15-M: la hora de la rebelión

Cartel de la manifestación. /madrid.tomalaplaza.net

Empieza el espectáculo. Segundo cumpleaños del 15-M. Esta vez, bajo el lema De la indignación a la rebelión: escrache al sistema. ¿Qué significa esto? Romper con la obediencia y con la comodidad. Así lo explica la comisión de política a corto plazo de Acampadasol en un comunicado publicado ayer bajo el título El estado de participación permanente: “Es evidente que la principal razón de que esto esté pasando es que alguien está tomando las decisiones en nuestro lugar, suplantándonos. Es imposible que si tomásemos nosotros, el pueblo, las decisiones sobre lo que nos importa y/o afecta, se pudieran hacer las cosas que se están haciendo. Jamás, por ejemplo, nos robaríamos a nosotros mismos. El principal problema es, en efecto, que nuestro papel político se está suplantando, y somos nosotros mismos quienes dejamos que se realice esa suplantación, quienes confiamos en los de arriba, nos sometemos y obedecemos. Como resultado de esta reflexión, podemos decir que nuestro problema no es el paro o la deuda, la burbuja del ladrillo o las privatizaciones, que éstos son meros efectos. Nuestro problema real es la obediencia. Pero incluso la obediencia o la sumisión son efectos de una causa aún mayor, la causa principal: la comodidad”.

¿Qué significado puede tener ese paso de la indignación a la rebelión? “La indignación fue un primer paso, y es más pasiva que la rebelión. Habrá que estudiar cómo se va planteando ahora la rebelión. Sin duda, uno de los frentes va a ser el de potenciar las actividades judiciales”. Los exitosos precedentes de varias iniciativas legales como 15MPaRato o StopDesahucios sirven de hoja de ruta. Esta última logró incluso que el Tribunal de Justicia de la UE denunciara la ley de desahucios española como abusiva y vulneradora de la normativa comunitaria, e instara al Gobierno de Mariano Rajoy a modificarla.

Publicidad

En cuanto a las perspectivas de participación, nadie se atreve a prever éxitos o fracasos. Pero varios de los colectivos preguntados han resaltado como enormemente positiva la consulta en urnas callejeras sobre sanidad pública que se desarrolló recientemente y reunió cerca de un millón de firmas en apenas cinco días.

Horario y punto de partida de las marchas. / madrid.tomalaplaza.net

En Madrid, la marcha partirá a las 17 horas desde tres ubicaciones diferentes: el Templo de Debod, la Plaza de Colón y Atocha. Los organizadores calculan que confluirán en la Puerta del Sol a las 19.30. A las 20 horas escenificarán su ya clásico grito mudo (nada de minutos de silencio) y, a partir de ese momento, los participantes que lo deseen podrán asistir a las asambleas que se celebrarán en Plaza de Oriente, Carmen, Callao, Ópera, Descalzas y Santa Ana.

¿Y después? El pasado año, la convocatoria del primer aniversario semejante acabó saldándose con 18 detenidos. “La mitad de aquellos detenidos ni siquiera habían participado en las manifestaciones”, confirmaban ayer desde la Comisión Legal Sol, soporte jurídico del 15-M. “Eran gente que volvía de marcha o iba de madrugada hacia el trabajo”, concluyen dejando en el aire su constante denuncia contra la criminalización policial de los movimientos indignados para retraer y acobardar a los simpatizantes menos arrojados.

A la jornada de mañana seguirá el 14 de mayo, donde se estudiarán en Sol los mecanismos para emprender la Revolución Integral. La insumisión fiscal y el estudio de formas de gestionar los ahorros al margen del abuso de los bancos serán dos temas capitales a tratar ese día. También la articulación de un sistema económico paralelo basado en la autogestión, la autoorganización y las cooperativas integrales: se habla incluso de erigir escuelas libres y centros de salud autogestionados.

Y el día 15, el día del cumpleaños, se prepara una San Isidro indignado bajo el lema Toma el Río (Manzanares) entre las 11 de la mañana y las siete de la tarde.

La novedad del año que entra, este tercer ejercicio del 15-M, es la decidida incursión de sectores de los movimientos sociales en política con la intención de concurrir a las elecciones como marca electoral. La calle se ha quedado pequeña, y numerosas inicativas como Proceso Constituyente, Confluencia, Asociación DRY o (la más tradicional y siglera) Alternativas desde Abajo prometen un año muy diferente a los anteriores. El año en el que los voluntarios del 15-M quizá se decidan a fabricar urnas.