Grande-Marlaska acabará con las concertinas en Ceuta y Melilla

El nuevo ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado que retirarán de Ceuta y Melilla las concertinas, las vallas coronadas con pinchos y objetos cortantes que recorren el perímetro de la frontera entre España y Marruecos.

Durante el mandato de Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior, las colocó en un tercio del perímetro fronterizo. Instaladas a pesar de las reiteradas críticas de las ONG y la oposición en el Congreso. Sin embargo, no era la primera vez que desde el gobierno se colocaban concertinas en el perímetro fronterizo entre España y Marruecos.

Publicidad

El Gobierno de Zapatero ya las había instalado en 2005 y dos años después las retiró debido a las graves heridas que causaban a los subsahariano que intentaban cruzar la frontera.

En palabras del nuevo ministro del Interior, confirma que harán desde su cartera “todo lo posible para que las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla sean retiradas”. Ha afirmado en Onda Cero que “es una de las principales voluntades” de la cartera del Interior.

Publicidad

Afirma que “no es aceptable ver cómo las personas tienen que pasar las vallas” y que intentarán poner en marcha algunas medidas como “actuar antes, actuar en el origen de los migrantes o colaborando con las autoridades de esos países”.

La llegada del Aquarius

España abrió el puerto de Valencia para recibir al buque Aquarius, con 629 migrantes después de que el homólogo italiano de Grande-Marlaska, el ultraderechista Matteo Salvini, cerrase los puertos italianos para que los migrantes tomaran tierra. Sobre la llegada de inmigrantes a las costas, ha reconocido que existe un problema y que “este asunto hay que resolverlo de forma global, no es un asunto local”, ha incidido.

Sobre la gestión de los 629 migrantes, Grande-Marlaska ha afirmado que estudiarán uno por uno los casos para determinar si se realizan expedientes de acogida o de expulsión, ya que cree que “muchos vienen porque son perseguidos, pero hay muchos que vienen por razones económicas y eso es otra cuestión”.

Ha negado que vaya a existir algún tipo de trato especial en el caso del Aquarius: “se va a tratar igual que tratamos otros temas” en este sentido, ha asegurado.

Por último, ha hecho referencia a la polémica Ley Mordaza, al compromiso de Sánchez por revisar el articulado más polémico y represivo y la posibilidad de revisar y modificar la ley. Sobre ello, el ministro ha afirmado que existe “un consenso importante en algunas de las materias” para proceder a su modificación.