Zoido no retirará la medalla a “Billy el Niño” porque “no hay sentencia contra él”

  • El ministro ha puesto en entredicho la existencia de las torturas ante la falta de una sentencia
  • Juan Ignacio Zoido ha hecho estas declaraciones delante de varios torturados, situados en la tribuna de invitados del Congreso

La sesión plenaria de hoy, miércoles, en el Congreso de los Diputados ha sido más tensa de lo habitual, por las declaraciones de los distintos partidos y sus posicionamientos sobre la moción de censura, que se debatirá mañana jueves y el viernes. También, porque sobre la mesa estaba una petición, iniciada por Unidos Podemos, sobre la retirada de la condecoración de Billy el Niño. Una condecoración otorgada hace 40 años y que el Gobierno se niega a retirar.

En sede parlamentaria, el ministro del Interior, interpelado por Pablo Iglesias, ha negado la retirada de esa medalla, poniendo en entredicho la existencia de las torturas “porque no están recogidas en ninguna sentencia judicial”, ha declarado Zoido. La negación de torturas y de la retirada de la medalla se producía, también, con la presencia de algunos denunciantes de torturas en el Hemiciclo, sentados en la tribuna de invitados.

Publicidad

La crispación e indignación han sido evidentes y así se ha notado en el Congreso de los Diputados, donde varios diputados del grupo Unidos Podemos han increpado al ministro del Interior. En especial, Rafa Mayoral, quien ha sido llamado al orden en varias ocasiones por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y finalmente ha abandonado la sala.

En referencia a la retirada de la medalla, Zoido ha señalado además que “nadie ha solicitado que se retire esa condecoración” y que “no parece que haya justificación legal”, puesto que no existe una sentencia en su contra. Pablo Iglesias ha recordado que, a pesar de que la condecoración fuera otorgada hace 40 años, el Gobierno es quien tiene posibilidad de retirársela. Ante eso, Zoido solo ha respondido afirmando que “el PSOE tampoco lo hizo mientras gobernaban”.

Publicidad

La tensión ha escalado en el Hemiciclo, varios torturados situados en la tribuna de invitados han increpado a su vez al ministro del Interior.