ENTREVISTA

Estefanía González, activista chilena: “Se renunció a generar un contexto de paz para la COP25”

  • Entrevista a la ecologista chilena, de Greenpeace, que ha acudido a España en representación de decenas de organizaciones ecologistas de su país

0

Mientras buena parte de los líderes mundiales se reúnen en la COP25, activistas de muchos países, y particularmente de Chile, llegan a Madrid para exigir soluciones reales contra la emergencia climática. Una de las que visitan la capital es Estefanía González (Santiago de Chile, 1989), geóloga de profesión, coordinadora de campañas de Greenpeace Chile, y representante de la Sociedad Civil de Acción Climática, que reúne a más de 150 organizaciones ecologistas de su país. El miércoles, junto a una compañera de Fridays for Future, participaba en una rueda de prensa tapándose un ojo con la mano, en solidaridad con los manifestantes que han resultado heridos en las protestas de su país. Conversamos sobre "el estallido social" en Chile y sobre emergencia climática, asuntos que para ella están interconectados.

¿Cómo se valora desde las asociaciones ecologistas que representas que la COP25 se haya trasladado a España debido a las protestas?

Publicidad

– Cuando se dio el estallido social, desde la Sociedad Civil de Acción Climática fuimos invitados a participar en una reunión con la ministra que ahora preside la COP, para ver qué ocurría con la cumbre. En ese mismo momento en Chile había un estado de excepción con los militares en las calles y, por tanto, declinamos asistir a esa reunión. Pero sí hicimos una carta pública donde le pedimos a la ministra que la cumbre se realizara en Chile porque el país debía garantizar que se dieran las condiciones para poder celebrarla allí. No se escuchó ese llamado y creemos que fue una renuncia a querer generar un contexto democrático y de paz en nuestro país. Vimos que el Gobierno de Chile estaba renunciando a escuchar a la gente. Tenemos que recordar que esta cumbre se iba a realizar primero en Brasil y era importante que se hiciera en Latinoamérica. Hemos visto que al cambiarse de sede, el Gobierno está utilizando esto para no avanzar en ambición climática.

Publicidad

--  ¿Hubieseis preferido que Chile no ocupara el puesto honorífico de su presidencia? ¿Os parece correcto el papel que ha jugado España proponiéndose como sede?

"Hubiéramos tenido grandes problemas como humanidad si esta cumbre no se realizaba este año"

-- Es importante señalar que lo que ocurre con la cumbre es materia de Naciones Unidas, así que la propuesta tiene que ver mucho con las decisiones de Naciones Unidas. España ofreció el espacio para que la cumbre se pudiera realizar. Hubiéramos tenido grandes problemas como humanidad si esta cumbre no se realizaba este año porque habría significado que al año siguiente hubiera dos cumbres y muchos países no se pudieran permitir asistir a las dos.

Santiago de Chile está en el puesto 20 de las ciudades más contaminadas del mundo y el país enfrenta enormes retos en este sentido. ¿Su Gobierno ha dibujado algún compromisos concreto de cara al plazo que establecen los Acuerdos de París en el 2020?

-- El Gobierno dijo que iba a disminuir las emisiones en un 91%, pero el compromiso no está alineado con el objetivo de los 1,5º o de los 2º de temperatura (máximo a alcanzar en el planeta para evitar el desastre medioambiental). Casi el 80% de las emisiones en Chile vienen del sector energético y es imposible llegar a las metas que ellos están proponiendo sin una descarbonización efectiva. Otra cosa a la que se comprometen es a la reforestación, pero ellos llaman reforestación a la plantación de especies no nativas como los pinos y eucaliptos, que consumen gran cantidad de agua y están siendo objeto de incendios forestales. El incendio masivo de 2017 emitió una cantidad de gases de efecto invernadero tres veces superior a la que se supone que se iba a mitigar. Por tanto, no hay compromisos reales. La verdad es que no vemos que estén presentando medidas coherentes con la realidad nacional que puedan empujar a otros líderes mundiales a tener ambición climática, algo que se anunció en septiembre cuando nuestro presidente estuvo en Naciones Unidas. Dio un discurso sobre lo importante que era el cambio climático, pero al mismo tiempo decía que las máximas acciones que iba a realizar Chile era una descarbonización a 2040 mientras tenemos a chilenas, chilenos, niños que se contaminan todos los días por las centrales termoeléctricas. La respuesta del Gobierno es que no hagan actividad física y se queden en casa.

Desde la calle, en Chile, se está exigiendo un nuevo proceso constitucional. ¿Cómo se está involucrando el movimiento ecologista?

"La gente está diciendo cuál es la nueva constitución que queremos y el medio ambiente está siendo parte de esa discusión"

– La Sociedad Civil por la Acción Climática nació porque la COP25 se iba a hacer en Chile. El espacio allí ha rotado ahora hacia cual es la Constitución que queremos. Gran parte de la discusión que estamos desarrollando en la cumbre paralela que se está desarrollando en Chile tiene que ver con eso. En Chile esta habiendo “cabildos”, es decir, asambleas autoconvocadas en las plazas públicas donde la gente está diciendo cuál es la nueva constitución que queremos y el medio ambiente está siendo parte de toda esa discusión. Incluso hay un “cabildo” específicamente socioambiental. La actual Constitución ha permitido todo un cuerpo normativo que hace legal matar en “las zonas de sacrificio” que una planta tenga más derecho al agua que una persona. Eso pasa en localidades como Petorca.

¿A qué riesgos se expone la ciudadanía chilena que ha salido a manifestarse durante las últimas semanas?

– Hoy en día sales a protestar y puedes volver con un ojo menos, hay gente que ha perdido los dos ojos. Hay una falta de transparencia gigantesca: se decía que se estaban utilizando perdigones de goma y estudios de la Universidad de Chile comprobaron que solo el 20% era de goma y el otro 80% eran de diferentes tipos de metales. Hoy día se hacen muchos llamados a la paz y es muy importante tener justicia. Es importante que el Gobierno no ejerza esa violencia sobre las manifestaciones pacíficas. El Gobierno es responsable por su irresponsabilidad que tiene al haberle declarado la guerra a su pueblo. Es algo que no se puede permitir y no está a la altura de un gobierno democrático. También hay mucha rabia por un abuso que ha sido constante en el tiempo. Los diferentes partidos políticos y el Gobierno no han sabido dar respuestas. Por eso se está exigiendo una nueva Constitución que sea creada por la sociedad.

Aquí a España ha llegado la performance de Las Tesis, el cántico chileno de “y la culpa no era mía, ni donde estaba ni como vestía” que ha dado la vuelta al mundo. ¿A qué se expone una mujer que sale a la calle a protestar en Chile?

– Hoy en día se da un doble proceso. Por un lado, una mujer que sale a la calle se expone a volver muerta, a que si es detenida la torturen o la violen en la comisaría. Eso es lo que está pasando. No están asegurados los derechos de quien es detenido. Amnistía Internacional ya ha informado sobre las vulneraciones a las que se somete a quienes son detenidos dentro de las comisarías. Por eso tiene tanto sentido el mensaje inspirador que hicieron Las Tesis. Vemos reflejado cómo opera el patriarcado contra las mujeres de manera sistemática en la sociedad chilena y a nivel mundial. Siempre somos nosotras las culpables de las cosas que nos ocurren. Al mismo tiempo las mujeres están siendo las inspiradoras, como ocurrió con este mensaje.

Volviendo a la COP25, ¿cómo estáis dando a conocer vuestras demandas ecologistas?

– La Delegación Civil de la Acción Climática va a estar participando en la manifestación y también participando en la Cumbre Social de Madrid y en la Cumbre Social de Santiago Chile. Estamos haciendo eventos paralelos tanto en la Zona Azul como en la Zona Verde. Hemos estado presentando eventos sobre el carbón, los glaciares, la importancia de los océanos, pero también en la Zona Verde, que es el espacio que se le da a las organizaciones. Lo que ocurre en Chile es bastante ilustrativo del síntoma.

- Este viernes Greta Thunberg participa con vuestras organizaciones en la manifestación por el clima. Su figura tiene muchísimo impacto, pero al mismo tiempo es criticada por algunos sectores que la tachan por venir de un contexto privilegiado. ¿Cómo evaluarías su papel en la lucha contra la emergencia climática?

"(Greta) nos ha ayudado a llamar la atención de otros liderazgos, de mujeres, de comunidades indígenas"

– Es una muy buena noticia que una mujer adolescente, que parte como niña, sea escuchada a nivel mundial. Es una mujer blanca que desde el reconocimiento de su privilegio clama por la Justicia. Esa señal en países como el nuestro es muy potente y ha inspirado a muchísimos movimientos, no solo a la creación de Fridays for Future. También nos ha ayudado a llamar la atención de otros liderazgos, de mujeres, de comunidades indígenas y nos ayuda a mostrar estos discursos que habían estado invisibilizados. No vemos un efecto negativo, sino que vemos un efecto positivo. Vemos un efecto multiplicador de un mensaje que sí estaba presente.

¿Cuál cree que es el mensaje más importante para transmitir a los líderes mundiales en esta COP?

– El tiempo se nos acabó. Los países se están quedando en discursos muy bonitos, pero no hay ninguna acción concreta. Esta COP debe incluir la ambición climática de manera concreta. Las acciones tienen que estar presentes en las conclusiones de esta COP para que los compromisos de los países del año que viene nos ayuden a mantener la temperatura en los 1,5º.

Leave A Reply

Your email address will not be published.