La alcaldesa roja del PP

Elena Bastidas, alcaldesa de Alzira. / alzira.es

Mientras las izquierdas vociferamos en periódicos, plazas, congresos y senados, va una alcaldesa del PP y nos regala el mayor juguete de reyes magos que el progresismo podría soñar. Elena Bastidas, alcaldesa popular de Alzira (Valencia), acaba de anunciar que expropiará las viviendas abandonadas por los bancos, las rehabilitará dando trabajo a los parados del pueblo y las alquilará posteriormente a familias desahuciadas a razón de 50 euros al mes.

Durante el anuncio de este proyecto, bautizado Alzira social, Bastidas no se anduvo con miramientos dialécticos. “Desde el gobierno municipal entendemos que las entidades financieras, en muchas ocasiones sin piedad, dejan fuera de sus casas a familias que no pueden hacer frente a sus pagos temporalmente. No es justo que no obtengan la más mínima contemplación por parte de la administración para, dentro de la legalidad, incorporar sus bienes al Registro Municipal de Solares y Edificios a rehabilitar. Estas entidades son morosas en la administración en concepto de IBI y el Ayuntamiento, que ofrece facilidades a los ciudadanos por la situación actual, va a ser implacable con los bancos”. Ahora va a resultar que la clase política se puede regenerar desde dentro.

Publicidad

La guerra de Bastidas contra los bancos se inició el pasado mes de noviembre, cuando la popular justiciera embargó 2,6 millones a CISA 2011, una filial de Bankia, por impagos en las cuotas de urbanización.

Después la alcaldesa envió a un batallón de técnicos municipales a certificar que Bankia y Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) tenían las viviendas vacías en estado de abandono, inhabitables y en peligro de ruina.

Bastidas se va a gastar 400.000 euros extrapresupuestarios para contratar a 40 fontaneros, carpinteros, pintores, soladores, electricistas... y pagar el material que devuelva la habitabilidad a 20 viviendas de la CAM, 16 de Bancaja y otras 12 de varias entidades bancarias y particulares. “En cierto modo y de forma coloquial, para que se entienda mejor, el Ayuntamiento de Alzira expropiará propiedades a los bancos para que vuelvan a los ciudadanos y fomentará el empleo. La administración más cercana hará de este modo de Robin de los Bosques”, ha anunciado la alcaldesa.

Ahora que Gallardón ha vuelto al redil y ya parecía que no quedaban versos sueltos en el PP, nos sale esta alcaldesa osada a demostrarle a la izquierda cómo se da un golpe revolucionario en la mesa con un puño y una rosa. Y no se trata de una excéntrica de pueblo a la que le ha dado por ahí. Alzira tiene casi 50.000 habitantes y Elena Bastida es la recién reelegida presidenta de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias.

Los reticentes han dicho que habrá que esperar cómo se valoran los pisos expropiados a la CAM y a Bancaja (Bankia). No vaya a ser que Robin Hood esté escondiendo una maniobra para librar a los bancos de viviendas invendibles y expropiándolas a precios amables que acabarán pagando los contribuyentes. Si los 16 pisos de Bankia se canjean por la deuda de 2,6 millones, queda una media de 162.500 euros por piso. Que, rastreando idealista.com, es lo que cuesta en este delicioso naranjal una lujosa casa de 200 metros cuadrados en la bastante céntrica calle Pedro Esplugues. Visto así, es cierto que sería mal negocio para el pueblo rescatado. Pero habrá que esperar.

Alzira. Del árabe, Al-Yazirat Suquar: La Isla del Júcar. ¿La isla ideológica del PP?