostrable. Por El reverendo, una de las mejores películas del año por el American Film Institute, Ethan Hawke debería estar en las próximas nominaciones a los Oscar.

The Florida Project

Posiblemente la mejor película estrenada en España en 2018, un duro pero hermoso film de Sean Baker construido a partir del escenario metafórico en el que lo rodó (las cercanías marginales de Disnelylandia) y de sus actores, en especial los fabulosos niños protagonistas. La película, que comentamos en Cuartopoder.es, es una parábola sobre la fría sociedad de pirados mentales en la que estamos instalados, un espacio en el que los hombres de cuarta o los fracasados son arrasados sin que los de primera, los que están a salvo, muevan una puñetera ceja, mientras siguen en su particular Disnelylandia. Su escena final fue la más desgarradora del año.

Loving Vincent

También nos acordamos de ella en cuartopoder.es. Es una maravilla visual (no tanto en guión) que hay que ver, si es posible, en pantalla grande. Estamos hablando del primer largometraje PINTADO a mano, cada uno de sus 65.000 fotogramas. La película, a modo de thriller, trata de saber cómo era Van Gogh y cómo murió realmente. Interesante.

Los archivos del Pentágono

Otra de las buenas películas de 2018 y de la que también hablamos. Todo el poderío de Spielberg está en la pantalla: su dirección, la fotografía de Janusz Kaminski, sus alucinantes decorados de época, una estupenda banda sonora de John Williams, un guión muy solvente de Liz Hannah y Josh Singer y un reparto redondo. Cine adulto que ya no se hace en Hollywood, cine deudor de las mejores películas políticas de aquellos años setenta en los que Spielberg robada sus estupendas y taquillerar películas de acción. Lo mejor de la película es ver las entrañas de un periódico desde el punto de vista de los que mandan, de la clase dominante, de los pijos.

Lucky

No es una película redonda y la olvidaremos con el tiempo, pero es una despedida de un inmenso actor secundario con suerte y talento. Casi no cuenta nada y su historia es simple, pero Harry Dean Stanton tuvo tanto carisma que la disfrutas. Por interés, por respeto, como despedirse de él y darle las gracias. Se lo merece un señor que ha participado en Falso culpable, En el calor de la noche, La leyenda del indomable, Los violentos de Kelly, Pat Garret y Billy el niño, El padrino II, La rosa, Alien, Corazonada, 1997: Rescate en Nueva York, París, Texas, La chica de rosa, La última tentación de Cristo y Una historia verdadera. Casi nada.