SILVIA PADRÓN | Publicado: - Actualizado: 28/3/2017 23:20

Cadenas_Ser_paros
Trabajadores de Radio Madrid, durante el paro realizado hoy para protestar por el despido de sus compañeros. / @AntonioNuoDaz

El Comité Intercentros de Prisa Radio, que aglutina a las emisoras de la Cadena Ser y Los 40 principales, ha interpuesto una demanda contra la empresa, impugnando el traspaso de 157 trabajadores desde Prisa Radio a Prisa Gestión de Servicios, que se ha hecho efectivo el pasado 1 de febrero.

Hace unos meses, la dirección advirtió a los comités de la transferencia de determinados trabajadores de una empresa a otra. Los departamentos afectados son administración, recursos humanos, gestión, servicios generales e informática. La empresa les ha manifestado que los trabajadores traspasados mantienen sus derechos en la nueva empresa, sin embargo, el número es muy elevado, representa alrededor de un 15% de la totalidad de Prisa Radio. La segregación de la plantilla ha provocado malestar e indignación entre los trabajadores de la Cadena Ser.

Tras diversas reuniones con la empresa para que facilitara todos los detalles de la operación y ante la falta de explicaciones a semejante traspaso, el comité, asesorado por los servicios jurídicos de CCOO y UGT, ha decidido interponer una demanda que revierta la operación.

El traspaso de trabajadores no es el único problema que preocupa en la emisora de Prisa. Los rumores de despidos se han disparado en los últimos tiempos, sobre todo después de que la empresa encargara a la consultora Avance Group un informe sobre optimización del trabajo que, según los trabajadores, se traducirá en eliminar empleos, como ya ocurrió en la emisora colombiana, Radio Caracol, que pertenece también al grupo Prisa.

Además, hace unos meses la dirección anunció al Comité Intercentros que se iban a producir nuevos ajustes, incluidos profesionales. A pesar de haber terminado el ejercicio con beneficios, algunos accionistas consideran que no son suficientes. Por ello, incluso se ha pedido a los jefes de programa que prescindan de una persona de plantilla, a lo que la mayoría de ellos se ha negado. El comité pidió a la empresa que no hubiera despidos y que se intentara ajustar el gasto salarial con prejubilaciones y bajas incentivadas. Aunque el proceso de bajas incentivadas está en marcha, para que se apunten los trabajadores que lo deseen, el comité cree que también se producirán despidos.

En el año 2014 los trabajadores firmaron un convenio colectivo que contemplaba una bajada de salario de entre el 4 y el 8%,  y su congelación y la de la antigüedad durante los tres años de vigencia. La empresa no se comprometió a que no hubiera más despidos pero amenazó con un ERE si no se firmaba. En 2015, las emisoras se volvieron a movilizar a causa de varios despidos que hubo a principios de año de profesionales de larga trayectoria en la casa. Las causas fueron sus sueldos. La necesidad de contentar al accionariado obliga a adelgazar cada vez más la calidad y cantidad de los profesionales que trabajan en las emisoras.

  • celine

    En sus primeros tiempos trabajé en esa radio -Radio El País, se llamaba- y entonces se pensaba que era un caballo de Troya de Jesús Polanco -Dios lo tenga en su gloria- para entrar en el negocio audiovisual. A lo mejor, se quedaron con el juguete porque siempre vale para influir más en la sociedad española. Lo que parece claro es que PRISA muestra las delicias del mundo de los negocios en estado puro. Del “aprovechamiento integral del cerdo”, como me dijo una vez Rosa Mora que comentaba Polanco de sus trabajadores, a la matanza directa del mismo, por inanición y abandono. País duro éste, señores.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend