Más de un centenar de organizaciones viajarán a Italia para denunciar las políticas xenófobas

277
La 'Caravana Abriendo Fronteras' se pone en marcha por tercer año consecutivo para denunciar las violaciones de Derechos Humanos a las puertas de Europa. Más de cien colectivos viajarán este año del 13 al 22 de julio a Italia, donde las nuevas políticas de Matteo Salvini, líder de la Liga Norte y nuevo ministro de Interior del país, amenazan la solidaridad en Europa y “pueden provocar un repunte de la xenofobia en todo el continente”, según denuncian estas organizaciones. El año pasado la iniciativa llevó a las asociaciones a Melilla y el año anterior, en 2016, viajaron a Grecia para denunciar la vulneración de los derechos de los migrantes.Los más de cien colectivos, entre los que se encuentran las organizaciones CEAS-Sahara, Ecologistas en Acción o SOS Racismo y los partidos políticos Podemos, Izquierda Unida y Equo, se reunirán en Salt (Girona) el 13 de julio para poner rumbo a Ventimiglia, Sicilia y Calabria. El municipio gerundense es el elegido como punto de partida porque de sus casi 30.0000 habitantes, un 37% no tiene nacionalidad española. “Una de cada tres personas carece de derecho para votar y enfrentar las políticas xenófobas de otras opciones políticas sobrerrepresentadas por esta anomalía democrática”, apunta Mónica Hidalgo, una de las portavoces de la iniciativa.Después, la caravana, compuesta por autobuses que parten de todo el Estado español, se dirigirá hacia la frontera franco-italiana, entre Ventimiglia y Briançon, donde se ha producido “lo peor de las actuaciones represivas contra las personas migrantes” como “muertes sin investigar, enjuiciamiento de las personas solidarias que les ayudan y controles de tránsito dirigidos por grupos de extrema derecha”, denuncia Darío Unai, otro de los portavoces de la iniciativa. Entre agosto de 2017 y abril de 2018 al menos 12 personas perdieron la vida al intentar cruzar la frontera franco-italiana en tren o a través de un peligroso camino montañoso conocido como el 'pasaje de la muerte'.Desde este punto la caravana se dirigirá a Sicilia, el principal punto de entrada de las casi 14.000 personas migrantes que han llegado a Italia por vía marítima en lo que va de año. “Italia está jugando en estos momentos un papel clave en el diseño de acuerdos de externalización de fronteras con países como Libia, que violan sistemáticamente los Derechos Humanos. De hecho, el país es el primer receptor de ayudas de Bruselas al respecto. Por eso hemos elegido poner el foco en Italia, y más ahora con la formación del nuevo Gobierno que se ha convertido en referente de las políticas criminales y xenófobas en el seno de la UE”, ha asegurado la activista Francesca Ricciardi, que también participa en la Caravana.En el municipio de Mineo, la caravana se detendrá en el mayor centro de internamiento de solicitantes de asilo de la UE, donde se han llegado a hacinar hasta 4.000 personas, con tiempos de espera de hasta dos años. Los y las activistas también visitarán los puertos donde han llegado centenares de miles de personas en los últimos años y donde operan los barcos de rescate y las ONGs que están siendo hostigadas y criminalizadas.La iniciativa también pone el acento en la militarización de las fronteras y en la presencia de la sede central de Frontex en la zona. Además, denunciará en Catania la presencia de bases militares norteamericanas que usan la isla como portaviones para intervenir militarmente en Oriente Medio y en África. También denunciarán la explotación laboral en el campo, especialmente de las mujeres, que además se enfrentan a abusos sexuales. La iniciativa también pone el foco en las causas por las que tantas personas se ven obligadas a exiliarse: la explotación, expolio de recursos, violencia, guerras, la expulsión de sus territorios o incluso el cambio climático, consecuencias todas de un sistema económico patriarcal, racista y neocolonial”, ha explicado Ricciardi.Para este viaje, la Caravana lleva meses trabajando con numerosos activistas y colectivos que promueven la solidaridad con las personas migrantes y refugiadas. Estas organizaciones denuncian el actual clima de violencia y rechazo hacia estas. El pasado 16 de junio fue asesinado a tiros Soumalia Sacko, un sindicalista de tan solo 29 años y de origen maliense. Otras dos personas, que le acompañaban en la recogida de placas de metal para reconstruir sus barracas, resultaron heridas. Este brutal asesinato se ha producido cuando más arrecian las declaraciones racistas y xenófobas de representantes políticos de la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, los dos partidos que conforman gobierno en Italia.