El Madrid del “no pasarán”

Los hombres, como castillos;
igual que almenas, sus frentes,
grandes murallas sus brazos,
puertas que nadie penetre.

‘Capital de la gloria’, Rafael Alberti

Cómo estarían las cosas, que el 6 de noviembre de 1936 el Gobierno de la República decidió trasladarse a Valencia ante el empuje de los sublevados que habían llegado a las puertas de Madrid. Abandonaron en secreto la ciudad a su suerte, porque no veían posibilidad de victoria. Dejaron un escrito al general Miaja, con la indicación de que no lo leyera hasta el día siguiente. Para intentar organizar la resistencia, quedó una Junta de Defensa con representantes de partidos políticos y organizaciones antifascistas. Y el pueblo de Madrid compensó con su entusiasmo y entrega ese golpe a la moral.

La sublevación militar del 17 de julio contra el Gobierno legítimo de la República, que podía haber durado cuarenta y ocho horas, se convirtió en una guerra civil de casi tres años por la resistencia popular al golpe de Estado. Pero un ejército colonial preparado, con ayuda de las potencias fascistas europeas, avanzaron rápidamente hacia la capital. Las columnas del norte y el oeste, fueron detenidas en Somosierra y el Puerto del León por las milicias y las pocas unidades militares fieles. Por el suroeste el rápido y sangriento avance a través de Extremadura y el valle del Tajo, podía haber llegado a las puertas de Madrid a finales del verano de 1936, pero Franco decidió desviarse hacia Toledo en una acción propagandística de “liberar” el Alcázar asediado.   

Las columnas de Varela y Yagüe llegaron a los pueblos más próximos a la capital y al extrarradio (Villaverde, Carabanchel, Cerro de los Ángeles…) Y ahí es cuando el Gobierno de Largo Caballero se marcha de Madrid, porque no creían que la ciudad pudiese aguantase la embestida.

La reacción popular bajo la consigna del “No pasarán”, que popularizó la dirigente comunista Dolores Ibárruri, organizó la resistencia con la ayuda de los pocos militares de carrera que eran fieles a la República, destacando Miaja y Rojo. Se producirá un alistamiento en masa de los obreros y jóvenes de los partidos y sindicatos, se constituye el 5º Regimiento en Francos Rodríguez… La única experiencia militar que unos pocos tenían era el asalto al Cuartel de la Montaña en los primeros días de la sublevación. La mayoría no sabían nada de guerra y tuvieron que hacerla a vida o muerte.

Republicanos, socialistas, anarquistas, comunistas; obreros y estudiantes, campesinos, intelectuales, hombres y mujeres de todas las edades, muchos jóvenes… Al principio las unidades militares se organizan por oficios y, así, albañiles, panaderos, maestros, camareros, costureras, empleados, trabajadores del Canal de Isabel II, etc., irán a los diferentes puntos del frente y a cavar trincheras. Luego vendrán milicianos voluntarios de todos los pueblos de España, la columna anarquista de Durruti, y las primeras brigadas internacionales (el 10 de noviembre al mando de Kléber) que elevaron la moral de la población.

Imagen de la exposición del Ayuntamiento de Madrid en la Plaza Mayor.
Imagen de la exposición del Ayuntamiento de Madrid en la Plaza Mayor./ Anónimo

Del 7 al 23 de noviembre, fueron 16 días terribles los que duró la batalla de Madrid. Hubo muchos muertos en el frente de la casa de Campo, Usera, el Puente de los Franceses, Moncloa y la Ciudad Universitaria. También en los bombardeos sobre la población civil que inauguró el ejército franquista. Pero se produjo el milagro: Madrid resistió. Aquello sí que fue empoderamiento popular: las masas llegaron a hacer suya la razón de la esperanza.

Franco se vengó con bombardeos sistemáticos como describe, haciendo de contable del horror, Louis Delaprée para Paris-Soir y recogidos en “Morir en Madrid” (NOTA 1). Un testimonio que aún sigue en pie de esos brutales bombardeos, es la casa de la calle Peironcely (NOTA 2) en Vallecas, que inmortalizó Robert Capa.

Los intentos posteriores de aislar a Madrid con las ofensivas del Jarama y de Guadalajara fracasaron y durante tres años Madrid sí fue la tumba del fascismo. Ciudad mártir, ciudad antifascista, símbolo de la resistencia y ensayo de nuevas tácticas militares como la de convertir a la población civil en rehenes y objetivo de guerra. Aunque asediados por las balas, las bombas, el hambre y las penalidades, su población defendió ferozmente la ciudad porque sabía las consecuencias de su caída: no habría perdón si se rendían.

Madrid que tan bien resistió, fue entregada por la traición de un golpe de Estado interno en 1939, que pretendía negociar la rendición con Franco. La Junta de Casado, Mera y Besteiro, quebraron la estrategia de resistencia de Negrín que estaba convencido de que, más pronto que tarde, estallaría el conflicto europeo y de esta forma se ligaría la suerte de la República Española a la de las democracias europeas. No se equivocaban en el análisis: seis meses después, con la invasión nazi de Polonia el 1 de septiembre de 1939, comenzaría la que sería la Segunda Guerra Mundial. Pero en España ya había llegado la victoria, no la paz. 

De todo esto trata la exposición (NOTA 3) que el Ayuntamiento de Madrid ha montado en la Plaza Mayor. Fotos, carteles, audios, cine documental, acompañado de textos explicativos. No hay que olvidar que la Guerra Civil española fue la primera guerra audiovisual en la que se utilizaron la fotografía en movimiento, la radio, el cine, la cartelería y los altavoces en el frente. Destacan poderosamente en las fotografías muchas mujeres jóvenes que participaron activamente en el frente en la primera fase de la guerra, como bien documenta el libro de Ingrid Strobl “Partisanas” (NOTA 4).

Exposición 'No Pasarán'.
Exposición ‘No Pasarán’./ Piortiz

Hay que agradecer al Ayuntamiento esta exposición porque tenemos el deber de recordar. Para que no nos pase lo que decía el personaje de Juan Eduardo Zúñiga (NOTA 5) en aquel largo noviembre de Madrid: “Pasarán unos años y olvidaremos todo; se borrarán los embudos de las explosiones, se pavimentarán las calles levantadas, se alzarán casas que fueron destruidas. Cuanto vivimos, nos parecerá un sueño y nos extrañará los pocos recuerdos que guardamos; acaso las fatigas del hambre, el sordo tambor de los bombardeos, los parapetos de adoquines cerrando las calles solitarias…”. Este ejercicio de memoria se lo debemos a aquel Madrid heroico.

NOTAS:

  1. Morir en Madrid, de Louis Delaprée. Editorial Raíces 2009
  2. http://www.publico.es/politica/ayuntamiento-madrid-expropiara-casa-inmortalizada-robert-capa-durante-guerra-civil.html
  3. Exposición No Pasarán., 16 días. Madrid 1936.
    https://plazamayormadrid4c.es/event/no-pasaran-16-dias-madrid-1936-exposicion-la-lucha-madrid-fascismodel-3-abril-al-1-julio-2018/
  4. Partisanas, de Ingrid Strobl.  Ed Virus 2015
  5. Largo noviembre de Madrid, de Juan Eduardo Zúñiga, Ed. Alfaguara 1980