COMUNICACIÓN / Será probado por un grupo de tuiteros elegidos

Twitter permitirá escribir mensajes de hasta 280 caracteres

0
Un grupo reducido de tuiteros en todo el mundo podrá escribir mensajes de hasta 280 caracteres durante las próximas semanas.

La red de microblogging, la de los 140 caracteres, podría dejar de ser denominada como tal en breve. Twitter ha comenzado a desarrollar un experimento con el que permitirá a un grupo reducido de usuarios en todo el mundo escribir y publicar mensajes de hasta 280 caracteres, es decir, el doble de lo permitido hasta ahora.

Se trata de una experiencia piloto que se extenderá a lo largo de las próximas semanas. Desde la compañía insisten en que se trata de un test, pero también dejan abierta la puerta a que una vez finalizado se produzca de forma definitiva el cambio drástico en la manera de comunicarse en la plataforma. Todo dependerá de los resultados que se obtengan y de los comentarios que se reciban por parte de los usuarios durante esta fase beta, aunque la posición de la compañía parece clara.

Publicidad

Así lo transmiten Aliza Rosen, Product Manager de Twitter y Ikuhiro Ihara, Senior Software Engineer de la empresa, en un post que acaban de publicar en el blog oficial de la compañía. En él comunican la realización del test y, al mismo tiempo, tratan de minimizar las posibles reacciones negativas por parte de los usuarios más acérrimos a la esencia del servicio.

“Entendemos que como muchos de vosotros habéis estado tuiteando durante años puede que sintáis un apego emocional a los 140 caracteres - a nosotros también nos ha pasado. Pero lo hemos probado, hemos visto la potencia de lo que puede suponer, y nos hemos enamorado de esta nueva, y todavía breve, restricción”, señalan textualmente.

Es decir, la postura de la compañía parece clara con respecto al más que posible cambio definitivo. A Twitter le parece una mejora considerable, con mucho potencial, y si los resultados del test son positivos, la medida se implementará en los próximos meses con el objeto de permitir a los usuarios comunicarse con mayor facilidad en la plataforma. De hecho, esta fue una de las metas que se marcó Jack Dorsey, cofundador de Twitter, cuando en octubre de 2015 regresó a la compañía, tras varios años de ausencia, para hacerse de nuevo con la dirección de la compañía: se propuso lograr que a los usuarios les resultara más fácil decir todo aquello que quieren decir.

Uno de los problemas que tenía Twitter para crecer era la dificultad inicial que experimentaban muchos usuarios para hacerse con el lenguaje propio del servicio y con sus limitaciones. Para tratar de minimizar esta realidad, Dorsey ha ido tomando en los últimos tiempos diferentes decisiones para ir “ensanchando” poco a poco  el número de caracteres que los usuarios pueden utilizar en la red de microblogging.

Primero se eliminó el límite de los 140 caracteres en los mensajes directos, que ahora pueden ser tan largos como el usuario quiera, y hace sólo unos meses se dejó de contabilizar los enlaces, las fotografías, los archivos GIF y las menciones a otros usuarios. Con eso se pretendía dar al usuario la posibilidad de decir más pero con la misma limitación.

Sin embargo, hasta ahora la compañía no se había atrevido a tocar la cifra de los 140 caracteres en los mensajes, algo que muchos usuarios consideran “la seña de identidad” de Twitter. Pero, con los datos en la mano, Jack Dorsey parece decidido a acabar con ella.

Según la empresa, el experimento tiene lugar para continuar facilitando a los usuarios la capacidad de decir en Twitter todo aquello que quieran expresar, sin frustraciones. “A pesar de que ahora mismo sólo estará disponible para un grupo reducido de personas, queremos ser transparentes y contaros porqué estamos tan ilusionados con esta prueba”, señalan desde la compañía con bastante optimismo.

Twitter se ha dado cuenta de que esto es más fácil en unos idiomas que en otros. Por ejemplo, en japonés, coreano o chino es posible transmitir casi el doble de información en un carácter que en otras lenguas. Esto provoca importantes diferencias de uso. En japonés sólo el 0,4% de los mensajes que se envían llega al límite de los 140 caracteres y la media se sitúa en 15, mientras que en inglés el porcentaje de los que rozan el máximo supera el 9% y la media es de 34 caracteres por mensaje.

Esto explica –entre otros motivos- que haya países en los que se tuitea más que en otros. Según los datos que maneja la compañía, cuando un usuario quiere expresar algo y no logra encajarlo dentro del límite, es posible que pruebe a eliminar palabras o cambiar conceptos por otros, pero lo más normal es que desista en su intento de tuitear. Esa práctica es la que quiere erradicar ampliando el tope máximo de caracteres por mensaje. Que nadie se quede sin tuitear.

Habrá que esperar a los resultados del test, pero dada la ilusión con la que Twitter lo comunica, todo parece indicar que en las próximas semanas o quizá meses el límite de los 140 caracteres pasará a ser historia, modificando por completo la forma en la que los usuarios de la red de microblogging se relacionan entre sí. Twitter seguirá siendo breve, pero menos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.